El Tribunal de Cuentas denuncia irregularidades en los contratos del CGPJ

El órgano fiscalizador apunta a "deficiencias" en la gestión del presupuesto, aunque alaba los cambios introducidos a partir de 2012.

LD / Agencias

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) no gestionó sus presupuestos con el debido cuidado. Al menos eso es lo que pone de manifiesto un informe del Tribunal de Cuentas que este domingo publica el diario El Mundo, y en el que se refleja cómo los vocales del órgano de Gobierno de los jueces actuaron en el pasado con una excesiva discrecionalidad en lo que hace referencia a sus gastos y a los contratos realizados por el organismo. Eso sí, el mismo informe del Tribunal de Cuentas reconoce que los cambios introducidos en 2012, tras la dimisión de Carlos Dívar por el escándalo de sus gastos de viaje, han sido muy positivos y que el CGPJ puede presumir ahora de un grado de transparencia casi único en el sector público español.

En este caso, hablamos de un informe dedicado al ejercicio 2010. En el mismo, se refleja que respecto a los gastos internos del CGPJ existía un enorme grado de "discrecionalidad" y poca justificación de determinadas partidas. Así, entre atenciones protocolarias (523.000 euros) como para viajes y desplazamientos de los vocales (583.000 euros) el órgano de gobierno de los jueces se gastó más de 1,1 millones de euros.

Lo que denuncia el Tribunal de Cuentas no es tanto que pudiera haber un delito o una mala utilización de este dinero como la falta de justificación en estas partidas. Por ejemplo, en lo que hace referencia a los gastos de representación, sólo dos de los vocales cumplimentaron en todos los casos la descripción del motivo del gasto, una requisito supuestamente obligatorio para justificar el desembolso. Otros dos lo hicieron en la mitad de los casos. Y otros quince directamente se limitaron a alguna anotación genérica del tipo "reunión de trabajo".

También se aprecian graves deficiencias en lo que hace referencia a la contratación por parte del CGPJ. En este caso, el informe del Tribunal de Cuentas habla de "carencias en materias de control interno" y de falta de atención a la "normativa reguladora de la contratación" en los 34 pliegos por valor de 5,8 millones de euros que se analizaron.

La parte buena del informe es la que apunta a que las modificaciones realizadas por el propio CGPJ a partir de 2012 (tras el escándalo de los viajes de Carlos Dívar) son "muy adecuadas". En este sentido, el órgano obliga ahora a todos sus integrantes a justificar todos sus gastos de forma detallada.

A continuación