En esRadio

Pedro J.: "La abdicación no puede parecerse a la dimisión de un político"

El exdirector de El Mundo afirma que el "efecto" Felipe "se diluirá" cuando los españoles vean que no puede parar a Mas ni a Bildu ni bajar el paro.

Libertad Digital

La abdicación del Rey ha sido uno de los asuntos políticos y mediáticos más importantes en la democracia española. Y son muchos los que durante años han informado de todo lo referente a la Corona. Uno de ellos ha sido Pedro J. Ramírez, que en Es la Tarde Dieter ha afirmado que ha "recibido con sorpresa" la noticia que, ha asegurado, "no ha sido una decisión acertada" ya que añade "imprevisibilidad" a la institución.

Además, el exdirector de El Mundo ha indicado que le parece "inaudito" que 39 años después de la llegada de la Monarquía "no estén regulados los aspectos esenciales de lo que va a ocurrir ahora" y se preguntó cuál será el rango de don Juan Carlos, sus derechos así como cuál será su estatus jurídico.

En su opinión, el problema estriba en que en el sistema constitucional la monarquía "es un elemento ornamental" y que cuando se vea que el todavía príncipe Felipe "no tiene capacidad" para parar los pies a Bildu ni a Mas ni pueda bajar las cifras del paro "nos quedaremos con los mismos problemas y la misma desafección pero con dos reyes". "El efecto durará el tiempo que tarde en diluirse y desvanecerse el efecto vigorizante", sentenció.

"La abdicación no puede parecerse a la dimisión de un político", dijo. Además, añadió que en este caso se da "una gran paradoja y es que a su juicio "un jefe de gobierno -refiriéndose a Rajoy- tendría que haber asumido su responsabilidad política por el encubrimiento de escándalos en su partido" y lo que queda es que finalmente es él mismo el que realiza "el anuncio de la abdicación del que representa la continuidad del Estado".

El actual director del diario El Mundo, Casimiro García-Abadillo, ha pasado también por los micrófonos de Es la Tarde de Dieter y ha comentado que "es un momento histórico en España y hay mucha gente que esgrime con frivolidad que ya era hora", algo que se verá reflejado en las manifestaciones republicanas convocadas por los partidos de izquierda. Cree el director de El Mundo que en esas manifestaciones "va a haber mucha gente".

Sin embargo, García-Abadillo cree que "la garantía de estabilidad está en la monarquía" y "quien le puede devolver el prestigio es Felipe". El todavía príncipe de Asturias tiene el mismo reto que su padre "levantar la imagen de la monarquía en España".

Bieito Rubido ha asegurado que la decisión de don Juan Carlos no la sabía "prácticamente nadie". Pero ha avanzado un número especial para mañana de ABC, 130 páginas con "claves de futuro".

Mientras tanto, el director de La Razón, Paco Marhuenda, también ha indicado que no sabía nada de la decisión del Rey y ha recordado una larga conversación que tuvo con el Rey en la que el monarca le habría dicho que "no pensaba morir siendo Rey". Añadía también que el todavía jefe del Estado no paraba de alabar al príncipe Felipe.

Sobre las manifestaciones republicanas y el avance de Podemos ha indicado que "no hay que dar más importancia de la que tiene". "Ellos siempre van a reivindicar la República, pero en pocos días Felipe VI será Rey de España".

El caso Nóos

Por su parte, Esteban Urreiztieta, periodista de investigación de El Mundo y junto a Eduardo Inda uno de los mayores expertos en el Caso Nóos, ha recordado que "en los próximos días se va a dictar el auto sobre la infanta Cristina" porque "lo previsible es que la hermana del futuro Rey se siente en el banquillo". Cree que la abdicación es deliberada porque "también hay que tomar la decisión sobre García Revenga", el antiguo mentor de las infantas.

Además ha afirmado que "el incendio del caso Urdangarín está prácticamente controlado" y que solo faltan el fleco de la infanta y el de García Revenga. Urreiztieta ha contado además que desde el cuarenta cumpleaños de Iñaki Urdangarín las relaciones con los príncipes de Asturias son prácticamente inexistentes. "Los príncipes son meras víctimas" porque "ellos han estado completamente al margen y están absolutamente inmaculados".

Incorporar a las nuevas generaciones

Por último, Luis María Anson ha opinado que la abdicación ha sido "una posición prudente y muy generosa por parte del Rey". Y ha añadido que "en estos momentos que las nuevas generaciones consideran que el régimen está agotado (...) es necesario hacer una reforma constitucional". Y don Juan Carlos "se ha dado cuenta de que para que esas nuevas generaciones se reincorporen al sistema" era necesario tomar esta decisión.

Anson, que ha reconocido que "hace unos meses no me gustaba la idea de la abdicación, ha señalado que ahora el Rey "ha considerado que era lo mejor para los intereses profundos del pueblo español".

A continuación