El pequeño Nicolás enmudece ante el juez

Francisco Nicolás Gómez está acusado de estafa, falsedad documental y usurpación de funciones.

LD/Agencias

Toda la verborrea que mostró Francisco Nicolás Gómez Iglesias delante de las cámaras se ha esfumado ante el juez. El conocido como el pequeño Nicolás se ha acogido a su derecho a no declarar hoy ante el juez que le investiga por los presuntos delitos de estafa, falsedad documental y usurpación de funciones al considerar su abogado que no han tenido acceso a toda la documentación.

Así lo ha explicado su letrado Víctor Sunkel a la salida de los juzgados de Plaza de Castilla, que ha abandonado junto a Francisco Nicolás minutos después de las once de la mañana entre un gran número de periodistas.

El "pequeño Nicolás" había llegado a los juzgados a las nueve de la mañana y ha permanecido en la puerta de las dependencias judiciales del número que instruye la causa hasta las 10.50 horas cuando ha entrado en la sala, que ha abandonado cinco minutos después tras acogerse a su derecho a no declarar.

Francisco Nicolás ha atendido brevemente a la prensa al salir de los juzgados y ha explicado que se ha acogido a su derecho a no declarar porque su defensa no tiene toda la documentación necesaria, sin responder a más preguntas.

"Buenos días a todos. Me he acogido a mi derecho a no declarar debido a que todavía falta documentación por entregar a mi defensa y he podido ejercer mi derecho a no declarar. Muchas gracias", ha dicho el joven, que hablaba aparentemente tranquilo y por momentos sonriente.

La nube de redactores, cámaras, fotógrafos y otros profesionales de la prensa que le han rodeado nada más salir de los juzgados de Plaza de Castilla han comenzado a formularle preguntas mientras que el joven comenzaba a andar protegido por varios agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP o antidisturbios).

"No voy a hacer ningún comentario más, muchísimas gracias" y "¿me pueden dejar ya?" han sido las frases que ha dicho mientras recorría los pocos metros que separan la puerta de los juzgados de la calzada del Paseo de la Castellana, donde ha cogido un taxi.

A continuación