En Granada

La Policía registra las viviendas de los curas detenidos en Granada por abusos sexuales

Se buscan pruebas sobre la comisión de abusos sexuales. El TSJA informa de que pasarán a disposición judicial en las próximas horas.

LD/Agencias

Los tres sacerdotes y un profesor de religión, que han sido detenidos en el marco de las investigaciones abiertas sobre un caso de supuestos abusos sexuales en Granada, han sido trasladados en la tarde de este lunes desde la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental para la práctica de registros en viviendas, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

Las mismas fuentes han indicado que se han practicado registros en una vivienda situada en una urbanización de Los Pinillos, en Pinos Genil (Granada), en busca de pruebas sobre la comisión de los supuestos abusos sexuales que un joven de 24 años ha denunciado sufrir por parte de varios sacerdotes cuando era menor de edad.

Los cuatro detenidos han salido de la Jefatura Superior sobre las 16:30 horas de la tarde en diferentes coches, dado que el Juzgado de Instrucción número 4 de Granada ha decretado la incomunicación entre ellos. Está previsto que, una vez finalicen los registros, los detenidos sean trasladados de nuevo a la Jefatura Superior, dado que aún no han prestado declaración ante la Policía.

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha informado en un comunicado de que los detenidos pasarán a disposición judicial en un plazo máximo de 72 horas, una vez que las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado finalicen sus investigaciones. La primera fase de la investigación de este caso ha culminado con la toma de declaración de más de una docena de individuos y la detención de estas cuatro personas que se consideran los "principales señalados" en este asunto, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Después de estas cuatro detenciones "cabe la posibilidad de que no haya más" en esta primera fase, si bien será el titular del Juzgado de Instrucción 4 de Granada el que determine los pasos a seguir. Antes de que trascendieran los arrestos, el subdelegado, Santiago Pérez, ha relatado a los periodistas que la Policía ha trabajado intensamente este fin de semana con la toma de declaración de testigos y de personas cercanas a los principales implicados en los supuestos abusos. En total han declarado entre "diez y doce personas".

Hasta el momento no constan más denuncias de víctimas, al margen de la del joven de 24 años que denunció inicialmente ante la Fiscalía Superior de Andalucía haber sufrido estos abusos por parte de varios curas cuando era menor de edad. Pese a ello, el subdelegado dice que no se pueden descartar que haya más pues "algunos testigos o posibles víctimas habrían contactado con la autoridad eclesiástica" para trasladar este extremo. Hasta el momento, esto "no consta en el ámbito policial o judicial".

Los hechos denunciados ocurrieron "hace tiempo" y algunos de los delitos que se investigan pueden estar "prescritos", por lo que "el interés máximo" de esta investigación se centra en "reunir las pruebas necesarias" en la parte de los hechos que no lo están, de forma que haya "un encausamiento".

La Policía Judicial está haciendo una labor "pormenorizada", también en lo referido al origen de las propiedades de las personas que supuestamente están implicadas en los abusos y que, según diversas informaciones, podrían pertenecer al llamado Clan de los Romanones, cuyos integrantes tienen un alto nivel económico y cuentan con varias casas en la provincia donde supuestamente se produjeron los abusos.

La víctima informó de este caso al Vaticano y ha llegado a recibir una llamada de apoyo del propio papa Francisco. Tras la llamada del Papa al joven, éste formalizó una denuncia ante la Fiscalía Superior de Andalucía, que ordenó a la Fiscalía Provincial de Granada interponer ipso facto denuncia contra todos los afectados.

A continuación