'La Vanguardia' abronca a Cifuentes por apagar el teléfono para ir al hospital

Le reprocha que acudiera a revisión por su accidente de moto en lugar de charlar con ellos sobre pactos.

Libertad Digital

Estupefacción produce la crítica que realiza La Vanguardia a Cristina Cifuentes en la sección de Opinión La Mirilla. "Una hora, y la candidata del PP a la presidencia de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes, tenía el teléfono desconectado. Dos hora, y el teléfono seguía sin dar señales de vida, y así toda la mañana", se queja. Los que la llamaron -periodistas, políticos- "sacaron la misma conclusión de ese silencio telefónico, en una política que debe tener como prioridad los acuerdos que le permitan ser presidenta: Cristina negociando con Ciudadanos. Pero nada más lejos de la realidad".

¿Y dónde estaba Cifuentes? ¿Celebrando su triunfo en la intimidad? ¿Tomándose unas copas para relajarse? Pues nada de eso. La Vanguardia, muy enfadada, despeja la incógnita. "La presidenciable popular estaba en el Hospital de la Paz, y allí permaneció toda la mañana, sometiéndose a la revisión periódica que debe pasar desde que sufrió el grave accidente de moto en agosto de 2013 y que había tenido que aplazar por la intensidad de la campaña electoral. Pruebas, resonancias y demás revisiones que obligaron a la candidata a tener apagado el teléfono. Los pactos, necesarios, pueden esperar un día, pensó". La muy descerebrada. Ya puestos, que no hubiera ido la revisión y así a lo mejor no volvía a dar señales de vida, pensará La Vanguardia.

A continuación