Carlos Herrera le pega una buena tunda a la "delicada princesita" Teresa Rodríguez

El CIS provoca un tsunami para algunos mientras que confirma que nada cambia para otros. Moraleja: ni caso, esperen a las elecciones.

Pilar Díez

El Mundo: "Ciudadanos y Podemos, llave de gobierno en toda España". Dice el editorial que "el panorama político español parece abocado a la mayor fragmentación de poder conocida en la reciente historia democrática. Los datos del CIS reflejan, por un lado, el desplome de los principales partidos que han regido hasta ahora la vida política y, por otro, la consolidación de dos fuerzas que han venido para quedarse porque ya parece claro que tanto Podemos como Ciudadanos no son dos organizaciones circunstanciales, sino que sobre ellas recae la responsabilidad de regenerar el sistema". Y del PP que se vaya preparando. "De confirmarse los resultados pueden provocar una gran fractura interna y una profunda crisis de liderazgo de la que le resulte muy difícil salir".

Federico Jiménez Losantos les pone al borde del infarto. "La encuesta certifica la inminente liquidación del PP. No hace falta ser un genio para ver que el PP está muerto y que Rivera puede ser el próximo presidente del Gobierno si no gana la izquierda en noviembre". "¿Y el 24? ¿Dimitirá Rajoy y convocará un congreso del PP para elegir otra dirección y un candidato a Moncloa que no huela a cadaverina? Antes veremos volar a los burros y rebuznar a los pájaros". Bueno, cosas más raras se han visto.

Victoria Prego les da la de arena. "El bipartidismo no va a desparecer pero sí las mayorías absolutas", pero eso "no es malo para la salud del sistema, sino todo lo contrario". Y tampoco es para tanto, "negociaciones y pactos se han practicado en nuestro país con frecuencia", lo que pasa es que antes era con los nacionalistas y ahora cambian "los actores, con la ventaja de que los nuevos partidos tienen vocación nacional y no trabajarán por la desmembración de España". Tal y como están las cosas "puede que las tornas se den la vuelta y el panorama que se dibuje en las elecciones generales del final de año sea completamente distinto que el que ahora contemplamos". Y tampoco hay que descartar "un gran pacto PP-PSOE", aunque no, "España no es todavía tan moderna ni tan europea", qué se va a esperar de esta pandilla de paletos.

"El PSOE recupera opciones de ganar ante la caída de Podemos", celebra alegre El País. El editorial dice que "la situación es compleja". "El bipartidismo está lejos de desvanecerse, pero el CIS confirma la fuerza de los emergentes". "Tampoco conviene dar por hecha la recuperación del vigor del bipartidismo puesto que la intención de voto a las dos fuerzas sigue siendo baja". Pero lo que sí ven claro como el día es que "el tsunami político ocurrido en España empuja hacia la cultura del pacto, más que a la confrontación", dice. Ellos siempre tan cursis.

ABC se obsesiona con Podemos. "Podemos impulsa a PSOE y C's". "El partido de Iglesias pierde 7,4 puntos en el CIS, una severa caída que devuelve a los socialistas a la segunda posición, a apenas un punto del PP". Rubido no ve tsunami por ningún sitio, es más no hay "nada nuevo bajo el sol". Que mucho lirili y poco larala, que diría Lina Morgan, "todos aseguran que quieren hacer escarmentar al PP, pero sigue siendo el partido más votado". Cree Rubido que "Podemos y Ciudadanos esperaban, a todas luces, una cosecha mayor". El editorial dice que vivimos en una "montaña rusa". Al PP se le presenta un panorama esperanzador, porque "sigue siendo el partido con mayor estimación de voto" y además le ha nacido un hermanito y "ya no se juega la baza de gobernar sólo a la carta de la mayoría absoluta, porque cuenta con alternativas de pacto, principalmente Ciudadanos". Las elecciones del día 24 "no son una comisión más, sino un laboratorio de pruebas para las elecciones generales. La última encuesta del CIS dibuja el paisaje político más cambiante y complejo de la democracia Todo puede ocurrir", qué emoción.

Al margen del CIS, Carlos Herrera le pega una buena tunda a Teresa Rodríguez y con más razón que un santo, todo hay que decirlo, por quejarse de "maltrato" en el Parlamento andaluz. "Los grandes profesionales del escrache, del boicot a la libertad de expresión en las universidades, del derecho a la libre expresión de la ideas, se quejan ahora como niñatos blandengues porque les digan en sede parlamentaria que son perfectos vocingleros sin sustancia. Seguramente no tiene más recorrido, pero es llamativo que los que se permiten acosar, boicotear, amenazar, sean luego unas princesitas delicadas". En cuanto al CIS, tenemos chica nueva en la oficina. "Poco tiempo después de su ascenso y en virtud de esa cosa tan española de los caprichos instantáneos, Podemos pierde muchos puntos en beneficio de lo que parece otro capricho del votante: Ciudadanos". David Gistau tiene "a vuelapluma", dos conclusiones. "Primera. Que, a medida que vamos entrando en las decisiones determinantes ante las urnas, el electorado centrado va teniendo cada vez menos ganas de meterse en aventuras experimentales y se comporta de un modo menos osado que durante todos estos años de decir tic, tac en la tertulia del bar de abajo. Segunda. Que al final resulta que la sociedad española tiene unas tragaderas tremendas para la corrupción". Hombre, Gistau, pues sí que has tardado en darte cuenta. Yo me quedo con el consejo de Carrascal: "No hagan caso a las encuestas".

"Sin mayorías", dice La Razón. Marhuenda se parte a mandíbula batiente. "Con demasiada facilidad se ha vaticinado el fin del bipartidismo", pero está visto que "PP y PSOE disponen de una base de voto estable". "El PP volvería a ganar las elecciones aunque tenga que poner en marcha nuevas políticas de pactos". Y "un dato reseñable" que hace a Marhuenda el hombre más feliz del día. "Rajoy empieza a recuperar posiciones". Eso le hace sentirse generoso y también tiene buenas noticias para Pedro Sánchez. "Se confirma la caída del partido de Pablo Iglesias y la vuelta de sus votantes al PSOE". Dicho esto, dice en El Submarino, con un 35% de indecisos no se puede dar nada por hecho. "Son ganas de vender burras ciegas". Aguafiestas.

"PP y PSOE empatan y dejan atrás a Podemos", titula La Vanguardia. El periódico de Godó ve, y no sé por qué lo ve, pero lo ve, que "se acerca una etapa en la que la exigencia ciudadana para acabar con la corrupción seguirá siendo clamorosa". Lo mismo lo dice por el resultado en Andalucía.

A continuación