El PSOE bloquea el parlamento para evitar que Díaz hable sobre Aznalcóllar

La tesis socialista es que, mientras no haya investidura, no hay gobierno que pueda comparecer para dar explicaciones de nada.

Pedro de Tena (Sevilla)

La oposición andaluza fue incapaz siquiera de percatarse de que una presidencia socialista de la institución parlamentaria y una casi mayoría absoluta del PSOE en la mesa de la Cámara abocaría al dominio casi completo de su funcionamiento. Ahora, la nueva decisión del presidente socialista del Parlamento, Pablo Durán, vuelve a dar cuenta de lo que puede ser un gran error. Ayer mismo, el socialista se negó a convocar un pleno parlamentario para impedir la comparecencia de Susana Díaz para explicar el caso Aznalcóllar.

La tesis socialista es que mientras que no haya investidura no hay gobierno que pueda comparecer para dar explicaciones de nada, olvidando que hay un gobierno en funciones que tiene tasadas sus responsabilidades en la normativa vigente y entre ellas, no está la de no comparecer ante la Cámara andaluza.

La Ley de gobierno de la Junta de Andalucía se refiere expresamente al gobierno en funciones y dice textualmente:

Artículo 37. Gobierno en funciones.

1. El Consejo de Gobierno cesa cuando cesa la persona titular de la Presidencia de la Junta de Andalucía.

2. El Consejo de Gobierno cesante continuará en funciones hasta la toma de posesión del nuevo Consejo de Gobierno.

3. El Gobierno en funciones facilitará el normal desarrollo del proceso de formación del nuevo Consejo de Gobierno y el traspaso de poderes al mismo, limitándose su gestión al despacho ordinario de los asuntos públicos de su competencia, salvo casos de urgencia o interés general debidamente acreditados.

4. El Presidente o la Presidenta en funciones de la Junta de Andalucía no podrá ser sometido o sometida a una moción de censura. Tampoco podrá ejercer las siguientes facultades:

a) Designar o separar a las personas titulares de las Vicepresidencias o de las Consejerías.

b) Crear, modificar o suprimir Vicepresidencias o Consejerías.

c) Disolver el Parlamento de Andalucía.

d) Plantear la cuestión de confianza.

5. El Consejo de Gobierno en funciones no podrá ejercer las siguientes facultades:

a) Aprobar el proyecto de Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma.

b) Presentar proyectos de ley al Parlamento de Andalucía.

Pero en ningún caso se dice que no pueda o deba comparecer en el Parlamento a petición de la oposición porque, de decirse algo así en la legislación, se estaría consintiendo lo que podría ser sencillamente un gobierno "impune" e "incontrolado".

La decisión del presidente del Parlamento, el socialista Juan Pablo Durán, aporta la imagen de un Parlamento paralizado y un gobierno en funciones sin control. El mecanismo ha sido dejar abierto sine die el pleno de investidura. De este modo se impide la celebración de sesiones ordinarias donde se aprueben comparecencias de los consejeros o de la presidenta.

Según letrados de la Cámara, hasta que no concluya esa sesión de investidura no se puede celebrar junta de portavoces ni convocar otros plenos ordinarios que reanuden la actividad parlamentaria. El Mundo, en su editorial, dice que Durán ha "cerrado a cal y canto el parlamento andaluz".

Fue el Partido Popular, con silencio revelador tanto de Ciudadanos como de Podemos, el que solicitó que Susana Díaz compareciera ante el Parlamento andaluz para explicar el presunto chanchullo, tipificado por la instancia judicial, de la adjudicación de la mina de Aznalcóllar "a un grupo de amiguetes" según el mismo alcalde de Aznalcóllar.

El presidente socialista ha argumentando, sin tener en cuenta ni la ley de gobierno ni su espíritu, que ningún miembro en funciones debía comparecer ante la oposición en pleno estando aún pendiente de finalizar el debate de investidura de Susana Díaz. De este modo el reglamento parlamentario se sobrepone al contenido de una ley. De este modo, por ahora la Mesa admite a trámite las iniciativas legislativas y de control al Gobierno propuestas por los grupos, pero no puede darles salida.

Tampoco acepta que se constituyan las comisiones de control al gobierno, algo que exige incluso Podemos, pero el presidente del parlamento no encuentra fecha para tal constitución que podría dar paso a un control del gobierno. Como ya advirtió Susana Díaz, "si no hay gobierno no puede haber oposición" diga lo que diga la Ley de Gobierno.

A continuación