El 3% destroza a Mas: la CUP exige su renuncia o nuevas elecciones

Este lunes comienza la XI legislatura con Mas pendiente de la caja fuerte y los maletines del director de Infraestructuras en manos del juez Bosch.

Pablo Planas (Barcelona)

El número uno de la lista de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), Antonio Baños, ha descartado de nuevo que Artur Mas vuelva a ser presidente de la Generalidad con los votos de su partido. Las posiciones de partida de Junts pel Sí, la plataforma de Mas y Junqueras, y la CUP siguen inamovibles. Mas no se da por vencido y se aferra al pacto por el cual él, número cuatro de la lista, sería el candidato. Y la CUP se mantiene firme en su negativa. En ese contexto, cobra fuerza la hipótesis de que a primeros del próximo año se tenga que volver a convocar a los catalanes a unas elecciones autonómicas, que serían las cuartas autonómicas desde que Mas accediera a la presidencia tras unos comicios celebrados el 28 de noviembre de 2010.

La tesis de Baños, expresada en la radio de La Vanguardia, es que "siempre dicen que la CUP provocará el descarrilamiento del proceso, pero si todos estamos de acuerdo en todo, en el plan de choque, en la ruptura con las leyes españolas, en crear una constitución catalana y lo paramos todo porque el señor Mas dice que el presidente es él o se va todo a hacer puñetas, la responsabilidad no sería de las CUP". "Si todo descarrila porque este señor tiene que ser presidente será muy chocante", añadió Baños.

Comicios anticipados

El mismo personaje que recibía a Mas a las puertas del TSJC el pasado 15 de octubre y era obsequiado con dos palmaditas en el hombro del president es quien ahora descarta casi definitivamente la investidura de Mas. Pesa en el ambiente de la política catalana la acumulación de pruebas y datos relativos al cobro de las mordidas del 3% por parte del partido de Mas a cambio de adjudicaciones de la administración que preside Mas. Así, Baños afirmó: "Hay guerra sucia, pero también hay procesos judiciales en marcha; Mas representa una serie de cosas que debemos superar". También afirmó que "no se puede descartar que haya elecciones en marzo".

Respecto a las relaciones entre Mas y Baños, éste ha afirmado que se saludaron al pie de la escalinata del TSJC y que hablaron el 27-S para felicitarse por los resultados, pero nada más. También ha revelado que David Fernàndez, anterior número uno de la CUP en el parlamento autonómico "tiene una opinión muy buena de Mas como persona". "No es que le tengamos manía, sino que se trata de que hay cosas del pasado que debemos superar", insistió.

El martes, apertura de la caja y los maletines

En defensa de Artur Mas salió este domingo la vicepresidenta de la Generalidad, Neus Munté, quien redobló la teoría de la caza mayor y negó que en la administración autonómica se pueda haber producido cualquier irregularidad. También negó que ella aspire a presidir la Generalidad, pero su nombre cobra cada vez más fuerza como solución alternativa. La CUP no se opone y las circunstancias judiciales de Mas cada vez son más complejas.

Para empezar, este martes se abrirán la caja fuerte y los maletines que un amigo de Josep Antoni Rosell, director general de Infraestructures.cat, la empresa pública que concede las adjudicaciones, entregó a la Guardia Civil el miércoles pasado, día en el que se desencadenó la tercera parte de la operación Petrum. Rosell se ha negado a declarar ante el juez, pero ha quedado en libertad con cargos y le ha sido retirado el pasaporte. Según el juez de El Vendrell que lleva el caso, Josep Bosch Mitjavila, no hay riesgo de que destruya pruebas puesto que un amigo suyo hizo entrega a la Guardia Civil de una caja fuerte y varios maletines con documentación. Este martes se abrirán en presencia de Rosell y su abogado y salvo que se trate de una maniobra de despiste, se esperan nuevas revelaciones sobre el 3% y su vertiente administrativa.

