El contrato obliga a Errejón a estar 8 horas diarias en la universidad que no pisa

Además, su puesto de investigador, de más de 1.800 euros brutos al mes, dice que tendría como centro habitual de trabajo la misma Universidad.

Libertad Digital

Era cuestión de tiempo que aparecieran los detalles del contrato del que disfrutaba el secretario de Política de Podemos, Íñigo Errejón, por el que cobraba más de 1.800 euros brutos al mes sin siquiera pisar la Universidad de Málaga (UMA) que se lo había concedido.

Errejón fue el único candidato y adjudicatario de dicho contrato, creado gracias a la Consejería de Fomento de la Junta de Izquierda Unida y adjudicado por su amigo y compañero de partido Alberto Montero, profesor de Economía Aplicada en la UMA.

Según cuenta este miércoles el diario El Mundo, aquel contrato establecía la prestación de servicios para la Universidad durante 40 horas semanales "prestadas de 8.00 a 16.00" empleando como "centro de trabajo habitual el Departamento de Derecho Financiero, Economía Política y Filosofía de Derecho". Condiciones, estas últimas, que no ha cumplido el número tres de Podemos ni de lejos. Según la información del mismo periódico, Errejón tan sólo asistió a dos reuniones y realizó sus informes desde Madrid, donde reside.

La versión de Errejón no coincide

Esta información aparece después de que el propio Errejón insistiera en una rueda de prensa que él no tenía "la obligación docente" de estar en la universidad durante esas 40 horas, sino que lo que se le pedía cada tres meses era "rendir cuentas" de sus estudios ante Alberto Montero, su amigo, compañero de Podemos y quien le contrató. Es decir, la información de El Mundo no coincide con el intento de aclaración de Errejón.

Además, según ha podido confirmar Libertad Digital en fuentes de la propia Universidad de Málaga, la única responsabilidad para la contratación de personal con cargo a la Universidad, así como la fiscalización de su tarea investigadora, corre a cargo del profesor del Departamento que propone la investigación. Es decir, que era Alberto Montero, amigo de Errejón y responsable del programa económico de Podemos, el único responsable de fiscalizar el trabajo del investigador.

Las mencionadas fuentes de la UMA, explican también que es el investigador principal "quien debe controlar el cumplimiento del contrato y trasladar a la Universidad si el contratado cumple su contrato o no; nosotros no fiscalizamos eso. Él es quien lo propone y quien evalúa su trabajo, además de presentar resultados cada tres meses ante la Junta de Andalucía".

El contrato, no obstante, recoge la posibilidad de que la tarea a realizar por el investigador se realice desde un lugar distinto, pero sólo "como consecuencia del desarrollo de la prestación de servicios para el proyecto de investigación". En cambio, desde el pasado 16 de marzo, cuando Errejón pasó a formar parte del personal laboral de la UMA, el número tres de Podemos se ha volcado, desde Madrid, a impulsar la campaña política de su partido.

Este mismo martes, el PP de Andalucía reclamó a Errejón que devuelva el dinero que ha recibido por su trabajo de investigador en la Universidad de Málaga, por haber "pisoteado el derecho de igualdad" a la hora de acceder a estas becas y al representar "un mal ejemplo" para el resto de personas que optan a estos puestos. Además, ha anunciado que pedirá mucha más información a la Junta sobre el contrato de Errejón.

A continuación