Prisión para los cuatro yihadistas detenidos en Málaga y Melilla

Entre ellos se encuentra Mustafa Maya Amaya considerado el "principal dinamizador" de esta red yihadista.

LD/ Agencias

El juez Ismael Moreno ha enviado este lunes a prisión a los cuatro presuntos miembros de una red yihadista dedicada al envío de mujahidines a Siria y que fueron detenidos el viernes en una operación conjunta con Marruecos, donde fueron detenidos otros tres integrantes de la red.

Entre los detenidos a los que el juez de la Audiencia Nacional ha enviado este lunes a prisión por integración en organización terrorista, destaca Mustafa Maya Amaya, un melillense de mediana edad con discapacidad que iba en silla de ruedas y al que el Ministerio del Interior considera como "principal dinamizador de esta red".

Los otros tres son dos jóvenes franceses, Paul Cadic y Farik Cheikh, detenidos también en Melilla, y el tunecino Chafik Jalel Ben Amara Elmedjeri, que fue arrestado en Málaga.

Elmedjeri se dedicaba supuestamente a falsificar documentos y ya fue detenido el 24 de febrero de 2006 por pertenencia a organización terrorista.

Según han informado fuentes jurídicas, Moreno ha enviado a los cuatro a prisión a petición del fiscal tras tomarles declaración a lo largo de la mañana, aunque no ha trascendido la actividad concreta que les imputa a cada uno al estar la causa secreta.

De acuerdo con Interior, la célula se encargaba de reclutar a voluntarios para la "guerra santa" e integrarse en grupos terroristas de la órbita de Al Qaeda, especialmente radicados en países en conflicto como Mali y Siria.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, calificó la red como "la célula internacional más activa e importante de España y una de las más activas e importantes de Europa".

Las investigaciones comenzaron en 2010 y cobraron impulso cuando se detectó en el domicilio del cabecilla, Mustafá Maya Amaya, español de origen belga y residente en Melilla, a varios yihadistas llegados de Francia.

Maya Amaya, considerado el "principal dinamizador" de la red, había seleccionado previamente a los dos ciudadanos franceses, a los que iban a preparar para su marcha inmediata a Siria.

De forma simultánea, y en coordinación con las fuerzas de seguridad marroquíes, fueron detenidos tres miembros de esta misma célula asentados en Marruecos: Tarik Ahnin, Soufian el Moumni y Mohamed Karraz.

En la actualidad, Maya Amaya se encargaba de organizar y coordinar el envío de yihadistas a Siria y asegurarles vuelos, alojamientos, contactos en la zona y envíos de fondos una vez en su destino.

La red desmantelada disponía de ramificaciones en países como Marruecos, Bélgica, