La cúpula de la ANC impone nuevo presidente en contra de los militantes

Jordi Sánchez, adjunto al defensor del pueblo catalán, sustituye a Forcadell a pesar de haber quedado cuarto en las "primarias".

Pablo Planas (Barcelona)

Por 50 votos a favor y 24 en contra, el "secretariado permanente" de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) ha elegido presidente a Jordi Sánchez, quien hace una semana quedó en cuarto lugar en las "primarias" de la ANC para optar a los 75 puestos del dicho secretariado, cúpula de la ANC.

Por delante y por sorpresa, los activistas de la organización separatista habían elegido a Liz Castro, una "intelectual" estadounidense de origen andaluz. Sánchez obtuvo 4.640 votos. El siguiente, Agustí Alcoberro, logró 4.800. En segundo lugar quedó Rosa Alentorn, coordinadora de la campaña "Firma un voto por la independencia", con el aval de 4.973 "socios", y primera, la citada Castro, con 5.093 votos.

Una semana después, el candidato oficial de los medios y de los partidos separatistas, Jordi Sánchez, ha obtenido el doble de votos que la favorita de los militantes en el núcleo duro del aparato "cívico" del separatismo.

Sánchez, que empezó junto a Ángel Colom, en "la Crida a la Solidaritat", extensión del Moviment de Defensa de la Terra (MDT), a su vez brazo político de los terroristas de Terra Lliure, lleva más de dos décadas ocupando cargos públicos en Cataluña. Cuando se disolvió la "Crida", pasó a Iniciativa per Catalunya (IC), partido que lo nombró su representante en el consejo de administración de TV3 y lo elevó después a la categoría de adjunto al Sindic de Greuges, el equivalente autonómico al Defensor del Pueblo.

A continuación