David Trueba arremete en 'El País' contra 'ABC' por desvelar la fortuna de Wyoming

Dice que el humorista se ha convertido en el padre de los "huérfanos" de información "ácida" y "seria".

P. Díez

El columnista de El País David Trueba arremete este miércoles contra ABC por haber osado publicar la inmensa fortuna de Wyoming, azote de peperos, ricos, bancos, empresarios y todo lo que huela a derecha.

"Calla, rico", titula David Trueba. "En España, con un Gobierno conservador cuyo primer empeño fue controlar los medios públicos y rebajar su cariz informativo y crítico, permitido durante el zapaterismo, era cuestión de tiempo que un programa como El intermedio se convirtiera en un éxito incluso en un canal minoritario. A El Gran Wyoming le tocó asumir el papel por incomparecencia de los rivales y los huérfanos de información ácida y viva lo elevaron a nivel de los informativos serios", dice Trueba confiando en que nadie que le lea haya visto en su vida un "informativo serio" de Wyoming y le dé un ataque de risa.

El "último éxito" del proveedor de "información ácida" a los "huérfanos" de la izquierda "es un libro donde expresa posiciones en defensa de la protección social y la igualdad de oportunidades". Un trabajazo intelectual impresionante, hay que reconocerlo.

ABC, en venganza porque no se les ha ocurrido a ellos escribir sobre las bondades de la protección social y la igualdad de oportunidades le ha dedicado "dos páginas" detallando sus ingresos. Cuenta ABC que aparte de ganar un pastón, sus empresas poseen 3 millones de euros en activos y tiene nada menos que 16 inmuebles en Madrid. Para David Trueba "la noticia no es que posea estupendos ahorros y rentas suculentas, algo probable en todo presentador de tele que lleve tres décadas de trabajo continuado en las pantallas, sino que se recurra a ese ataque para intentar desactivarlo". ¿Y por qué considera Trueba un ataque que se publique lo que tiene Wyoming? Porque según él, "prolonga la idea recurrente de que el rico y el famoso están mejor callados. Para ciertas mentalidades, solo hay una cosa más despreciable que el pobre y el marginado, y es que alguien exitoso sostenga un discurso solidario". Qué generosidad. Un discurso solidario. Los pobres y marginados estarán agradecidísimos. Con eso comen por lo menos un mes.

A continuación