Victoria Prego advierte a Aguirre de que podría "romperse la crisma"

Aguirre le ha dado al Nochebuena a Rajoy y Montoro ha repartido la pasta. Nadie ha quedado satisfecho.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Montoro pone 8.000 millones pero no logra la paz con Madrid". García-Abadillo le echa un broncazo de no te menees al ministro. "Para contentar a unos y a otros, Montoro ofreció ayer más dinero para los gobiernos autonómicos incumplidores. Eso no es más que volver a echar a rodar la pelota hacia adelante y aplazar el problema pero agrandándolo". Además, "envían un mensaje peligrosísimo a la sociedad y a los mercados: el Estado es incapaz de disciplinar a las comunidades ni aún estando estas con el agua al cuello". El ministro "no puede seguir premiando a las autonomías incumplidoras que comprometen los objetivos de estabilidad presupuestaria. Montoro exige cero intereses a los gestores manirrotos y penaliza a los buenos gobernantes. El problema para Rajoy es que es a él a quien le exigirán los resultados del conjunto y no solo de la administración general. Por eso haría bien en afrontar con más rigor y contundencia el actual caos autonómico". Casimiro, que es Nochebuena, hombre.

También habla El Mundo de Aguirre. "Aguirre se postula y coloca a Rajoy entre la espada y la pared". Mala cosa. Victoria Prego advierte a Aguirre de que "está bailando en el filo de un sable" por mucho que cuenta con "la fuerza y la habilidad" para hacerlo "sin romperse la crisma". Dice que Aguirre sabe que dentro del "desánimo de lo electores de su partido si hay alguien a quien todavía se le reconoce capacidad de convocatoria es a ella", a pesar del carril bus , de Gürtel o incluso de haber dejado plantados a sus electores hace dos años. "Si finalmente Mariano Rajoy acaba poniéndola en la cabeza de lista por la capital, Aguirre habrá sentado plaza como un elemento de potencia indiscutible dentro de su partido, cosa que será muy mal recibida en la calle Génova. Pero si el presidente optara por otro nombre para disputar Madrid, la carrera política de la baronesa habría acabado. Y lo cierto es que, con sus declaraciones de ayer, se lo ha puesto bastante más difícil. A ella misma y a su presidente". Que Dios reparta suerte.

Quien se ha llevado un susto de muerte con lo de Aguirre es El País. "El PP advierte a Esperanza Aguirre de que Rajoy no se deja presionar", dice alarmado. "La líder de la formación en Madrid desafía al presidente al ofrecerse para la alcaldía". "Una aspirante con antecedentes", dice José Manuel Romero, que cuenta la biografía de Aguirre como si fuera Jack el Destripador. Y eso que si alguien sabe de presionar ese es El País. "El Rey habla hoy bajo la sombra de la acusación a la infanta. La corrupción, tema central de su primer discurso de Navidad". "La referencia a la corrupción es casi obligada", advierte. Antonio Torres del Moral escribe un largo artículo bajo el título "Una candidatura a la sucesión, dañada" para repetir, cuando se ponen pesados se ponen pesados, que la infanta tiene que renunciar a sus derechos dinásticos, que "no es este un asunto personal, sino de responsabilidad institucional y de patriotismo". ¿Es un mensaje cifrado a Felipe VI?

ABC también opina que "Aguirre presiona a Rajoy con su oferta para la alcaldía de Madrid". El periódico de Vocento no se moja sobre qué le parece. Dice que "los plazos de Rajoy suelen ser un misterio envuelto en un enigma, porque no responde más que a su peculiar manera de abordar decisiones complicadas". Pero "una buena forma de empezar la recuperación del voto perdido es designar candidatos allí donde más precaria es la continuidad de las mayorías actuales". Córcholis. ¿Y ellos hablan de presionar? Curri Valenzuela aconseja a Aguirre que no se haga ilusiones, que ya sabe que tiene "ambición y ganas", pero "de ahí a creer que Rajoy va a adelantar la designación porque ella así lo quiere media un abismo. Tiene que ser frustrante para una mujer impetuosa como Esperanza Aguirre. Pero él es el jefe. Y esto es lo que hay". En fin, hija Espe, ármate de paciencia.

La Razón dice que "Aguirre se ofrece para ser candidata a la alcaldía de Madrid" y cuenta la reacción de los socialistas. "Tomás Gómez llegó a decir que lo que busca Aguirre es vengarse de los agentes municipales que la multaron". Qué oportunidad perdida para quedarse calladito y no hacer el ridículo. Marhuenda responde a las órdenes de El País ayer al Rey para que haga el discurso que Cebrián diga. "Felipe VI planteará una regeneración en todas las instituciones" pero "Zarzuela no quiere que sea recordado como el discurso de la Infanta". Vamos que no Cebrián, que no va a poner a parir a su hermana, que te olvides.

La Vanguardia no se queja del consejo de política fiscal así que Montoro les ha debido cubrir de millones. "Madrid acusa a Montoro de favorecer a Catalunya". En el editorial intenta hacerse un poco la víctima, a ver si araña algo más. "Muy probablemente, la cantidad de ahorro que supondrá la aplicación de interés cero para su deuda contraída con la administración central no cubrirá la totalidad de deuda que el Estado tiene con la Generalitat". Quien no llora no mama, ya lo dice el viejo proverbio chino.

A continuación