Derriban una estatua de Pujol en un pueblo de Barcelona

La estatua de Jordi Pujol amaneció derribada este martes en Premiá de Dalt. El Ayuntamiento la ha retirado para repararla y reponerla.

Libertad Digital

La plaza Jordi Pujol del municipio barcelonés de Premiá de Dalt amaneció con la estatua del político que le da nombre en el suelo. Una réplica de cuerpo entero de Pujol moldeada en hierro, obra de Xavier Martos -un artista local- amanecía este martes en el suelo. Durante la madrugada, alguien tiró la estatua del pedestal donde estaba situada -a varios metros del suelo- desde que fue colocada ahí en 2011.

Los servicios municipales acudieron por la mañana con una grúa y un camión y trataron de colocarla de nuevo en su sitio. Según fuentes municipales, los propios operarios descubrieron que la estatua había sufrido algunos desperfectos en las extremidades a causa de la caída y decidieron llevarla a dependencias municipales para su reparación. De este modo, el artista autor de la obra, Xavier Martos, se encargará de revisarla y repararla, si procede, antes de reponerla a su pedestal. En cualquier caso, las mismas fuentes destacan que "no ha sido muy importante, pero se ha preferido que la revise el propio autor por si hubiera que reparar algo".

En el municipio ya se había discutido sobre la estatua que honra la figura de Pujol en la zona de Can Werboom de Premiá de Dalt, entre un barrio residencial y la zona deportiva. Los honores y distinciones en el municipio se regulan por un reglamento, a partir del cual se creó una comisión de valoración para otorgarlos y retirarlos.

Pasado el mes de agosto, la comisión se reunió para decidir si mantenía o retiraba los honores a Jordi Pujol -tras conocerse el escándalo de evasión del expresidente-. Finalmente, los 15 miembros reunidos (de los que 11 no pertenecen a ningún partido del cuadro municipal) decidieron por unanimidad mantener los honores a Pujol, y por extensión, su estatua. En cambio, algunos vecinos parecen no estar muy contentos con la decisión. En las vísperas de la Diada alguien arrojó un cubo de pintura blanca sobre la estatua. Ahora la han arrojado al suelo. Desde el Ayuntamiento aseguran a Libertad Digital que, tan pronto esté reparada, volverá a lucir en el pedestal donde domina la plaza que lleva su nombre.

A continuación