Con el Ejército en El Escorial

El Rey y el Príncipe, juntos tras el anuncio de abdicación

La expectación para ver a padre e hijo ha sido máxima. Antes de la abdicación había 50 periodistas acreditados. Este martes había 300 en El Escorial.

J. Arias Borque

El bicentenario de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, cuyo capítulo se reunía este martes en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, ha propiciado el primer acto oficial en el que el Rey don Juan Carlos y el Príncipe Felipe han coincidido desde que el presidente del Gobierno primero, y el propio Monarca después, anunciasen ayer la abdicación de Juan Carlos I y la ascensión de Felipe VI al trono de España.

La expectación ante este acto ha sido tanta entre los medios de comunicación que, según informaron fuentes del Ministerio de Defensa, tras el anuncio de la abdicación fue tal la cantidad de medios que pidieron acreditarse para el mismo que, pese a estar ya el plazo terminado, volvieron a abrir esta posibilidad. De los cincuenta periodistas que estaban acreditados antes de conocerse la acreditación se ha pasado finalmente a casi 300 periodistas, muchos de ellos de medios de comunicación extranjeros.

El acto comenzó unos minutos después de las 12.30 horas, mientras el Consejo de Ministros aprobaba en el Palacio de La Moncloa la Ley Orgánica que regulará la sucesión de la Corona, cuando el Monarca bajó de su coche oficial ayudado por un bastón, y donde ya le esperaba el Príncipe Felipe, que había llegado a la tribuna de honor tan sólo unos instantes antes. El público agregado en los alrededores recibió al Rey y su heredero con fuertes aplausos y gritos de ¡Viva el Rey!

El himno nacional, acompañado por las tradicionales 21 salvas en honor del Monarca, dio inicio al programa de actos en la Lonja Principal del Monasterio, que siguió con un emotivo homenaje a los militares de todos los tiempo que dieron su vida por España, y con un breve desfile militar protagonizado por efectivos de la Agrupación de Tropas de la Guardia Real. Para la ocasión, la Patrulla Águila del Ejército del Aire realizó dos pasadas dibujando la bandera nacional en el cielo de la localidad de la sierra noroeste de Madrid.

Tras esto, el Monarca y el futuro Rey de España se dirigieron al interior del recinto, donde tras asistir a una misa en la Basílica del Monasterio. Posteriormente, el Consejo Capitular formó en la Longa Principal del recinto y se dirigió al interior de la Basílica, donde permanecieron reunidos mientras en el exterior sonaba un breve concierto de órgano y la actuación de la Escolanía del Real Monasterio.

A continuación