Tres guardias civiles heridos en un nuevo asalto violento a la valla de Melilla

Una parte del vallado, de unos 20 o 30 metros, se ha desprendido por el peso de los inmigrantes.

LD / Agencias

El intento de asalto masivo que se ha registrado esta madrugada en la valla de Melilla ha sido "muy violento", lo que ha causado varios heridos entre los guardias civiles que han intervenido en el despliegue de seguridad. Según han informado a Efe, algunos de los más de 200 inmigrantes que han protagonizado el intento de entrada portaban gasolina y han prendido fuego a la ropa para utilizarla como "arma arrojadiza".

Esta táctica no es nueva en los intentos de entrada masiva, ya que anteriormente había sido empleada para evitar el control policial. Ello ha motivado que la Guardia Civil haya cacheado a algunos de los inmigrantes encaramados en la valla, en busca de elementos peligrosos, como ya ocurrió también en un intento de entrada registrado el 1 de octubre, en el que a un subsahariano le fue intervenido un cuchillo de 35 centímetros.

Tres guardias civiles han resultado heridos al intentar contener el intento de salto masivo de esta madrugada, a los que se ha sumado uno más que ha caído desde una altura de tres o cuatro metros cuando estaba subido en la valla para tratar de controlar a un grupo de inmigrantes encaramados. El agente ha requerido asistencia sanitaria a pie de valla.

Melilla ha sufrido esta madrugada una fuerte presión migratoria, en la que varios grupos han intentado entrar, si bien el mayor salto se ha registrado a las 06.30 horas, cuando más de 200 subsaharianos han tratado de acceder por la zona de Villa Pilar y un centenar se ha quedado encaramado a la valla. Parte de la misma, entre 20 y 30 metros, se ha desprendido en su parte superior tras ceder por el peso de los inmigrantes.

A continuación