Presentación de su libro en Madrid

Albert Rivera: "No podemos cerrar los ojos a lo que ocurre en la calle y en internet"

El líder de Ciudadanos aborda el debate sobre prostitución, drogas blandas y piratería

Mariano Alonso

En el teatro Goya de Madrid "la segunda casa de Ciudadanos en la capital" Albert Rivera ha presentado "El Cambio Sensato" un libro-entrevista que acaba de publica la editorial Espasa. Esta vez no hubo lleno total, como ocurrió la semana pasada en el mismo escenario con la presentación de la segunda parte del programa económico de Ciudadanos, pero pocas localidades quedaron por ocupar en un viernes primaveral.

Rivera ha contestado a la periodista Beatriz Pino y al escritor Lorenzo Silva sobre las cuestiones que aborda en el libro, casi todas sobre las que un político puede pronunciarse, así como a ciudadanos que le interrogaban a través de Twitter.

La sombra de La Moncloa, algo cada vez más frecuente en sus intervenciones públicas, ha revoloteado sobre el acto, en el que Rivera ha abogado porque el presidente del Gobierno sea "una persona feliz". Pisando más el firme, se ha comprometido a que en la próxima legislatura se cree una ponencia para discutir sobre la reforma electoral, cuya reforma es uno de sus objetivos políticos principales, si bien en el libro no se detalla el modelo exacto por el que se sustituiría.

Lorenzo Silva ha animado el debate planteando dos enmiendas al ideario que se expresa en el libro, relativas a la propiedad intelectual y a la regularización de la prostitución, un asunto que ha puesto al líder de Ciudadanos en el disparadero. Cogiendo el toro por los cuernos, y metiendo en el pack, de motu proprio, la cuestión de las drogas blandas, cuya regularización también defiende, Rivera ha atacado la hipocresía de sus rivales políticos "no veo que cuando el tema de la prostitución lo han planteado Monserrat Tura, del PSC, o Esperanza Aguirre sus compañeros de partido hayan puesto el grito en el cielo". En la cuestión de la propiedad intelectual ha dicho entender las reivindicaciones del creador Silva, quejoso de cómo: "Se expolia diariamente mi trabajo de toda una vida" pero ha matizado que hay que entender a los consumidores culturales sin criminalizar el enlace, como hace la vigente Ley, y ha criticado que sea un órgano administrativo "y no un juez" el que decida que webs cerrar.

El mismo discurso ha sostenido sobre la prostitución, dejando muy claro que en ningún caso ha hablado de legalización "no podemos ir por una carretera y hacer como que no vemos los clubs" y sobre las drogas blandas "hay gente que dice que si se legalizan las regalarán en los colegios, yo digo que eso es lo que ocurre ahora". Lo primero operaría, ha querido aclarar, sobre el 12% de prostitutas que "según todos los expertos" la ejercen de manera voluntaria.

Al finalizar el acto, despojado de la americana pero sin aflojar ni un ápice la corbata, Rivera ha firmado ejemplares del libro a decenas de personas, una tarea que le ha llevado más tiempo incluso que el acto en sí.

A continuación