Libres e Iguales defiende la Constitución en 'El País'

El colectivo denuncia el "afán adánico" del que es víctima gran parte de la política española.

Libertad Digital

Con motivo del aniversario constitucional, el colectivo Libres e Iguales publica este domingo en El País un artículo titulado "La España constituida" con el Nobel Mario Vargas Llosa y la diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo como firmas más visibles. El texto defiende la Constitución de 1978 como "el ejemplo más consistente y realizado de la tercera España con la que soñaron los mejores políticos e intelectuales de los años treinta silenciados, cuando no aplastados, por la Guerra Civil" y pone serios reparos a las actuales propuestas de reforma de la Carta Magna, aun cuando las considera legítimas: "Para empezar, hay que distinguir entre la posibilidad de emendar la Constitución, por ejemplo en lo referido al déficit o la sucesión a la Corona , y su reforma: en más de 200 años, la Constitución de EEUU ha sido enmendada tan solo 27 veces y reformada ninguna".

El artículo, que también firman Félix de Azúa, Nicolás Redondo Terreros, Fernando Savater y Andrés Trapiello, rebate a quienes consideran que el régimen de 1978 "lleva el estigma de Caín del franquismo" algo que consideran una grave distorsión de la realidad: "La Constitución de 1978 fue resultado de un pacto entre demócratas, perfectamente legitimados por las elecciones del 15 de junio de 1977. Unos demócratas que respecto a la cuestión territorial actuaron entre dos extremos: el centralismo y el independentismo. Y que mientras refirmaban, al estilo e Francia, Italia, Alemania y la abrumadora mayoría de democracias, la indisolubilidad del Estado siempre y cuando esta Constitución rigiera y establecían un sujeto de soberanía formado por el conjunto de los españoles, también diseñaban una descentralización del poder que por su amplitud y profundidad tenía pocos precedentes".

Libres e Iguales, que nació este verano como respuesta al proceso secesionista del 9-N, recuerda, dentro de su defensa del marco constitucional vigente, que éste se construyó con renuncias de todas las partes: "Una tercera vía que para algunos de nosotros incluía privilegios y ceremonias étnicas difíciles de tragar, como todo lo referente a los supuestos derechos históricos de algunas regiones y sus consecuencias, fundamentalmente económicas, pero que que cabía inscribir en la lógica de satisfacción insatisfecha de todo pacto y en la perentoria necesidad de la paz civil ente españoles distintos".

A continuación