Pero IU se negó

El PP intentó que IU obtuviera la presidencia del Parlamento andaluz

Por su parte, Podemos y C's se cerraron en banda ante la posibilidad de quedar como apoyo de uno de los grandes partidos, dejando al PP aislado.

Pedro de Tena (Sevilla)

Un grupo de parlamentarios de Podemos y del PP intentó que la Presidencia de la Cámara fuese para IU un día antes de la constitución del Parlamento andaluz, pero finalmente IU no quiso dejando el Parlamento, su presidencia y su Mesa, en manos del PSOE, a pesar del trato vejatorio a que la sometió el PSOE de Susana Díaz con la ruptura del pacto de gobierno que dio paso a las elecciones del pasado 22 de marzo, según Diario de Sevilla.

El grupo Joly cuenta que un dirigente de Podemos le dijo: "Incomprensiblemente, ha sido IU quien no se ha atrevido". El Mundo también subraya que el intento existió, pero Podemos y Ciudadanos se cerraron en banda ante la posibilidad de quedar como apoyo de uno de los grandes partidos, dejando al PP aislado.

También confirma que los populares propusieron para conseguir otro reparto de la Mesa que IU, el grupo minoritario, se hiciera con la Presidencia. Pero la negativa de Podemos a negociar con el PP y la desconfianza de Izquierda Unida hizo que se desanimaran y renunciaran a la maniobra.

Al parecer, el líder de IU, Antonio Maíllo, defendió desde el principio que el presidente del Parlamento no fuese socialista e intentó un acuerdo de todos los partidos pero luego reventó la oferta de Podemos y PP por tacharla de maniobra oscura. Tras las reticencias de IU, ni PP ni Podemos siguieron en el camino de impedir que el PSOE presidiera el Parlamento andaluz.

Luego, la secretaria general y portavoz de Podemos, Teresa Rodríguez, que no informó de estos intentos de pacto con PP e IU para ocupar la presidencia del Parlamento, dijo que el rifirrafe que se ha producido en el Parlamento andaluz durante la sesión de constitución de la Mesa es una "pelea por los sillones del bipartidismo decadente". Y añadió: "Creo que es el signo claro del bipartidismo decadente que se echa encima de un sillón como si fuera un trozo de carne".

La bisoñez de los nuevos grupos emergentes hizo posible el resultado final: la perpetuación del régimen del PSOE en el Parlamento andaluz y la continuidad del pacto PSOE-IU en asuntos parlamentarios relevantes para los que a Susana Díaz sólo le hace falta el voto de IU.

A continuación