Mas cruza la línea roja

La Generalidad confirma que el sábado convocará a los catalanes al referéndum ilegal del 9-N para separarse de España.

Pablo Planas (Barcelona)

El 27 de septiembre será otro día "histórico" en Cataluña. El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha decidido que ese día, sábado por la mañana, se levantará y firmará la ley de consultas para que se publique en el "Diari Oficial de la Generalitat" y el decreto de convocatoria del referéndum del 9 de noviembre. Y como corresponde a una jornada solemne, se prevé la presencia de la presidenta del Parlamento autonómico, Núria de Gispert, de representantes de los partidos separatistas (menos Iniciativa, que tiene reunión a esa hora) y de las organizaciones "cívicas" ANC y Òmnium Cultural, verdaderas artifices, según la retórica oficial, del crucial paso que se dispone a dar Mas este sábado, sobre las diez o diez y media de la mañana. La cuestión del horario está abierta a cambios, toda vez que está previsto que el acontecimiento sea retransmitido por televisión en directo.

También hay que cuadrar las agendas de los políticos e invitados y dar tiempo a los medios para programar el operativo, razón por la que Mas ha llamado este jueves por la mañana a los dirigentes del bloque separatista (Albert Rivera y Alicia Sánchez Camacho se han enterado por la radio) para anunciarles que el sábado es el día-D, cuando se dará el primer paso concreto, consistente y real más allá de toda línea roja. En ese momento, nadie habrá llegado tan lejos por ese camino como Artur Mas, cuyo "proceso" contra la integridad de España supera ya en mucho al que planteara Ibarretxe a mediados de la pasada década.

El miércoles, festivo en Barcelona, Mas respondía a los periodistas en plan enigmático: "Dije que firmaría esta semana y aún no se ha acabado". Nadie sabía nada y hasta el portavoz del gobierno autonómico, Francesc Homs, se mostraba confuso y se confesaba perdido. En realidad, libraba una soterrada batalla con el consejero de Justicia, Germà Gordó, por razones de protocolo, protagonismo y procesos electorales.

La comparecencía de Pujol, prevista para este viernes por la tarde, también condicionaba a Mas, que busca a toda costa reducir los efectos del escándalo al tiempo que desmarcarse del ex presidente, de modo que el sábado era la fecha por la que más se apostaba en CiU. Además, se confía en que la fecha escogida fuerce una reacción de urgencia por parte del Gobierno con Rajoy, de regreso de China, ausente.

Los preparativos del referéndum

A día de hoy no todo está tan preparado como afirman en la Generalidad. Tras la firma se activarán tres campañas. La primera consistirá en un bombardeo propagandístico revestido de aires institucionales sobre la importancia de ejercer el voto. La segunda será una web en la que se instará a los ciudadanos a inscribirse para votar. La Generalidad dispondrá gracias a los ayuntamientos nacionalistas de cerca del 70 por ciento de los padrones municipales, incluido el de Barcelona, pero en la periferia de Barcelona hay zonas de sombra como Hospitalet y Badalona, cuyos alcaldes se han negado a incumplir la legalidad. De ahí la necesidad de elaborar un censo desde cero y en un tiempo récord, pero la Generalidad confía en otra movilización masiva con la que suplir un problema no precisamente menor. Con esas dos campañas, Mas pretende dar credibilidad democrática al proceso. Sobre la tercera trabajan los partidos del frente separatista, puesto que podrían apostar por una iniciativa conjunta a favor del doble sí. En la Generalidad se confía en que los plazos que manejan el Gobierno y el Constitucional permitan desplegar las tres campañas durante al menos una semana

Tras la firma, pero en horario de emisión aún por determinar, Mas se someterá al "interrogatorio" de Mònica Terribas, una periodista ahora en Catalunya Ràdio que cobra 200.000 euros por temporada.

A continuación