Elogios a Juan Carlos

Cebrián endosa a Felipe el desafío rupturista en Cataluña

Pese a que la Constitución otorga al monarca labores de mera representación, Cebrián considera que Felipe VI tendrá que solucionar el desafío catalán.

Luis F. Quintero

El consejero delegado del grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, dedica este martes un elogioso artículo a Juan Carlos I y a su heredero e inminente rey Felipe. Recordando, como hizo este lunes el Rey en su mensaje grabado de televisión, la "generación de la transición" también rememora cómo el Rey "se hizo cargo de la jefatura del Estado en momentos mucho más difíciles de los que vivimos ahora y con menos resortes para responder a la situación" para señalar que "una reforma adecuada del sistema constitucional, pactada entre las fuerzas políticas y sometida a consulta y aprobación de los españoles ayudaría mucho a que el reinado de don Felipe, a quien nadie atribuye hoy el adjetivo de Breve, sea tan fructífero y duradero como el de su padre".

Así concluye Cebrián su artículo, en el que previamente llena de cumplidos al monarca: "A la gestión del rey Juan Carlos sería fácil otorgarle un sobresaliente cum laude". "Sin el rey Juan Carlos", sigue Cebrián, el "precio por pagar" y el "camino por recorrer" en la instauración de la democracia hubieran sido mayor. Su papel en la modernización de España fue "definitivo a la hora de la modernización de nuestro país, su inclusión en el concierto de las naciones defensoras de las libertades democráticas y la obtención de la estabilidad política y social que hemos vivido durante las últimas décadas". Y es que, insiste el consejero delegado de Prisa, "el Rey gozó desde hora temprana del apoyo y el reconocimiento de los partidos políticos y las organizaciones sociales que respondían a emociones republicanas, pero para los que era prioritaria la recuperación".

Y tras los elogios a Juan Carlos, y pese a que el régimen constitucional español sólo concede responsabilidades representativas y apenas poder a la Corona, Cebrián deja sobre los hombros del heredero importantes tareas. Del papel que tiene que asumir Felipe VI, destaca que nos encontramos ante una España huérfana de liderazgos e inmersa "en una confusión que amenaza tanto la cohesión territorial como la social". Así, asume Cebrián que "la utilidad de la institución monárquica sigue siendo un buen parámetro a la hora de apoyar esta nueva verdadera transición que constituye la asunción del trono por el príncipe de Asturias".

Para Cebrián, "no nos encontramos sólo ante un relevo generacional, sino ante un cambio de época en el que nuevamente la institución puede y debe servir de ayuda a la hora de solventar los serios problemas que enfrentamos". Sin duda, sigue el jefe de Prisa, el más evidente es la "desafección creciente hacia el Estado que se percibe en Cataluña" y la "exasperante pasividad del Gobierno a este respecto". Por estos motivos, "el paso dado" por el Rey este lunes, se "justifica aún más".

A continuación