Caso Bárcenas

El exalcalde de Toledo niega haber cobrado "ninguna comisión ilegal en su vida"

Molina está siendo investigado por aprobar la modificación del contrato de Sufi al margen de lo establecido en la ley.

Ángela Martialay

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha tomado este lunes declaración durante una hora al exalcalde de Toledo, José Manuel Molina (PP), por su participación en la operación donde presuntamente se entregó 200.000 euros por parte de la empresa Sacyr Vallehermoso, a través del extesorero Luis Bárcenas, al gerente del PP de Castilla La Mancha con el objeto de financiar la campaña electoral de María Dolores de Cospedal en el año 2007.

José Manuel Molina era alcalde de Toledo cuando se aprobó una modificación del contrato de Sufi -filial de Sacyr- que, según recogió en un informe la Intervención General del Estado (IGAE), supuso un sobrecoste de 11,3 millones de euros y que se aprobó sin seguir los requisitos establecidos por la ley.

Molina, que actualmente es canciller de la embajada de República Democrática del Congo, ha realizado una breve declaración ante los periodistas donde ha defendido su honor e inocencia y ha negado haber cobrado nunca "ninguna comisión".

"Quiero manifestar que estoy muy satisfecho de haberme defendido de una serie de injurias y calumnias que se ha vertido contra mí", ha manifestado Molina, imputado actualmente por los delitos contra la administración pública de prevaricación, cohecho y tráfico de influencias en el caso Bárcenas.

"Yo no he recibido una comisión en mi vida ni he adoptado un acuerdo ilegal", añadió Molina. "Mi mayor patrimonio y lo que mas vale para mi es mi honor personal", enfatizó el exalcalde del PP.

Ya en la sala de vistas ante Ruz y el fiscaal Anticorrupción Antonio Romeral el imputado ha reconocido que el contrato que el Ayuntamiento de Toledo firmó con Sufi era el "único" de este tipo que había suscrito el Consistorio, según han informado fuentes jurídicas.

Dicha adjudicación no pasó el visto bueno del vice interventor del Ayuntamiento hasta enero de 2008 cuando llegaron los socialistas al gobierno municipal. Previamente, no se había solicitado que se sometiese el mencionado contrato a la revisión de ningún órgano fiscalizador.

El juez citó a declarar el pasado mes de octubre a José Manuel Molina tras recibir un informe de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) donde policía judicial reconstruye cómo se produjo toda la operación de la adjudicación y investigada "comenzando por el examen de las entregas de dinero en efectivo por un total de 200.000 euros efectuadas por Luis Bárcenas al gerente regional del PP de Castilla La Mancha, José Ángel Cañas en febrero y marzo de 2007 (…) y pasando al análisis del proceso de adjudicación del contrato a favor de Sufi".

Ruz ha interrogado este lunes como testigos -es decir, con obligación de decir verdad- al sucesor de Molina al frente de la alcaldía, Emiliano García Page (PSOE) y al diputado Sebastián González Vázquez, actual responsable de organización del PP.

Por su parte, el regidor socialista ha manifestado que cuando ellos llegaron al Ayuntamiento de Toledo ya se encontraron con la contrata de basuras de Sufi firma en dichos términos y que el PSOE trató de minimizar las condiciones poco favorables con las que lo había cerrado el anterior ejecutivo municipal del Partido Popular la adjudicación. "El Ayuntamiento se vio vinculado por un acuerdo como todos los acuerdos y contratos que se firma con un alcalde tiene que asumir el siguiente", subrayó Page.

Por otro lado, Sebastián González ha negado ante el instructor haber hecho de intermediario de la adjudicación del contrato de limpiezas y la entrega de los 200.000 euros por parte de Sacyr a la campaña de Cospedal. El testigo ha señalado que no sabía nada de la presunta 'mordida'.

A continuación