Arcadi y la "humildad" de Gabilondo ante el robo de "la noche de los mensajes cortos"

La prensa está realmente alarmada con lo poco que cobran políticos y aledaños. Esta Navidad, eche al pobre y siente a un político en su mesa.

Pilar Díez

"Desbarajuste de indemnizaciones y salarios en la administración", dice El Mundo. "264 altos cargos cobran más que Rajoy y el responsable de la Sepi, con 210.000 euros, multiplica su sueldo por tres". "Los secretarios de Estado perciben un 30% más que los ministros; los presidentes de zonas francas, un 100% más". "Ex consejeros de Competencia y de la CNMV reciben hasta 9.000 euros al mes durante dos años tras dejar sus cargos". Victoria Prego, siempre tan apasionada, está al borde del soponcio. "Esto es una locura (…) No son tolerables esos niveles de retribución a quienes tienen la difícil tarea de gobernar el país (…) Así no se puede administrar un país (…) Menos mal que los ministros han sido casi siempre gentes honradas y que la corrupción no ha anidado en sus carteras. Pero no se lo hemos puesto fácil". Menos mal, Victoria, menos mal, si es que les estamos incitando a robar y ellos venga a resistirse, venga a resistirse, que no, que yo no robo, que yo no cobro en B. Si es que somos unos desagradecidos, qué digo, unos desalmados. Anda, Victoria, tómate una tila. O mejor algo más fuerte.

Cuenta también El Mundo en su portada la que ha armado el narcisista Pablo Iglesias. "Podemos irrita al PSOE al atribuirse el 'Pásalo' en los SMS del 11-M". Resulta que no contento con obligar a abdicar al Rey, a dimitir a Rubalcaba, haber provocado la muerte de Botín y si me apuras la de Suárez, Pablo Iglesias fanfarroneó ante Gabilondo de haber sido el ideólogo del 13-M y haberse cargado a Aznar. Para qué queremos más, IU y PSOE saltaron como panteras. "Podemos le quitó al PSOE las consignas, después una buena parte de sus votantes y ahora la etiqueta de socialdemócratas", pero el mérito de acabar con Aznar... de eso nada, monada, por ahí no pasamos, hasta ahí podíamos llegar.

Arcadi Espada cree que es "coherente que el jefe de Podéis reclame la autoría". "La noche de los mensajes cortos inaugura la era de la patota, ese golpismo del pueblo, del que el 15-M, los escraches y la telepolítica basura serán otros ejemplos exitosos. Es natural que el jefe reclame el copyright". Lo del PSOE poniéndose de uñas ya la parece "más cómico" porque "es verdad que corre el riesgo de que le llamen patotero, pero lo que perdería a cambio es notable". Pero lo que le descoloca es "la pasividad que demuestra Iñaki Gabilondo", mientras Pablillo le birla descaradamente su obra. "Qué extrema vanidad la de intentar arrebatarle la convocatoria, su eco, la fuerza y el mando de la patota a su entrevistado. Y que extrema humildad la de Gabilondo, indiferente a reclamar las regalía que él y su emisora tan justamente merecen". Es que está ya mayor, Arcadi, de vuelta de esas niñerías, Pablo las necesita más.

El País también tiene sus quejitas con el portal de la transparencia. "Nace con trabas y pocos datos", dice. En su cotilleo de ayer descubrió que "Jorge Moragas es el cargo de Presidencia que más cobra" que "las fundaciones del PP reciben seis millones" y que "Linde se ha subido el sueldo". En el editorial ensalza la labor de Soraya, de cuyo departamento ha partido la iniciativa. "Corresponde al Ejecutivo del PP el mérito de haber promovido" el portal, aunque hay que niquelarlo un poco, "los primeros resultados resultan decepcionantes" porque "hay que acabar con la opacidad administrativa, y este paso no cumple todavía ese propósito". Eso sí, lo de los sueldos "es anecdótico", que ya se sabe que hablar de dinero es de mal gusto.

ABC y La Razón comparten titular, como tantas otras veces. "285 altos cargos cobran más que Rajoy", dice el primero. "El 60% de los 456 altos cargos del Estado cobra más que Rajoy", dice el segundo.

En ABC, Jaime González también se lleva las manos a la cabeza con el "despelote en toda regla" de los sueldos de nuestros mandamases. La política retributiva "parece diseñada por el que asó la manteca", "un disparate, un insulto a la inteligencia", "se lo han jugado a los chinos o a la pajita más larga, porque no hay criterio que explique tan monumental aquelarre, tamaña disparidad, semejante dislate", dice al límite de su indignación. Y lanza un aviso. "Que centenares de altos cargos sepan a esta hora lo que cobra el vecino preludia un motín inevitable". Porque claro, ya dice Ignacio Camacho que somos unos "cicateros" y los tenemos "muertos de hambre". Madre mía, pobrecillos esto es una alarma nacional. A ver, propongo una colecta para que nuestros políticos no se queden sin turrón y polvorones esta Navidad. Y no quiero excusas ni de los que cobran 500 euros al mes, ¿eh? Que ya sabemos lo roñicas que son.

En La Razón, Marhuenda no pide una campaña para salvar a los políticos, se limita a destacar lo bien que lo hace el Gobierno. "La transparencia en las administraciones es el mejor antídoto contra la corrupción", aunque "puede y debe mejorar". Y se pone irónico. "No nos cabe duda de que otras organizaciones sociales, como los sindicatos que se ven asistidas con fondos presupuestarios, se sentirán impelidas al mismo ejercicio de claridad". Ahí has estado bien, Marhuenda. El periódico de Planeta está muy dolido por la salida de pata de banco de ayer del PSOE con Alonso por la violencia doméstica. "El PSOE frivoliza con las víctimas y recibe a Alonso como 'verdugo'". Abel Hernández explica que es que la diputada "Carmen Montó pertenece al montón de las feministas radicales e intransigentes que no atienden a razones y se hace notar por sus pancartas, por la defensa del cuerpo femenino y por su talante combativo" y "agresivo". Pues no me digas más.

La Vanguardia dice que "el Gobierno enseña sus sueldos para mejorar su imagen". ¿Y cómo va el proceso?, se preguntarán impacientes ante tantos días de silencio. Pues dice que ahí va, lento, pero va. "Mas y Junqueras pactan un calendario para negociar una salida al proceso". Puf, esto va para largo, suena a esas reuniones de empresa en las que se delibera durante horas cuándo hay que volver a reunirse.

A continuación