Una 'panda de sinvergüenzas' se amotina contra Rajoy

El triunfo del PP anunciado por Rajoy en las elecciones provoca una desbandada en sus filas.

Pilar Díez

"Pesos pesados del PP dudan de Rajoy como candidato ideal ", dice El Mundo. ¿Dudan? Federico Jiménez Losantos les dice que no duden, que "si este Partido Popular o Partido Pa'llorar, este borreguito de Norit, deja que el pastor matacabras siga al frente del rebaño, a finales de 2015 la derecha estará muchísimo peor que en 1982 (…) Y su ruina no nos trae al PSOE de 1982 sino al Frene Popular de 1936". El flamante director de El Mundo, David Jiménez, dice en un editorial que "la imagen de unidad en torno al liderazgo de Rajoy" del lunes "es uno más de los espejismos en los que se ha instalado el presidente del Gobierno y su equipo (...) El PP necesita con urgencia una renovación profunda". También se refiere a la propuesta de Aguirre a Carmona para que no gobierne Carmena. Y la pone verde, que es el deporte nacional estos días. "Aguirre vuelve a demostrar que va por libre, y lo que es peor, deja relucir una falta de estrategia poselectoral definitiva para toda España, cuando el PP siempre presume de ser el único partido que hace lo mismo en todo el país. La política no puede convertirse en un triste juego de trileros. Eso no seria ningún cambio".

Dice El Mundo que Rajoy va a abrir un "confesionario de barones para digerir el golpe" y se va a reunir con todos "para pedir calma". "Rajoy quiere ganar tiempo. No va con él la precipitación, quiere valorar, sopesar". Y un cuerno. Lo que quiere es que no le muevan la silla de La Moncloa, no te joroba. Victoria Prego dice que los barones le han hecho un corte de mangas a Rajoy y "están anunciado por su cuenta, ignorando la llamada a la calma de su presidente, la decisión de retirarse", se ponga como se ponga el cazurro de su jefe. "Eso supone una desautorización en toda regla de su ascendencia, que hasta ahora no se había discutido nunca". "Estamos ante una rebelión en toda regla: la renovación se va a hacer con o sin su control". Eso incluye "incluso discutir la idoneidad de Rajoy como candidato y ése es ya un paso insensato, fruto del shock padecido, pero que de ninguna manera les conviene dar en estas circunstancias. Sería del todo irresponsable que se intentara cambiar al caballo cuando se esta acercando a la meta". ¿A qué meta, Victoria?

El País dice que "líderes del PP dimiten en cadena y ponen en cuestión a Rajoy". El editorial también ve un "amotinamiento" en el PP. "Las tensiones se están desbordando porque es imposible perder sin inmutarse". Bueno, Rajoy ha demostrado en varias ocasiones que imposible no es. "Sectores importantes del PP quieren que se inicie la renovación del partido", pero El País "comprende el vértigo de Rajoy a abordar algo que no solo puede cuestionar su liderazgo, sino abrir la batalla ideológica". Menuda chorrada. A Rajoy la batalla ideológica se la trae al pairo, lo único que le da vértigo es que se vuelva a cuestionar su liderazgo. A Ernesto Ekaizer le afectó a la mollera su odio a Aguirre y lo que interpretó ayer es que quiere sustituir a Rajoy. "Si Rajoy acarició la idea de que una Aguirre fuera de la alcaldía quedaría fuera de combate, ... quizá se haya equivocado", dice en un episodio de enajenación mental a saber si transitoria.

