'El País' le hace la puñeta a Albert Rivera a tres días de las elecciones

Los periódicos apuran sus últimos días de campaña.

Pilar Díez

El País le arrea un bofetón en toda la cara a Albert Rivera marca de la casa. "Ciudadanos y Podemos apuestan por el PSOE para futuros pactos". "El partido de Rivera manifiesta más afinidad con los socialistas". A ver si te creías Albert que tanto mimo y tanta carantoña te iban a salir gratis. Cebrián no regala nada. Y como te niegues preparate. Anoche, Ciudadanos dijo en Libertad Digital que todo es mentira, pero la faena ya se la han hecho. Hacerle la puñeta a Rivera no les distrae de sus presiones en Andalucía. "Dirigentes del PP presionan a Rajoy para que facilite la investidura de Susana Díaz". Son como una gota malaya.

El Mundo ha confirmado que Díaz y Sánchez están de morros. "Díaz y Sánchez, máxima frialdad en su único mitin". "La presidenta andaluza evita gestos de cercanía, apenas lo menciona en su discurso y presume de la fortaleza de su federación frente a Ferraz". Victoria Prego la pone como un trapo. "La presidenta andaluza se comporta como si creyera que es la heroína de la más grande hazaña que vieran los hombres, lo que le hace merecedora del derecho a la arbitrariedad, la imposición y el desprecio al otro". Da la impresión, dice Victoria, de que la muchacha "tiene una excelsa opinión de sí misma" y no se entera de que "la muy buena primera impresión que causó en los comienzos de su mandato se diluyó hace tiempo y de eso no quedan ya ni las raspas". Susana Díaz "no tiene talla para aspirar a destinos más altos" que la presidencia de Andalucía. Y eso siendo generosa.

Y Pablo Iglesias dice que si no gana se larga, que él no ha venido aquí a perder el tiempo. "Pablo Iglesias pone en duda su continuidad si pierde las generales". Y ahí os quedáis. Antonio Lucas le echa un broncazo de no te menees. "Eso es feo". "Podemos es el único partido con capacidad de crecer, por eso se estanca. Pero si a su líder se le atasca la Thermomix cerebral sugiriendo que se pira si no gana es que sólo puede hablar para convencidos. Y entonces aquel líder natural es reducido a político pop de los de cuarto de hora (…) La prisa es un lujo innecesario. O el reverso de un cabreo que ni es de líder ni es de nada". A ver qué te habías creído, chaval.

ABC lleva en su portada la comunión de la princesa de Asturias. "La comunión de la princesa Leonor reúne a la familia real once meses después de la proclamación". Ni vestido de princesita, ni zapatitos de charol ni nada. Uniforme del cole. Eso nos va a costar un pastón en psicoanalistas, y si no, al tiempo. "Cargos de ERC y CDC promueven la pitada contra el Rey en la final de Copa", titula la segunda portada. Bieito Rubido se lleva las manos a la cabeza, como si fuera la primera vez. "No tengo una certeza clara en torno a si conviene tomarse a broma a todos esos presuntos valientes que, sin dar nombre ni apellido, gritarán contra su país, contra sus raíces, contra su historia". ¿Y para qué quieres sus nombres y apellidos, Bieito? Yo recuerdo a uno que le negó el saludo al Rey en Barcelona delante de Mas y no le pasó nada. Insiste en el editorial. "La alternativa es clara: consentir la humillación o advertir a las directivas del Athletic de Bilbao y del Barcelona de que las manifestaciones de ofensa al himno, a la bandera o a los reyes darán lugar a la suspensión de la final de Copa". No lo verán tus ojos.

La Razón dice que "Sánchez asume que si el PSOE no es segunda fuerza Díaz moverá ficha". Si le quedan fichas. Dice el editorial que no le ha quedado claro por qué no han hecho más que un mitin juntos y sólo ve dos posibilidades. "O los dos líderes creen que juntos no suman, o que cada uno de ellos quiere hacer una valoración particular de los resultados". ¿Y no te has planteado la posibilidad de que no se traguen? Francisco Marhuenda analiza algunos "personajes estrafalarios" que pululan por su tierra, Cataluña. "Me pregunto si mis paisanos votarán a Ada Colau, una candidata sin experiencia para gestionar una de las capitales más importantes del mundo. He podido comprobar muchas veces su inconsistencia y fragilidad argumental, pero se maneja bien con un discurso lleno de tópicos y soflamas". Por si éramos pocos, parió la abuela y "entre los aspectos folclóricos de la campaña está esa monja argentina que se dedica a promover la independencia de Cataluña", se declara "enamorada de Mas" y "ha pedido que le voten". Sí, hijo, tenéis por allí cada elemento de lo más peculiar, pero ya deberíais estar curados de espanto.

A continuación