Los chalecos antibalas centran la polémica tras el tiroteo de Vigo

Los sindicatos denuncian la falta de medios. Interior concede la Medalla de Oro al Mérito Policial a la agente fallecida.

J. Arias Borque

El tiroteo en el exterior de una sucursal bancaria ocurrido ayer viernes en Vigo, en el que falleció la agente de policia Vanesa L.C., de 36 años de edad, y resultó herido de gravedad su compañero, Vicente A.B., de 41 años, ha vuelto a traer a la actualidad el debate sobre la falta de medios materiales con la que realizan su trabajo diario gran parte de las dotaciones de seguridad ciudadana de la Policía Nacional.

Los dos agentes salieron del vehículo patrulla y se enfrentaron al atracador, que también resultó fallecido, sin chaleco antibalas. Las investigaciones policiales se están centrando en las últimas horas en conocer por qué sucedió esto. Es decir, si los agentes tenían en su vehículo policial un chaleco antibalas y no lo utilizaron por las circunstancias que fueran o si, por el contrario, no contaban con este instrumento de seguridad entre su material de trabajo diario.

La Dirección General de Policía inició en 2013 un programa específico para dotar a todos los agentes de las unidades que trabajan en la calle de un chaleco antibalas individualizado. Con una inversión de 6,5 millones de euros, se comprometió a adquirir 21.126 chalecos antibalas, de los que se iban a repartir 7.926 unidades durante ese mismo año, 6.600 chalecos antibalas durante este año 2014 y otros 6.600 durante el año 2015.

Según se especificó en el momento de presentación de ese programa, estos chalecos antibalas irían destinados a los agentes que trabajan en los Grupos de Atención al Ciudadano (GAC), Grupos Operativos de Respuesta (GOR), Unidades de Prevención y Reacción (UPR) -en la que trabajaban los dos agentes involucrados en el tiroteo de Vigo-, Brigadas Móviles y a los destinados en protecciones dinámicas y traslado de detenidos.

En declaraciones a En casa de Herrero, el programa que dirige Luis Herrero en esRadio, el secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Vigo, Victor Vasco, se mostró tajante ante la falta de medios: "Si tuviéramos chalecos antibalas individualizados, que debería darse desde el primer momento en que entras en Ávila (en la Academia Nacional de Policía) no estaríamos hablando ahora de un fallecimiento, estaríamos hablando de un herido sin más"

"No se puede escatimar en seguridad. Estos chalecos nos tienen que llegar ya a todos los funcionarios de policía que estamos trabajando en la calle. Esa una petición que se ha realizado hace tiempo, pero llegan a cuentagotas", denunció el representante del SUP, quien aseguró que en la UPR de Vigo "son 30 funcionarios y ninguno de esos funcionarios tiene un chaleco antibalas individualizado".

El representante sindical dejó claro que en esa unidad en Vigo todavía no hay chalecos individualizados por los agentes de esta unidad, aunque se podría haber dado la circunstancia de que los agentes llevaran asociados a su vehículo patrulla un par de chalecos antibalas para ser utilizados por las rotaciones que a lo largo de la jornada utilizan ese vehículo, con el problema de que las tallas no están personalizadas y podrían no dar toda la cobertura deseada a los agentes que los utilicen.

Medalla de Oro al Mérito Policial

La capilla ardiente por la agente Vanesa L.C. se ha abierto a primera hora de la mañana de este sábado en la comisaría de Vigo-Redondela del Cuerpo Nacional de Policía, ubicada en la calle Álvaro Cunqueiro de Vigo. Hasta allí se han acercado un importante número de policías que han querido dar su última adiós a su compañera fallecido, así como algunos ciudadanos vigueses.

Allí se ha acercado sobre las 13.00 horas, aproximadamente, el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, quien ha impuesto a la agente fallecida la Medalla de Oro al Mérito Policial, la máxima condecoración del Cuerpo Nacional de Policía.

En ese acto el número dos del Ministerio del Interior ha estado acompañado por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; por el el director general de la Policía, Ignacio Cosidó; el delegado del Gobierno en Galicia, Santiago Villanueva; y el Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional, Eugenio Pino; además de otras personalidades locales.

A continuación