Ver

Sólo 'ABC' critica a Rajoy por la humillación de Mas

La prensa reconoce que ayer hubo una consulta en Cataluña y que se pasó la ley por el forro.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Mas vende como gran éxito su ficción democrática y pide un 'referéndum real'". Oh no, no. Volvemos a la casilla de salida. Dice que "más de dos millones de personas hicieron cola frente a colegios electorales abiertos e introdujeron una papeleta en una urna, pese a la suspensión". Pero el editorialista debía andar celebrando el día de la Almudena, porque dice que "ha quedado claro que el Estado de derecho funciona con plenas garantía, a pesar de las triquiñuelas empleadas por Mas para sortear la legalidad". ¿En qué quedamos, Casimiro? Y Rajoy, bueno, Rajoy la reencarnación de Salomón. "El gobierno ha actuado con firmeza y prudencia, al apelar al Tribunal Constitucional cuando lo ha creído necesario pero cuidándose mucho en la toma de decisiones". Vamos, agua de borrajas. "Con la misma cautela, los jueces descartaron retirar las urnas" porque pese a que es lo que mandó el TC, "hubiera sido desproporcionado". Y la Fiscalía, una fiera corrupia, "ya investiga posibles delitos", que quede claro que "una cosa es no dar argumentos al victimismo independentista y otra muy distinta permitir que la Generalitat se salte a la torera las resoluciones del TC". Pero hombre, no asustéis a Mas, que no va a poder dormir esta noche. Y termina con una serie de recomendaciones. "El gobierno debe recurrir a la política para desactivar el pulso soberanista (…) Rajoy debe, a partir de ahora, buscar una solución política para Cataluña porque la ley por sí sola no basta para detener una demanda de independencia que suma adeptos día a día".

A Federico Jiménez Losantos no le parece tan acertada la actuación de Rajoy y compara lo de ayer en Barcelona con la pérdida de Cuba. "Estos políticos de 2014 han engañado a la nación tan vilmente como los de 1898, pero no han dejado el menor resquicio al heroísmo. Si La Habana fue escenario de una valentía descomunal, Barcelona fue ayer testigo de una cobardía desproporcionada. Ni entonces era preciso tanto ni ahora tan poco, tan nada, tan mucho menos que nada", si es que ya no quedan hombres como los de antes. Los cautelosos jueces de Casimiro a Federico le parece que cometieron "prevaricación". "Sólo falta -pero en eso está ya Soraya Cebrián de Santamaría- que el legislativo vote la abolición de la soberanía nacional. Debe ser la primera vez que España cae derrotada porque no la dejan combatir. Esto sí que es Desastre y no el del 98". Santiago González se va más lejos todavía, a la Ítaca de Ulises, para decir que Mas ha ganado se ponga como se ponga Rajoy o Casimiro. "Lo que importa a los secesionistas, aunque el presidente Rajoy no parezca entenderlo, no es la validez jurídica de la Mas-carada. Lo que querían era plantear un desafío al Estado. Y lo consiguieran sin que pasara nada". Un juez aprecia una lista de delitos: "Malversación, desobediencia y prevaricación. El representante del Estado en Cataluña ha asumido su autoría", más chulo que un ocho, "y el Gobierno de España no ha hecho nada". "Ayer no hubo estado en Cataluña. A partir de hoy seguirán exigiendo referéndum, pero con su poquito de cachondeo su sonrisita diferencial". Y sin nadie aquí que se la borre de un guantazo.

Arcadi Espada también está que echa las muelas. "La gravedad de este domingo no reside en el desafío independentista sino en el desafío a la ley" y "ha supuesto un éxito incontestable para el presidente Mas. La verificada humillación al Estado complacerá, sin duda, al nacionalismo, pero traerá innobles consecuencias a la democracia española".

El País también avisa de que la tabarra va a continuar. "Mas: ahora el referéndum 'definitivo". Y Rajoy pensando que con hacerse el muerto le iba a valer. Dice que fue una "jornada sin altercados", salvo por un grupo de salvajes que "entraron en el colegio de Junqueras blandiendo el BOE". ¡Válgame Dios, qué barbaridad, un BOE! Y luego hablamos de las armas en EEUU.

Francesc de Carreras es otro que se ha levantado con una depre de caballo. "La Generalitat ha ganado". Que sí, que ha sido una votación "light" pero "la sensación es que se ha votado", más que nada porque hemos visto las urnas, las papeletas y la gente metiéndolas en una ranura. "En Cataluña Artur Mas ha ganado y Rajoy ha perdido (…) El Estado de derecho ha sido derrotado" y "Mas ha ganado a Rajoy". Y punto pelota. El editorial trata de consolar a Rajoy. "Mas obtuvo al mismo tiempo un éxito y cosechó un fracaso", dice con increíble habilidad para estar al plato y a las tajadas. "La jornada ha sido inútil, lo que no significa que no tenga una rentabilidad política para quienes las convocaron". "Rajoy debe volver a la mesa del diálogo", porque "cada vez resulta menos comprensible la ausencia de porosidad a las reivindicaciones de un segmento considerable de la sociedad". ¿Tiene los poros cerrados? Eso se soluciona con una limpieza de cutis, hombre. "Vuelvan a la mesa de julio", ordena Cebrián siempre tan mandón. Y dales lo que piden. "Competencias, financiación, lengua, que puedan pavimentar una solución creíble, compartible y duradera". Finalmente Joaquín Coll ayuda a Rajoy a solucionar su gran incógnita. "Ahora Rajoy ya sabe quién manda en Cataluña". Y no es él.

