Advertencia de Marhuenda: "Cuidado", Rato tiene "patatas calientes"

Rato roba protagonismo al enredo catalán y a Podemos en portadas y editoriales.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Anticorrupción investiga el pago de 6 millones a Rato". "El ex vicepresidente pide la suspensión temporal de militancia en el PP". El editorial lo jubila. "Ha quedado probado que su comportamiento, digan lo que digan los tribunales, lo invalida para cualquier cargo publico". ¿Pero es que quedan cargos que no haya desempeñado Rato?

De Cataluña habla hoy Anson para pedir diálogo. "Artur Mas, el político cascaruleta, al que rechinan los dientes por tanto fracaso, es ya un cadáver político que se descompone entre incesantes rumores. Pero mientras siga al frente de la Generalidad se deberá negociar con él, flanqueándole con la sensatez de Duran Lleida, el hombre clave para devolver a sus cauces la política seria del centro moderado de Cataluña". ¿Duran Lleida? ¿Centro moderado de Cataluña? ¿Dónde ha estado metido Anson estos últimos dos años?

Sostres cuenta la estrategia de Mas. Dice que "no convocará elecciones anticipadas e intentará agotar la legislatura". "El líder de CiU necesita tiempo para que un milagro le salve" y "adelantar elecciones sin la lista unitaria sería el fin de su carrera política. Continuar en el poder es el único objetivo de Mas, aunque sea en este contexto de tactismo e improvisación". Claro, que si el comodín del PSC "no funciona y la excitación callejera se vuelve insoportable, Mas no descarta tirar la toalla y anunciar que no volverá a presentarse". Vamos, que puede pasar cualquier cosa. Así también hago yo predicciones.

El País lleva hoy una portada cargadita. "Rato pide la baja en el PP para defender su inocencia". "Mas intenta ganar tiempo para convocar elecciones". "Los líderes de IU en Madrid se apartan ante el ascenso de Podemos. El dirigente regional se retira tras la candidatura de Tania Sánchez", cuyo único mérito político conocido es ser la primera dama de Podemos. Carlos E. Cué firma el obituario de Rato. "El desterrado que aspiró al trono. Rato lo fue todo en AP y el PP, pero Aznar y Rajoy acabaron con sus aspiraciones". El jefe del Ejecutivo "acabó con su carrera en 2012 cuando le apartó de Bankia". R.I.P. El asunto le viene al pelo a El País para dedicarse a lo que más les hace disfrutar: meterse con Aznar. "Y Aznar, callado", dice el editorial. "José María Aznar, que no ha dejado de pronunciarse sobre numerosos asuntos en los 10 años que lleva fuera del Gobierno de España", cómo pasa el tiempo, aunque para El País parece que fue ayer, "mantiene silencio sobre la operación por la que se colocó al frente de Caja Madrid a una persona sin experiencia bancaria alguna, cuyo mejor mérito para el cargo era la amistad con el entonces presidente del Gobierno". Pues como todos esos carguitos. A bote pronto me viene a la cabeza Narcís Serra al frente de Caixa Catalunya, por poner un ejemplo. Hoy está Caño que lo tira y el otro editorial también es sobre asuntos nacionales. "Cada día está más claro. Lo que se dirime en Cataluña apenas tiene nada que ver con un referéndum sobre la independencia", mecachis en la mar, ahora que Cebrián se había convertido al proconsultismo con dos años de retraso. Lo que quiere Mas es "mantenerse en la presidencia de la Generalitat". "La feracidad imaginativa de Mas y su equipo va revelándose casi infinita", dice con admiración. Y aprovecha para lanzar una mensaje a Rajoy. Que no cometa "el error de prohibir la nueva convocatoria".

ABC abre con la reforma fiscal. "Partidos y expertos critican el castigo a la venta de pisos usados", y dice que "Rato se adelanta a Génova y pide la baja temporal de militancia en el PP". Jaime González dice que a buenas horas, que "el PP ha perdido otra oportunidad de anticiparse al clamor de una opinión pública (…) La incapacidad el PP para leer en tiempo real los mensajes que emite la sociedad empieza a ser preocupante". Es que esos mensajes no vienen en el Marca. Hermann Tertsch analiza el fenómeno Podemos y cree que "el motor electoral que se ha puesto en marcha es la venganza", "la ira contra la clase política convertida en odio al sistema (…) Podemos está volcado en esa movilización que ofrece satisfacción a los millones de agraviados reales o imaginarios. Y la satisfacción no es una solución ni una mejoría ni una reforma. La satisfacción es la venganza".

La Razón cuenta que "la Policía investiga denuncias contra Pujol de nacionalistas arrepentidos". Nacionalistas arrepentidos. Marhuenda, ¿eso qué es? Lo de Rato lo da en una columnita para que pase desapercibido. "Rato solicita la suspensión temporal de militancia del PP por las 'tarjetas B'". La artillería pesada la deja Marhueda para la sección El Submarino, en la que aprovecha para ponérselos a algunos de corbata. "Mal rollo, venganzas y muchas traiciones. Rodrigo Rato lo fue todo en el PP y ahora contempla con estupor cómo muchos a los que encumbró se ponen en primera fila para destrozarle. Al término del Comité Nacional del partido las espadas estaban en alto. ¿Cómo es posible que algunos barones regionales, con la corrupción en los talones, abanderen ahora el frente contra Rodrigo?", dice. "Cuidado. Rodrigo no es como otros líderes defenestrados y no piensa aceptar más humillaciones. Tiene historia, información y patatas calientes". Asusta ¿eh?

La Vanguardia refleja el lío que vive Cataluña, que diría Rajoy. "CiU corrige a Forcadell y le recuerda que convoca Mas". Marius Carol está hasta la coronilla y hoy habla de ortografía para no complicarse la vida. Incluso dedica La Mirilla a hablar de la Navidad. "Falta un mes para la Navidad", anuncia. En torno al 20 de noviembre "comenzarán a instalarse los tendidos que soportarán la iluminación festiva", con sus "luces de colores", qué chupi. "Si se cumplen las previsiones, ese día en Barcelona se alcanzarán temperaturas cercanas a los 25 grados". Qué calorcito, qué bien. Si se cumplen las de Mas, todavía estarán votando.

A continuación