12-O en Barcelona: una manifestación contra los elementos

Más de cinco mil personas llenan de banderas españolas el centro de la capital catalana a pesar de la falta de apoyo de Ciudadanos y PP.

Pablo Planas (Barcelona)

Sin el apoyo de ningún partido con representación en Cataluña, ni siquiera de Sociedad Civil Catalana (SCC), el grupo Movimiento de España y Catalanes ha conseguido reunir a más de cinco mil personas en la plaza de Cataluña de Barcelona. Se ha tratado de una convocatoria casi espontánea, a través de redes sociales y ante el silencio absoluto de los medios de comunicación catalanes y un muy escaso eco en el resto. Tampoco favorecía en absoluto que Ciudadanos, la gran formación emergente, se desmarcara del acto cuando en años anteriores habían participado. Ni que SCC decidiera convocar el suyo para el próximo viernes en un teatro de Barcelona.

Tras el 27-S y a las puertas de una nueva convocatoria electoral, las generales del próximo 20-D, todo lo que antes era unidad entre Ciudadanos, PP e incluso PSC, es ahora frialdad y distancia. Además, tanto en el PP como en Ciudadanos se consideró que la manifestación de este 12-O era un esfuerzo excesivo de movilización entre dos campañas electorales casi inmediatas. En el PP se arguyó además que los resultados electorales habían dejado su capacidad de convocatoria muy mermada. También se desentendió SCC, quien el año pasado congregó con la ayuda a los partidos a más de cincuenta mil personas en el Día de la Hispanidad.

De tal forma que el 12-O quedó en manos de pequeñas organizaciones casi sin recursos como Movimiento de España y Catalanes, Convivencia Cívica Catalana, presidida por el profesor Francisco Caja, o Regeneración Democrática, de la que es presidente el exdirigente de Ciudadanos Clemente Polo. También acudieron representantes de Vox.

Esperaban, según sus previsiones, cientos de personas, de modo que la asistencia les ha sorprendido. Cinco mil personas con banderas de España y senyeras sin estrella en el centro de Barcelona no es un hecho precisamente común. Y a pesar de que el PP no participaba oficialmente, Xavier García Albiol y Alberto Fernández sí estuvieron presentes en una movilización titulada "Barcelona, capital de la Hispanidad" y que se ha llevado a cabo en medio de todo tipo de inclemencias, sin apoyo mediático, sin apoyo político y prácticamente en la clandestinidad.

Como es obvio, TV3 y los medios digitales han coincidido en la consigna de que "el unionismo ha pinchado".

A continuación