Hermann Tertsch e Ignacio Camacho advierten de que se avecina un nuevo 13-M

Cuando pensábamos que el ébola ya se había arreglado y volvíamos a Cataluña, se ha liado parda.

Pilar Díez

El Mundo dice que "crece la indignación por la gestión de la crisis del ébola". "Enfermeros amenazan con pedir la baja ante cualquier sospecha de riesgo si tienen que trabajar con contagiados". "Familiares de la auxiliar y partidos cargan contra el consejero de Sanidad de Madrid por culparla. La auxiliar Teresa Romero empeora y está en estado muy crítico". Casimiro exige la destitución "hoy mismo" del deslenguado consejero. "Ha unido a la incompetencia demostrada la falta de sensibilidad para referirse a la auxiliar de enfermería infectada por el ébola... En su peregrinaje por distintos medios de comunicación, el consejero fue demostrando que no está a la altura exigible para desempeñar un cargo de tanta responsabilidad y mucho menos en una circunstancia tan crítica como la actual... Ignacio González debe destituir cuanto antes a Javier Rodríguez".

Federico Jiménez Losantos está muy afectado por el final del sindicalista de Rodiezmo Fernández Villa. "Uno se hace mayor, léase liberal, cuando descubre que el pañuelo rojo es de Hermès, que la mina es una subvención, que el carbón cuesta más de lo que vale y que la plusvalía marxista funcionaba en Hunosa al revés: los camareros que echan once horas diarias pagan los supersueldos de los mineros prejubilados. Todo, por sostener los rodiezmos del PSOE y las primicias de UGT, porque los mineros fundaron el sindicalismo, tan heroico en su génesis como corrupto en su apocalipsis, que fue ayer".

"El ébola apaga a Teresa", dice sentido ABC. También da un toque al consejero lenguaraz. "Lo mejor que puede hacer es hablar menos, abordar el problema con criterios más profesionales y dejar de un lado los comentarios coloquiales y poco oportunos que está prodigando". Y critica a los profesionales asustados. "La resistencia o directamente negativas de algunos facultativos y enfermeros a participar en los equipos necesarios par tratar nuevos episodios de contagio de ébola empieza a sonar oportunista en boca de profesionales de los que cabe esperar, ante todo, mayor discreción y una predisposición más visible a sumar sus esfuerzos al de los compañeros que no dudan en meterse en equipos para combatir uno de los peores virus conocidos", dice el valerosos editorialista echando más leña al fuego.

Luis Ventoso le echa una buena regañina a Pérez Reverte por "sucumbir a la hiel de las redes sociales", ese "gigantesco bar de copas". Reverte, dice, "ya no es un punk del año 77. El próximo mes cumplirá 63 años- pero se ha puesto estupendo en Twitter". Arturo, te han llamado viejo.

Hermann Tertsch avisa de que nos vayamos preparando, "otro asalto de la peor izquierda en busca del conflicto social" está en marcha. Y al frente tenemos a Ana Mato, "sin músculo moral ni iniciativa, balbuceante ante quienes pretenden utilizar una vez más la tragedia para imponer en España la cultura del fracaso". Ignacio Camacho también lo ve venir, porque "si por la muerte del perrito le han llamado asesino al gobierno no hay que ser muy listo para adivinar lo que puede provocar la posible primera víctima humana del ébola (…) La planilla del 13-M está escrita en las redes sociales (…) Vienen horas amargas".

La Razón viene en plan críptico. "Ébola; estado crítico", titula su portada. "La salud de Teresa empeoró ayer tras sufrir un fallo respiratorio en el momento más difícil de la evolución de la enfermedad", aclara. "Defensa pone en alerta los cuarteles militares y de la guardia civil". Podía poner algo más Defensa y echar un cable, caramba. El periódico de Marhuenda se abstiene de hacer el más mínimo reproche al consejero madrileño. Dice que todo se hecho de forma "adecuada", aunque sugiere que "convendría que pusieran al día el mapa hospitalario con los medios necesarios para hacer frente a distintos escenarios. Que una epidemia sea muy improbable, prácticamente imposible, no significa que se deba despreciar como hipótesis de trabajo". Marhuenda, nos acabas de acojonar a todos.

El País dice que "Rajoy modifica las medidas contra el ébola por la indignación médica". Hoy trae una entrevista con el hermano de Teresa. "A Teresa le dijeron que solo tenía un gripazo". "Romero no se explica que su hermana no comunicara que había formado parte del equipo que atendió a los religiosos repatriados". Mira, ya somos más. Pero la información que me deja estupefacta es una titulada "Paseo clandestino por la quinta planta". Resulta que dos periodistas de este diario se colaron en una de las zonas de riesgo de contagio de ébola del Carlos III. ¿Es que han perdido la cabeza en este periódico?

A continuación