ABC dice que "los barones fuerzan la renovación del PP". El periódico de Vocento dice que para nada hay una rebelión ni nada parecido. "Lejos de expresar ningún malestar ni crítica a la dirección son un sano ejercicio de responsabilidad política. De ahí a extender la idea de que se ha roto la unidad en el seno del partido hay un trecho muy largo". La pobre Curri Valenzuela no se leyó el editorial y larga por esa boquita -o la de su topillo- lo que no está escrito sobre esa unidad del PP. "El cabreo del aparato contra los barones" es monumental. "A los barones se les llama por allí de todo". Lo más suave, "panda de sirvengüenzas". Según cuenta Curri, depende de las plantas de Génova. En la quinta, ponen a caldo "los lamentos de esos que pierden y luego disparan la pólvora contra Rajoy, que es lo más fácil". Sí que se llevan estupendamente, Bieito, ya vemos que está todo controlado.

Jaime González le cuenta a Rajoy las verdades del barquero sobre las memeces de la comunicación y otras tontunas que repite el presidente a menudo. Todo parte de su "desprecio" a los medios de comunicación. "La hostilidad rayana en lo obsceno en alguna cadena de televisión escorada a la izquierda de la izquierda es un ejemplo de esa candidez patológica que ha exhibido el Gobierno". Y él sabe bien de lo que habla, que va mucho a una. "Tras amamantarla con delectación, la 'criaturita' le comió las manos y las piernas. Ya sólo les queda el último bocado. Y ahora, Mariano Rajoy pretende que los del PP se conviertan en los niños cantores de La sexta. A buenas horas, mangas verdes". Merluzo, se ha quedado con ganas de decir.

La Razón desbarra y dice que todo ha sido bajo la coordinación de Rajoy. "Barones históricos del PP se retiran y abren la vía de la renovación". "Rajoy rediseñará la estrategia para las generales e incorporará caras nuevas a la cúpula del partido". Marhuenda pretende en el editorial que la voladura sea controlada y dice que "es de esperar" que la peña se largue pidiendo permiso a Rajoy porque "ese era sin duda el mensaje que el presidente del Gobierno pretendía transmitir" cuando dijo el otro día que "se debía mantener la calma". Jua, jua, jua, Marhuenda, eres genial. Rajoy quería que todo se quedara como estaba, no nos tomes el pelo. Además, advierte el editorial, pirarse a la francesa "abriría el debate de su propia candidatura". Y por ahí no pasa.

La Razón también atiza a Aguirre por su idea de darle Madrid a Carmona. "El último trago de Aguirre. Tras la derrota en el ayuntamiento de Madrid, plantea un pacto anti Carmena que el PSOE rechaza tajantemente". Tiene gracia que el mismo periódico que dice que el PP ha ganado diga que Aguirre ha perdido. Cuidado con esas contradicciones, destruyen la credibilidad de uno. Francisco Marhuenda firma un artículo en el que se ve claramente que necesita un Tranxilium con urgencia. "Se repite lo sucedido en 2008. El objetivo es acabar con Rajoy e impedir que se presente a las próximas elecciones generales porque puede ganar", dice fuera de sí. "El presidente del Gobierno suscita la antipatía y el rechazo de aquellos que aplaudieron con fervor a Rosa Díez y ahora a Rivera y Ciudadanos porque quieren emitir el certificado de defunción del PP", dice en evidente alusión a El Mundo y Federico Jiménez Losantos. "Todo vale con tal de desalojar al PP del poder". El PSOE "está dispuesto a cualquier sacrificio con tal de formar un frente antiPP con Podemos o Ciudadanos" y Albert Rivera "también quiere acabar con los populares porque pretende ocupar su espacio", dice en el colmo de su delirio. Calma, chico, que te veo con una camisa de fuerza antes de que lleguen las elecciones. Encima, su columnista Ussía no deja de tocarle las narices todos los días y hoy se mete con su adorado Rajoy. "El futuro de España y de los españoles está en manos de un ególatra del carajo de la vela que analiza los desastres desde su vanidad optimista. Es el mejor de los mejores. El mejor de los mejores se ha convertido en una peligrosa calamidad". Ussía, Ussía, deja a Rajoy en paz que veo que te pega tu jefe, que está muy nervioso.

A continuación