Por otra parte, consta que al menos un funcionario de la empresa se ha ofrecido a colaborar con la Guardia Civil en las pesquisas y ha detallado el modus operandi de las adjudicaciones amañadas, las alteraciones de los baremos subjetivos para beneficiar a las empresas donantes de fondos que pasaban de las fundaciones CatDem y Nous Catalans (dedicada al proselitismo separatista entre los inmigrantes) al partido de Mas.

Las fases de la operación Petrum

El caso empezó en enero de 2014 con una denuncia de una concejal de ERC en Torredembarra (Tarragona), Montserrat Gasull, que apreció irregularidades en la concesión de obras a Teyco, la constructora de la familia Sumarroca, íntimos de los Pujol Ferrusola y fundadores de Convergencia. El pasado 24 de julio, el juez ordenó el registro de la empresa y del domicilio de Jordi Sumarroca, hereu del patriarca Sumarroca y consejero delegado, y de varios familiares. Sumarroca ingresó en prisión, de la que salió 19 días después tras el pago de una fianza de seiscientos mil euros. En la caja fuerte de su domicilio los investigadores hallaron documentación de contratos con el 3% anotado y desglosado a mano, entre otras pruebas.

Ese registro dio pie a otro posterior, el 28 de agosto, el primero en la sede de Convergencia y en varios ayuntamientos de su gobierno. En esa operación no se practicaron detenciones, pero se encontró abundante material incriminatorio, sobre todo en la destructora de papeles, que echaba humo cuando llegaron los investigadores. La incautación del artefacto permitió a la Guardia Civil reconstruir importantes pruebas sobre la contabilidad del "método 3%". También se halló una carpeta tras un archivador con documentos de relieve relativos al caso.

Gestos y pruebas

Del estudio de todas esas pruebas se derivan las detenciones y registros del pasado miércoles y viernes (el extesorero Daniel Osàcar, de 84 años, tambien imputado por el caso Palau fue arrestado más tarde en consideración a su estado de salud), una docena de personas formada por un tesorero y un extesorero de CDC, dos trabajadores del partido, un director general de la Generalidad y siete empresarios. Uno de ellos, Josep Manel Bassols, exalcalde de CiU y constructor, es el marido de Núria Bassols, comisionada de Transparencia de la Generalidad y magistrada del TSJC en excedencia. ERC ha exigido a Mas su dimisión, pero el president está a la espera de hablar con la aludida para tomar una decisión. A mayor abundamiento en el escándalo, Mas se reunió con Pujol en casa de un exconsejero de Banca Catalana el mismo miércoles que la Guardia Civil detenía a Andreu Viloca, actual tesorero, y registraba la sede de CDC, más ayuntamientos y las dependencias de la empresa de adjudicaciones de la Generalidad.

El tesorero Viloca ha hablado

La declaración de Andreu Viloca ante el juez también es contundente, según fuentes de la investigación, ya que habría confirmado punto por punto lo que se infería de las anotaciones en su agenda personal, en la que se detallan las reuniones con empresarios y los días en que Viloca envía a su secretaria y al administrador de la fundación CatDem (Cataluña y Democracia) a negociar con los antedichos porque a él le resulta imposible asistir. A veces en coincidencia con algún desplazamiento europeo del Barça, el equipo de sus amores.

Y por si no fuera suficiente, la nueva derivada de que Rosell responde a las órdenes de Germà Gordó, el consejero de Justicia que también marchó sobre el TSJC y marido de Roser Bach, miembro del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a propuesta del PSOE. Tal parece ser el vínculo entre ambos que en la Generalidad se considera a Rosell la mano derecha de Gordó, aunque sus departamentos no tengan, en principio, nada que ver.

ERC no quiere volver a concurrir con CDC

En medio de este panorama, ERC no sabe cómo librarse del abrazo del oso convergente. Los dirigentes del partido de Mas abogan por repetir la alianza en las generales del 20 de diciembre, pero en el partido republicano son cada vez más las voces críticas con los pactos con el partido del 3% y se da por hecho que ambas fuerzas concurrirán por separado en las generales. Ni siquiera es probable que monten una lista única para el Senado, por mucho que los dirigentes de CDC extiendan en público la teoría de que ya hay negociaciones en marcha con ERC paralelas a las de Junts pel Sí y la CUP.

A continuación