Chorreo de chanzas con la CUP: CUPonazo, santísima trinidad soberanista...

El genial guionista catalán deleita a la prensa con la "presidencia coral" de las CUP. Ah, y votaremos con el turrón.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Rajoy anuncia elecciones generales para el 20 de diciembre". Que por sus santos... tenemos que ir a votar con el polvorón en la boca. Casimiro García-Abadillo dice que en el PP tienen una depre del copón. "La sensación que se vive en el PP tras el batacazo del 27S es desoladora (…) Conservar la imagen del voto útil parece ser la gran y casi única opción de los populares para aspirar al triunfo electoral", visto que el PIB no seduce nada.

Federico Jiménez Losantos habla, o más bien se ríe, del "CUPonazo". O sea, del encaje de bolillos que están haciendo los aguerridos antisistema catalanes para que no se note que son unos peleles bajo la apisonadora de Artur Mas. "Ha bastado que Godó invitara a té con pastas a los fieros camiseteros para que se produjera un gesto entrañablemente navideño y genuinamente catalán: el acto de adhesión incondicional a la tribu y a la asunción de todas la faltas como propias (...) Andan discutiendo en la cocinas de Junts pel 3% qué consejerías, gabelas y compensaciones pueden darles a estos feroces antisistema que se han lanzado en tromba a salvar el sistema". Hombre, visto que no tienen ni media torta yo tampoco me estiraría demasiado. No le han durado a Mas ni un asalto. El kilo de CUP está a precio de saldo. "Y para disimular la traición de la CUP a sus bases y la asunción de la transversalidad de la corrupción proponen una presidencia coral de la Generalidad, con cuatro o cinco presidentes de perfil bajo que se alternarían en el cargo. Mas, de perfil subterráneo, es un fijo. Los demás podrían sortearlos semanalmente en la Tevetrés%. El concurso se llamaría, inevitablemente, El CUPonazo del Poder". Me gusta. Le pongo diez pulgares hacia arriba. Santiago González también quiere echar un cable a las CUP y aporta su granito de arena. "Podrían establecer turnos semestrales, como los Douglas en su casa de Mallorca". También me gusta, nueve pulgares. Lo siento, Santiago, pero el jefe es el jefe. Y se pone graciosete. "No se recomiendan turnos mensuales para impedir a los columnistas espanyoles titulares como 'Mas está con el mes' y otras zafiedades". Jua, jua, qué chistoso este Santiago.

El editorial ha perdido el sentido del humor porque, como muchos otros, se apresuró a dar por muerto a Mas . Dice que los compromisos de la CUP de no votar a Mas "están hoy e el aire". Lo del gobierno coral es "una pirueta disparatada que constituye un subterfugio que permitirá a la CUP facilitar un gobierno de corte independentista sin orillar a Mas". "Ahora la prioridad de los soberanistas es hallar una fórmula que permita continuar su delirante hoja de ruta sin excluir a Mas", se lamenta. No es por presumir, pero ya lo dije, que Mas tiene más vidas que un gato. Bueno, sí es por presumir, qué leches.

El País dice que "el PP cree pasajero el auge de Ciudadanos y apunta al PSOE". Es que Rajoy es muy clásico y conservador. Le cuesta hasta cambiar de adversario. Josep Piqué se pregunta en un artículo interminable: "¿Gasol y Piqué pueden vivir juntos?". Pues pregúntales a Shakira y a la chica de Gasol. Fernando Vallespín insiste. "En estas elecciones se decidirá sobre el modelo de Estado que queremos, el que nos une y nos separa y cómo podemos segur viviendo juntos". Y dale molinos, pero si nos llevamos fatal.

