Nerviosismo en Ahora Madrid por la actitud del PSOE

La votación de este miércoles en el pleno municipal ha encendido las alertas de Manuela Carmena y su equipo.

Gonzalo Heredero

En el pleno del Ayuntamiento de Madrid de este miércoles ocurrió algo que ha puesto en alerta al gobierno municipal. El PSOE unió sus votos al PP y a Ciudadanos para instar al consistorio a bajar el IBI también a las grandes superficies, con lo que tumbaba la intención de Carmena de incrementar este impuesto hasta un 10% a los grandes comercios.

Es la primera gran derrota en una votación importante que cosecha el equipo de Manuela Carmena pero puede significar mucho más. Desde la celebración de las elecciones catalanas, y a la vista del éxito de Ciudadanos y del pésimo resultado de Podemos, existe una corriente de opinión que sitúa a los socialistas cada vez más lejos del partido de Pablo Iglesias y limando asperezas con la formación de Albert Rivera, pensando en las próximas elecciones generales.

A esta teoría se sumó ayer la portavoz del PP en el Ayuntamiento de la capital, Esperanza Aguirre, quien dirigiéndose a la bancada de Ahora Madrid durante la sesión plenaria, apuntó en esta dirección. Y a juzgar por la reacción que se ha producido en el gobierno municipal, Aguirre no parece ir muy desencaminada.

Poco después de la votación que les dejaba sólos, el concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, manifestó su indignación con el PSOE en los micrófonos de En casa de Herrero, por una actitud que calificó de "vergonzosa". Y hoy mismo, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno, le hemos preguntado a la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre, si cree que lo hecho por los socialistas en la votación de ayer puede tener que ver con intereses electorales que pasan por alejarse de sus aliados de extrema izquierda: "Es una posibilidad", ha respondido Maestre que, a renglón seguido, ha añadido que "espera que no se trate de una estrategia a otros niveles".

En las próximas semanas se verá si lo ocurrido ayer en el Pleno municipal es sólo una simple discrepancia entre partidos políticos que son socios de gobierno o si, por el contrario, el partido socialista sigue dando muestras de su distanciamiento de Carmena y compañía. Éstos de momento ya tienen la mosca detrás de la oreja.

A continuación