Rahola, a los separatistas que insultaron a Raimon: "¿Pero qué puñetas es esto?"

El cantante fue víctima de la furia independentista en Twitter por dudar del proceso.

P. Díez

Quién le iba a decir al cantautor valenciano Raimon que iba a abrir una brecha en el independentismo más fundamentalisa con una simple frase. "No soy independentista porque no me lo había planteado nunca. Soy valenciano y en Valencia, el anticatalanismo crecería aún más. Desde Valencia todo eso se mira de otro modo". Esto le costó al cantante una serie de insultos e improperios en las redes sociales. "Miserable, vendido, cobarde", fueron algunas de las lindezas que le dedicaron por su atrevimiento de no declararse abiertamente independentista por muy valenciano que sea. Nada que no hayamos visto antes.

La diferencia es que estos insultos al ídolo del catalanismo han hecho saltar chispas entre los propios independentistas. Ayer, el escritor Antoni Puigvert lo defendió en La Vanguardia, recordando lo que había hecho Raimon por la lengua catalana mientras "muchos independentistas de ahora vivieron plácidamente bajo el franquismo" y denunció "una mutación aberrante en una parte del catalanismo". Hoy la mismísima Pilar Rahola pone a caldo al "soberanismo más dogmático" al que tacha de "vozarrones inquisitoriales".

"¿Pero qué puñetas es esto? ¿Cómo se atreven estos a señalar a Raimon -ni a nadie- por el simple hecho de no apuntarse automáticamente a la independencia, transmutada en fe religiosa? ¿Es que estos comisarios de pacotilla no tienen memoria o no saben nada de nuestra historia reciente? ¿Cree uno solo de estos que pueden dar lecciones a un cantante que ha sufrido todo tipo de represalias por mantenerse fiel a una lengua, un país y nos valores? ¿Realmente creen que están en un estadio de superioridad ética? Pues harían bien en revisarlo, porque más bien están en el subsuelo de la ética, perdidos en la nebulosa de las consignas y las pancartas", dice Pilar Rahola.

Concluye la periodista que en el proceso "no caben comisarios de la fe nacional, ni detentadores de la pureza ideológica". "En cualquier caso, como decía Puigverd, a Raimon que no nos lo toquen. Porque sinceramente, si en la Catalunya que queremos construir no cabe Raimon, yo me bajo", dice la furibunda independentista.

A continuación