Covite coloca en San Sebastián una placa en recuerdo a dos víctimas de ETA

La placa recuerda a Miguel Paredes y Helena Moreno, asesinados por ETA en San Sebastián en 1990.

LD/Agencias

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), Consuelo Ordóñez, ha señalado que la placa que ha colocado hoy en San Sebastián en el lugar en el que "ETA asesinó a Miguel Paredes y Helena Moreno" es "el espejo en el que la izquierda abertzale no se quiere mirar".

Ordónez ha acudido esta mañana junto con familiares y allegados de Miguel Paredes y Helena Moreno a la calle San Lorenzo, en la Parte Vieja de la capital donostiarra, donde han colocado una placa en la pared de un inmueble donde ambos fueron tiroteados en 1990.

La inscripción recoge en euskera y castellano la leyenda: "Aquí fueron asesinados por la banda terrorista ETA Miguel Paredes y Helana Moreno Jiménez. 6-4-1990".

Ordónez, hermana del concejal del PP Gregorio Ordóñez asesinado por ETA en 1995, ha asegurado que la placa es "el espejo donde la izquierda abertzale y el alcalde de San Sebastián no se quieren mirar, es la crónica que no quieren que las nuevas generaciones lean".

En San Sebastián ETA mató a cien personas, ha señalado Ordóñez, quien ha advertido de que si la placa es retirada Covite la volverá a poner, porque si el Ayuntamiento "no quiere recordar" a las víctimas del terrorismo la asociación que preside "sí lo hará".

Ha explicado que la iniciativa responde a una campaña anunciada por Covite consistente en colocar una placa conmemorativa por cada víctima del terrorismo con el propósito de "desterrar del País Vasco la desmemoria y el olvido", porque "nada recuerda a los asesinados en los lugares en los que fueron asesinados".

Hace tres semanas Covite colocó la primera placa en Bilbao, en memoria de María Luisa Sánchez Ortega, una empleada de la limpieza asesinada por ETA en 1987, y unos días después el Ayuntamiento de la capital vizcaína "recogió el guante y anunció que colocaría placas en recuerdo de las víctimas", ha señalado Ordóñez.

Sin embargo, el Consistorio de San Sebastián "hace caso omiso desde abril de un acuerdo municipal en el que se aprobó la colocación de las inscripciones", ha indicado.

Ha recalcado que la placa recuerda que "ETA asesinó en este lugar a Miguel Paredes y a Helena Moreno" cuando "apenas sobrepasaban los 30 años" y ha recordado que tenían dos hijas pequeñas, que hoy han acudido al lugar en el que mataron a sus padres.

Según ha explicado Ordóñez a los medios de comunicación, las víctimas acababan de salir de un bar situado en la calle San Lorenzo "cuando un individuo por la espalda se acercó a ellos disparándoles a bocajarro".

Ordóñez ha señalado que "ETA hizo lo que hace normalmente y justificó los asesinatos acusándoles de ser toxicómanos, cuando no lo eran, como se desprende del exhaustivo informe toxicológico que se les practicó en la autopsia".

El asesinato de Paredes y Moreno, que ETA no reivindicó y cuya causa se archivó, es uno de los "más de 400 que quedan por esclarecer", ha concluido Ordóñez.

A continuación