Covite coloca placas en San Sebastián de homenaje a las víctimas y retiran la de Gregorio Ordóñez

En cada una de ellas figura el nombre o nombres de las víctimas de cada atentado y el de la banda terrorista que las mató.

LD/Agencias

Covite colocó esta madrugada en San Sebastián 73 placas en los lugares de esta ciudad donde 96 personas fueron asesinadas por ETA y otros grupos terroristas, informa Efe. Sin embargo, esta mañana, algunas ya han sido retiradas, tal y como muestra Gorka Maneiro (UPyD) en su Twitter:

En declaraciones a LD, la asociación ha dicho que "es imposible que hayan quitado las 73" y que "no sabemos cuántas han quitado". Eso sí, "lo que sí sabemos es que han quitado la placa de Gregorio Ordóñez". "Tampoco sabemos si ha sido el Ayuntamiento", han añadido, y han remitido al comunicado que emitió Consuelo Ordóñez sobre este asunto.

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, había enviado una carta al alcalde donostiarra, Juan Karlos Izagirre, en la que le decía que si decidiera retirar estas placas, como había hecho en dos ocasiones con la instalada en memoria de Elena María Moreno y Miguel Peredes, "al menos tendrá que informarse de dónde se produjeron cada uno de los asesinatos que han ocurrido en esta ciudad".

"Eso es, quizá, bastante más de lo que saben muchas de las personas que aún hoy se niegan a condenar el terrorismo. Y en ese caso, me daré por satisfecha", afirma la presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco.

Ordóñez y la vicepresidenta de Covite, Laura Martín, recorrieron junto a otros miembros del colectivo durante la madrugada las calles de San Sebastián para colocar estas placas, como parte de la campaña que iniciaron el pasado 21 de septiembre en Bilbao "Una víctima, una placa".

En cada una de ellas figuraba el nombre o nombres de las víctimas de cada atentado y el de la banda terrorista que las mató, en este caso 94 asesinadas por ETA, una por el Batallón Vasco Español (María José Bravo del Valle) y otra atribuida al grupo antifranquista DRIL (la niña Begoña Urroz).

Covite define su iniciativa en San Sebastián como "una acción de desobediencia civil" por "la negativa" del gobierno de Bildu "de cumplir el acuerdo municipal aprobado en abril de 2014 que obliga a recordar a los asesinados en los lugares que fueron asesinados", destaca la asociación de Consuelo Ordóñez en un comunicado.

Recuerda que tras la retirada de la placas en recuerdo de Paredes y Moreno, que colocaron en octubre y diciembre en la calle San Lorenzo, en la Parte Vieja donostiarra, Covite ya anunció que volvería a colocarla. "Además de cumplir nuestra palabra, hemos colocado también las 72 restantes que el consistorio tendría que haber instalado hace meses", destaca.

Con esta campaña, que también se ha desarrollado Errenteria con la colocación de otra placa, que el gobierno municipal de Bildu no ha retirado, Covite pretende "desterrar del País Vasco el olvido y la desmemoria".

En su carta, Ordóñez dice a Izagirre que comprende que "las múltiples tareas que conlleva dirigir un Ayuntamiento como el de San Sebastián, y más en los meses previos a unas elecciones, le hayan impedido cumplir con el compromiso que adquirió en el pleno, pero Covite no podía esperar más".

"Nuestra actuación es una cuestión de responsabilidad: cada día que pasaba sin que las víctimas fueran recordadas en los lugares donde fueron asesinadas era un día más en el que privábamos a las nuevas generaciones de conocer las consecuencias de la mayor conculcación de derechos humanos que ha sufrido este país, y esta ciudad, en democracia. Compartirá conmigo en que se trata de una cuestión de máxima urgencia", subraya Ordóñez.

A continuación