Dos collares, una medalla, un aeropuerto, una calle y otro 'padre' adoptivo para Suárez

Las comunidades autónomas compiten por otorgar medallas, collares y títulos al presidente fallecido.

P. Díez

Adolfo Suárez no va a echar de menos el Toisón de Oro que su hijo tuvo que devolver a la muerte de su padre. Hasta el momento lleva ya dos collares, una medalla, un aeropuerto, y en curso, una calle o "lugar emblemático" y el nombramiento de hijo adoptivo de Madrid.

El lunes el primer presidente de la democracia fallecido el domingo ha recibido de manos del Rey el collar de la Real Orden de Carlos III, quien lo depositó sobre el ataud durante la capilla ardiente.

Ese mismo día, el Gobierno de Rajoy cambiaba el nombre del aeorpuerto de Barajas para que llevara su nombre. Desde hoy mismo, que se publica en el BOE, es oficial: el aeropuerto ya se llama Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

También hoy, el Gobierno canario ha anunciado que concederá a título póstumo su máxima distinción, el Collar de la Orden "Islas Canarias", al fallecido expresidente Adolfo Suárez por su proximidad y cercanía con los problemas de las islas.

La Junta de Extremadura no se ha querido quedar atrás y, a propuesta de su presidente, José Antonio Monago, aprobará, en su próxima reunión ordinaria del 1 de abril, el decreto de concesión de la Medalla de Extremadura a título póstumo a Suárez.

Además, en los próximos días el pleno del Ayuntamiento de Madrid le otorgará el título de Hijo Adoptivo de la ciudad, con lo que cuenta ya con dos 'padres' adoptivos, pues ya lo era de Ávila. Algo más tendrá que esperar para tener una calle, ya que Ana Botella dijo que quería buscar un "lugar emblemático" que merezca ese honor.

A continuación