Susana Díaz, de los nervios: "Esto es surrealista y roza el ridículo"

Culpa a Rajoy del rechazo de toda la oposición a su investidura por segunda vez.

LD/Agencias

La presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, que ha cosechado hoy el segundo rechazo a su investidura, ha tildado de "surrealista" la situación y ha dicho que "empieza a rozar el ridículo de cuatro fuerzas políticas", en referencia al PP, Podemos, Ciudadanos e IU.

"Están forzando un 'no' lideradas, que es lo más irresponsable, por el presidente del Gobierno, que va de adalid de la responsabilidad y de la estabilidad en España y que se presenta aquí, en el arranque de las elecciones municipales, a decir: 'Este es el camino, bloquear, boicotear y frenar que Andalucía tenga un gobierno para nueve millones de andaluces'", ha dicho a los periodistas al término de la votación.

Díaz se ha vuelto a envolver en la bandera andaluza para justificar su fracaso y ha dicho que se está viviendo con el 28 de febrero de 1980 y ha asegurado que "recuerda muchísimo" a esa fecha porque se trata "del 'no' a Andalucía, del 'no' a los andaluces sin ninguna alternativa". "La gente es sabia y eso lo entiende".

"En absoluto" cree Díaz que se vayan a convocar unas nuevas elecciones autonómicas y ha achacado a los cuatro partidos de la oposición la "irresponsabilidad" de "seguir bloqueando sistemáticamente la conformación de un gobierno".

La socialista entiende que los partidos emergentes están mandando "un mensaje claro" a la gente, que es que su voto "no es útil", porque "a la hora de la verdad se suman y hacen seguidismo al PP y se prestan a boicotear un gobierno".

Díaz ha insistido en que se está llegando "a un extremo surrealista" por los rechazos a su investidura y ha cuestionado si los partidos pretenden esperar dos meses "para que les salgan las cuentas" en las elecciones municipales del 24 de mayo, a la vez que ha recordado que los andaluces "no pueden esperar".

Al ser preguntada sobre si hablará con Rajoy, Díaz ha respondido que el PSOE ha tenido "la mano tendida en todo momento" y que no se ha "levantado de la mesa", a la vez que ha criticado que "hay quien ha estado de puente o no ha tenido tiempo o ganas de hablar".

Ha asegurado que van a seguir con voluntad de diálogo, pero ha avisado de que "se puede ser muy generoso en una negociación, pero hay que querer negociar y poner propuestas encima de la mesa", ya que cree que no vale decir "esto es lo que hay y si no, nada" ni decir "no me da tiempo, espere usted que ahora no tengo tiempo".

A continuación