"Farsa y desobediencia", titula un ABC muy enfadado. "El Gobierno no impidió la apertura de urnas", "un juez se amparó en la libertad de expresión para dar vía libre al simulador" y "Mas se crece con la fiscalía ante la inacción legal". ABC es el único periódico que se atreve a cantarle las cuarenta a Rajoy en el editorial. "Al final, hubo votación en Cataluña sobre la independencia", con lo que había presumido el presidente de que no se iba a celebrar. "Ayer sucedió lo que los nacionalistas habían planteado" y "la respuesta del Estado no pudo se de menor intensidad". "Han quedado en entredicho la soberanía del Tribunal Constitucional, desacatado por Artur Mas: la autoridad disuasoria de la propia fiscalía, burlada por la descarada autoinculpación de Mas; y la posición del Parlamento. Se puede estar de acuerdo en que Artur Mas no celebró su referéndum oficial. Pero ha tomado la medida al Estado". Y ha visto que es chiquitito y enclenque y le puede derribar con un par de empujones. "Sólo si la fiscalía hubiera ordenado actuar contra el Gobierno catalán por desacato habría quedado a salvo la autoridad del TC". Y ahora el Gobierno quiere diálogo y "los nacionalistas aceptarán, porque recibir una oferta así, y no una citación para el juzgado, en un éxito". Ha visto cómo el Gobierno está "indeciso a la hora de aplicar sus propias leyes" y está descojonándose de la risa. "Artur Mas debe una explicación a los catalanes y Mariano Rajoy, al resto de los españoles, porque ayer Cataluña protagonizó una crisis de su relación con el resto de España. No aceptarlo así es engañarse". Jaime González, otro que va a tener que ir al psicólogo por culpa de Rajoy, siente "una mezcla de humillación y derrota que me lleva a plantearme seriamente si merece la pena seguir defendiendo la legalidad o pasarme con armas y bagajes al equipo de los que piensan que, en determinadas circunstancias, hay que plegarse a la realidad y abrazarse a la prudencia para hacer con la democracia pompitas de jabón". Jaime, contente, que te pierdes, que Rajoy no tiene con los ciudadanos los mismos miramientos que tiene con Mas y su banda. Y Carrascal ni les cuento. "Mas se salió con la suya, y gratis". ¿Algún gabinete de psicólogos de urgencia podría enviar un equipo a la redacción de ABC? Temo suicidios en cadena.

La Razón intenta vendernos los delitos de Mas como si fueran a juzgarle. "Desobediencia, prevaricación y malversación". ¿Alguien se cree que nos chupamos el dedo? El editorial se dedica a hacer de eco de Rajoy, con que la consulta no sirve para nada y que como Mas ha desobedecido al TC tendrá "que ser la justicia la que repare el bien jurídico atropellado". Definitivamente, nos toma por gilipollas. Se tira un rato largo contando lo malo que es el separatismo, de lo que ha hecho y de que los catalanes no son separatistas. "La consulta sólo ha servido para constatar que la mayoría de los catalanes se mantienen ajenos al separtismo". Rajoy, un héroe, oye, lo ha hecho fenomenal. El Gobierno "mantuvo ayer una postura de serenidad y moderación ante la provocación". Anda ya, Marhuenda, tenían más miedo que vergüenza. Marhuenda firma un artículo para salvarle el trasero al jefe. "No estamos ante un éxito" de Mas, "no hay que hacer demasiado caso a ese gesto de Mas asumiendo la responsabilidad". Puf, Marhuenda, los abusones de colegio tendrían un chollo contigo. "El gobierno tiene que seguir en su linea de rigor y prudencia en defensa de la Constitución y de la España plural". Con que no vuelva a hacer el ridículo ya nos conformamos.

La Vanguardia dice que "el 9-N masivo reclama una salida política". Da muchos datos y elude reproducir la macarrada de Mas en portada. Para que no haya dudas de lo que pasó ayer, Marius Carol dice que "ha sido inteligente por parte de Mariano Rajoy haber tolerado el proceso participativo". Y ahora, hala, a negociar, a "abrir un diálogo sincero". "Abrir horizontes de pacto, que en su momento deberán ser refrendados, puesto que la sociedad catalana tiene ganas de votar". ¿Otra vez? Están empezando a parecer unos ninfómanos del voto.

A continuación