"Falta de transparencia"

El PP pregunta por las tarjetas de crédito de los altos cargos de la Junta

La Consejera de Hacienda, María Jesús Montero, ha negado que existan, pero la Cámara de Cuentas descubrió irregularidades.

Pedro de Tena (Sevilla)

El portavoz de Economía del Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Rafael Carmona, ha pedido al gobierno andaluz que aclare "cuántas tarjetas de crédito hay en la Junta de Andalucía, quiénes las utilizan, y en qué gastos", dada la "falta de transparencia" que el gobierno andaluz está mostrando en este asunto, sobre el que ha preguntado el Partido Popular en el Parlamento.

La Consejera de Hacienda, María Jesús Montero, ha negado que existan, pero la Cámara de Cuentas descubrió irregularidades en las tarjetas concedidas a su presidente por la empresa pública Invercaria. 25.000 euros se gastó sin control definido.

Carmona explicó que el PP ya preguntó en la anterior legislatura por las tarjetas de crédito que existían en las Consejerías y en los entes instrumentales dependientes de las mismas desde 2009 a 2011. Las Consejerías responden que no son titulares "de ninguna tarjeta de crédito o débito", pero en el caso de las Consejerías de Cultura, Educación y Presidencia, cuyos titulares respectivos eran Luciano Alonso, Álvarez de la Chica, y Mar Moreno, no aclaran qué ocurre en los entes instrumentales dependientes de las mismas.

Lo que pidió el PP en 2011 fue lo siguiente: "Relación detallada de las tarjetas de crédito o débito vinculadas a cuentas bancarias en cajas de ahorro y entidades bancarias", de las que era titular cada una de las consejerías, así como los entes instrumentales dependientes o adscritos a ellas, "indicando en su caso, el cargo de la persona facultada para su uso, así como el detalle de los conceptos e importes pagados durante 2008, 2009, 2010 y 2011".

Las ‘respuesta tipo’ de esas tres consejerías es que los gastos de los entes instrumentales que dependen de ella "se efectúan con los medios de pago que el marco legal les permite, encontrándose dichos pagos sometidos a la fiscalización preceptiva que la normativa legal determina para cada uno de ellos".

No es lo único sobre lo que no hay transparencia alguna en la Junta, porque nadie sabe lo que cobra en realidad un alto cargo ni sus pluses por vivienda. Tampoco se sabe cuántos asesores tienen los altos cargos de la Junta de Andalucía. De las tarjetas de crédito ya ni hablamos.

Se movían en Invercaria

Pero la explicación de la Junta choca con la realidad del precedente de la tarjeta de crédito del presidente de Invercaria, ente instrumental dependiente de la Consejería de Economía, que gastó 25.000 euros sin justificar en el año 2009 con una tarjeta que puso a su disposición la Junta de Andalucía a través de la empresa pública.

El expresidente de Invercaria, Tomás Pérez-Sauquillo, comía en algunos de los mejores restaurantes de Sevilla, Madrid, Córdoba, Jaén, Almería o Ciudad Real pagando con el dinero de los andaluces. La Junta utilizaba una tarjeta Visa Bussiness asociada a una cuenta de la empresa pública, con la que en el año 2009 llegó a gastarse 24.264,62 euros, casi todo en restaurantes.

La mitad de los días laborables de ese año comió o cenó en restaurantes caros a una media de 190 euros por comida. Es algo que ya vio la Cámara de Cuentas. En su informe hecho público a principios de 2012 decía:

158. Dentro de las partidas de gastos de este epígrafe que han sido analizadas destacan, por su importe los "Gastos Visa" correspondientes al Presidente de INVERCARIA incluidos en la cuenta (627100) "Relaciones Públicas". El importe total de dichos gastos asciende en el ejercicio 2009 a 25.101,09€.

159. Prácticamente la totalidad de los gastos pagados con la tarjeta VISA se corresponden con facturas de restaurantes. Aunque INVERCARIA ha aportado la mayoría de las facturas soporte de estos gastos, no ha podido justificar debidamente la relación de estos gastos con la actividad de la empresa.

160. Esta falta de justificación de la necesidad del gasto para el adecuado desarrollo de la actividad de la empresa podría tener también implicaciones fiscales, ya que estos gastos sin la adecuada justificación supondrían una retribución en especie para el presidente de INVERCARIA, según lo establecido en el artículo 42 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, debiendo haber practicado la empresa el correspondiente ingreso a cuenta del IRPF.

Durante 2009, los gastos en comidas fueron 2.597,47 euros en enero; 1.713,75 euros en febrero; 2.597,16 euros en marzo; 1..554,41 euros en abril; 1.554,41 euros en mayo; 2.468,52 euros en junio; 2.417,45 euros en julio; 837,20 euros en agosto; 3.269,10 euros en septiembre; 1952,98 euros en octubre; 1.700,02 euros en noviembre y 1.510,04 euros en diciembre.

Menos un peaje de la Autopista del Sol en Marbella por 3,75 euros y una compra de 519 euros en El Corte Inglés en Madrid de un producto de la marca Nokia, el resto correspondía a comidas en restaurantes de lujo en Sevilla, Madrid, Córdoba, Granada, Jaén, Almería, Cádiz, Ciudad Real, Alicante, La Carolina, San Pedro de Alcántara, El Alquián, Fuengirola, Antequera, Ciudad Real, Bailén, Loja y Ogíjares.

A continuación