Monedero, al oír a Iglesias: "Coño, a ver si me van a poner una bomba"

Juan Tortosa enumera las "victimas" de Monedero: Rubalcaba, Pujol, Chaves, Rosa Díez... y hasta Botín.

Libertad Digital

Juan Tortosa narra en Público cómo vivió Monedero el anuncio de Pablo Iglesias de su destitución, poco antes de que comenzara la grabación de su programa en La Tuerka. Cuenta Tortosa que embriagados de emoción seguían palabra por palabra el discurso de su líder. Monedero "parecía experimentar un enorme alivio. Resulta evidente que se estaba quitando un peso de encima. Pero se mire como se mire, pensaba yo, su marcha es una putada en toda regla".

Juan Tortosa hace un peculiar análisis de las causas de la caída del ideólogo de Podemos, "el alma máter del proyecto que ha removido los cimientos de la política de nuestro país en el último año… triturado por la implacable maquinaria de un sistema, de un régimen, dispuesto a hacerle pagar lo más caro posible haberles sacado sus vergüenzas al aire". Según él, ha sido la "larga retahíla de víctimas" de Monedero quienes han urdido el plan. Estas son: "Rubalcaba, Chaves, Griñán, Pujol, Juan Carlos de Borbón, Cayo Lara, Rosa Díez, Francisco Granados, Ignacio González, Tomás Gómez, Rodrigo Rato". En el elenco de víctimas de Monedero incluye a Emilio Botín e Isidoro Álvarez, cuando todos creíamos que habían muerto de muerte natural. "En apenas un año, Monedero había pisado tantos callos que no quedaba pez gordo alguno que no estuviera dispuesto a poner toda la carne en el asador hasta conseguir hacerlo fosfatina. Y lo han conseguido. Ya está. Ya se han cobrado la pieza", dice este ejemplo de humildad.

Las palabras de Pablo Iglesias cargándose a su amigo interrumpía estas reflexiones. "Nuestra organización se quedaba estrecha para Juan Carlos, continuó explicando Iglesias en la rueda de prensa. Juan Carlos no es hombre de partido, Juan Carlos es un intelectual que necesita volar".

"Coño, a ver si me van a poner una bomba", soltó un Monedero "relajado y desenvuelto".

Superado el susto, Tortosa continúa con sus delirios. "¿Quién se ha cargado a Juan Carlos Monedero? ¿Montoro? ¿Soraya? ¿El País y su particular manera de orientar las informaciones sobre Podemos? ¿Los periódicos amamantados por el PP? ¿El Ibex 35 que, acojonado, ha puesto todas sus cañones a funcionar? ¿Las luchas internas del aparato de un partido recién nacido? Una cosa está clara: le ha tocado los cojones mucho… a muchos. Y además, con fundamento. No se lo podían perdonar. Cuando una persona despierta tanta inquina en sectores tan distintos, esto significa sin duda alguna que hace pupa, que ha dado en el clavo con su discurso y con sus ideas y que el sistema ha intuido el peligro que esto acarrea como no aplique correctivos con urgencia. Así que, costara lo que costara, tenían que conseguir que su cabeza acabara rodando. Y rápido".

Deja para el final una sutil crítica al secretario general de Podemos por haberle cortado la cabeza al que era su amigo. "Igual que el comer y el rascar, que cuando empiezas no sabes el momento en que vas a poder parar, cuando abres el melón y comienzas a servir cabezas en bandeja de plata, es difícil saber hasta dónde llegará el corte. Una cosa está clara. Los malos, de momento, van ganando por goleada", dice antes de confesar que no ha dormido. Se nota.

A continuación