Play
El Gobierno redacta la Ley Orgánica

El Rey olvidó la soberanía nacional en su mensaje de abdicación

La sucesión en la Corona lleva cuatro décadas sin desarrollo reglamentario pese al mandato constitucional.

Libertad Digital

Los sucesivos gobiernos que se han alternado en la Moncloa llevan casi cuarenta años sin cumplir el mandato constitucional de desarrollar la norma que regule la sucesión en el trono. Este lunes, en cinco minutos de discurso, el Rey tampoco hizo mención alguna a las Cortes, donde reside la soberanía nacional, y quien decide, según la Constitución, el relevo en la Jefatura del Estado.

Precisamente, este martes, el Gobierno se ha reunido en sesión extraordinaria del Consejo de Ministros para aprobar la ley orgánica que regula la abdicación del Rey y que se envía, sin solución de continuidad, al Parlamento.

Este lunes, el presidente Rajoy avanzó que, por tratarse de una abdicación, será necesario aprobar una ley orgánica de acuerdo con lo que establece el artículo 57.5 de la Constitución. Claro que el artículo mencionado establece esa obligación desde 1978 cuando se aprobó la Carta Magna. "Las abdicaciones y renuncias y cualquier duda de hecho o de derecho que ocurra en el orden de sucesión a la Corona se resolverán por una ley orgánica", señala ese artículo.

Esa ley no se ha aprobado en todo el periodo democrático y, por ello, debe hacerlo ahora contrarreloj el actual Gobierno en la segunda reunión extraordinaria del Gabinete de Rajoy en toda la legislatura.

La anterior fue el 24 de marzo, cuando se reunió para aprobar la concesión a título póstumo al expresidente del Gobierno Adolfo Suárez del Collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, la máxima distinción honorífica de las órdenes civiles españolas.

Fuentes del Ejecutivo informan de que el texto de la ley que se aprobará hoy será "sencillo" y de que el objetivo, tal y como apuntó ayer Rajoy en su comparecencia, es que "en un plazo muy breve" las Cortes proclamen Rey al actual príncipe de Asturias. Un plazo que el Palacio de la Zarzuela calcula entre tres y seis semanas.

El Gobierno remitirá este mismo martes la ley orgánica al Congreso, cuya Mesa y Junta de Portavoces se reunirán por la tarde y definirán el calendario de tramitación de la ley. Todo apunta a que el pleno del Congreso que se convoque al efecto, tramitará la norma en lectura única y, posteriormente, será enviada al Senado. Tras su aprobación parlamentaria será publicada en el Boletín Oficial del Estado y se celebrará en el Congreso el acto de coronación de Felipe VI.

A continuación