ABC dice que "Otegui quiere que la CUP posibilite a Mas ser presidente". Éramos pocos y parió la abuela. A estos chicos les manda todo el mundo. "La CUP admite que no aguantará la presión y propone un gobierno coral con JpS". Pues Antonio Baños dijo en Al Rojo Vivo que ellos estaban forjados en la resistencia en la calle, que se habían hecho duros aguantando porrazos de la policía, que estaban hechos a todo, que tenían callo... A ver si Ferreras le vuelve a preguntar. Carlos Herrera también tiene algo que aportar a la idea de los cuperos. "Cuatro presidentes no es una coral, es un orfeón, una tuna, o mejor, una comuna", bueno hijo, tampoco es para ponerse tiquismiquis. "Después de soltar con toda solemnidad esa gilipollez vendrá un día posterior en el que cualquier otro turista disponga una tontería desmenuzada en el plato lista para saborear", sí, nos están dando grandes momentos, son un encanto. "Definitivamente, la política catalana ha perdido la cabeza. Y en el caso de esos muchachos, hasta la sandalia". O la han cambiado por unos zapatos de baile.

Hermann Tertsch avisa sobre los podemitas: "Primero vinieron a por las terrazas...". Estos "niñatos de clase media que forman el núcleo duro de la banda totalitaria que gobierna Madrid", dice supongo que por el habla pija de Rita Maestre, o sea, o sea, "aún se reprimen por órdenes superiores. Para no asustar a la ciudadanía antes de las elecciones generales. Pero ya van enseñando la patita. Y a partir de enero el odio a todo lo que no sea la mugre ideológica suya generará un acoso permanente a los madrileños. Han empezado su revolución cultural en el acoso a las terrazas en barrios altos de Madrid. Mientras fomentan la delincuencia de la práctica okupa, un ama de terror de su querida Venezuela. Después de las terrazas serán otros los objetivos". Ay madre, que veo peligrar el Palacio Real.

La Razón: "Rajoy anuncia que las elecciones serán el 20 de diciembre". A Marhuenda le parece otro ejemplo del magistral manejo de los tiempos del presidente. "Mariano Rajoy volvió a ejercer de Rajoy, es decir, a tomar sus decisiones, marcar sus tiempo y no desviarse del rumbo". Efectivamente, Rajoy en estado puro. El tipo déspota y antipático que produce rechazo a todo el mundo. Antonio Beaumont nos anima con un punto cachondo. "El mes de diciembre Mariano Rajoy se juega La Moncloa con Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias (…) Rajoy puede sentir el vértigo de estar enfrentándose con sus sobrinos". Pobre, debe ser como cuando pasados los 40 vas al gimnasio con chavalitas veinteañeras.

El editorial también habla de la propuesta de la CUP. Dice que "en ocurrencias de este calado es donde empieza a notarse la defunción del catalanismo político moderado". ¿Que empieza a notarse? Macho, que Dios te conserve la vista y el oído. Y se hace una pregunta: en ese coctel de presidentes, "¿quién sería el interlocutor del Gobierno?". ¿Qué pasa, que Rajoy sólo tiene una silla en La Moncola? Pues que vaya a Ikea.

La Vanguardia disfruta de su trabajo de doma de las CUP. Tiene la deferencia de no sacarlos en portada, a modo de azucarillo, pero Marius Carol les despedaza sin piedad. "Lo dirigentes de las CUP se parecen estos días a los búlgaros: dicen no pero en realidad están diciendo sí. Afirmaron en campaña que no harían presidente de la Generalitat a Artur Mas con sus votos, pero se están dando cuenta de que no tendrán más remedio (…) Es lo malo de querer ser tan puros, que un día no pueden resistir la tentación de la impureza", dice como un seductor de vírgenes a las que luego vapulea por caer en sus brazos. "Ayer Anna Gabriel fabuló con una santísima trinidad soberanista que rotara en la presidencia de la Generalitat, como hace Luis Enrique con los defensas del Barça. El tres en uno sirve para que los goznes no chirríen, pero hay ideas en política que ni los lubricantes consiguen evitar que rechinen". ¿Que os creías cuperos, que la élite del conde de Godó os iba a ceder un sitio en su palco?

A continuación