La irresistible ascensión de Susana Díaz eclipsa al Parlamento andaluz

El debate abierto en el PSOE protagonizó la sesión en el Parlamento andaluz.

Pedro de Tena (Sevilla)
Toda la prensa regional retrata de una forma u otra el espectáculo cansino y repetido del Parlamento andaluz. La estrella fulgurante de la sesión, Susana Díaz, ayudada por el PP, convirtió el pleno en una reyerta partidista. En una legislatura en la que sólo se ha fraguado una ley, la casi escandalosa Ley de Transparencia, y se han vetado varias investigaciones parlamentarias, la última sobre los fondos irregulares de la formación de la Fundación Andaluza para la Formación y el Empleo - solo unos 50 millones de euros-, lo importante fue saber quién había ganado o perdido votos en estas elecciones europeas.

De Elena Valenciano, ni palabra porque la que ha ganado es ella, Susana Díaz. Es la primera victoria del PSOE desde 2011 y la primera derrota del PP desde esa fecha. Por ello, Díaz, subraya ABC no desaprovechó la ocasión para manifestar que tras las europeas han sido, de nuevo, el partido más votado en Andalucía y que les han «sacado diez puntos».

¿Por qué se han ganado? Porque la gestión que desarrolla el gobierno bipartito es estupenda, tanto que Díaz felicitó asimismo a IU por el resultado electoral. Y para terminar: "«Estoy haciendo lo que los andaluces esperan de su presidenta y los resultados están ahí», por lo que el PP «si están satisfechos de que el PSOE les haya sacado diez puntos de diferencia, sigan por ese camino», que «van sin frenos y hacia el fondo».

Susana Díaz aprovechó para dar un mandoble al presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno, al que recordó que había perdido las elecciones incluso en sus municipios de origen y que donde no perdió fue en Tomares, donde precisamente el alcalde es José Luis Sanz, "el candidato que iban a poner y en el último minuto retiraron".

Para colmo, tildó de "disco rayado" el discurso del PP sobre la corrupción y el déficit. Y le espetó, refleja El País: " "No se preocupe por el futuro del PSOE. Estoy aquí para trabajar por Andalucía. Soy plenamente consciente de mi responsabilidad", pero sin decir cuál ni desde dónde.

Su misión era defender los resultados de su partido en Andalucía pero, naturalmente, no habló de ellos sino del PP en España y en Europa recordando que «quien dimite estos días» es el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, por unos resultados que han generado la crisis más profunda del PSOE en su historia reciente.

Además, el portavoz Carlos Rojas, que calificó de "farsa electoral" lo que hacía Susana Díaz, recordó la pérdida de 320.000 votos del PSOE en Andalucía, el peor resultado obtenido por los socialistas en la historia de Andalucía», donde por primera vez han bajado del millón de votos.

Ocultando la realidad, desvelaba Susana Díaz, según Rojas, su desmedida ambición política que aliña medidas populistas de sus socios de gobierno con recursos contra el gobierno central, que es quien la ha salvado de la ruina con los préstamos de Hacienda para pagar facturas. "«Usted no gobierna, ha pasado ocho meses esperando la oportunidad de sustituir a Rubalcaba y han sido ocho meses perdidos para Andalucía" de la que es presidenta «sin ganar las elecciones».

Nada de gestión y muchode corrupción, señaló Rojas que le reclamó que o es una presidenta a tiempo completo o se va a Madrid abriendo un período de inestabilidad en Andalucía por intereses personales y partidistas.

El País añade que Rojas recordó que sería la tercera dimisión y el tercer dedazo en pocos años: dimisión de Chaves que decidió a dedo que su sucesor fuera Griñán, dimisión de Griñán y decisión a dedo de que la sucesora fuera Susana Díaz y ahora, si se diera el caso, dimisión de Susana Díaz decidiendo a dedo quién sería el sucesor o sucesora.

IU se felicitó por sus resultados electorales sin mencionar a Podemos que la ha desbancado de su tercer puesto en algunos puntos de Andalucía pero se negó a constituir una comisión de Investigación sobre la Fundación Andaluza sobre la Formación y el Empleo, FAFFE, pedida por el Partido Popular porque la que Cámara de Cuentas había encontrado un agujero de 50 millones de euros sin justificar.

IU vende a sus votantes por sillones, le recordó Loles López Gabarro, secretaria general del PP andaluz. Concretamente, El Mundo recoge sus palabras exactas: "Están haciendo un trueque, vendiendo parados a cambio de poder y sillones". A esto contestó Izquierda Unida con la frase siguiente de su portavoz habitual, José Antonio Castro: "para dispararle al PSOE".


El País señala que la única coincidencia con el PP fue exigir a la presidenta Díaz dedicación a tiempo completo en Andalucía.

A continuación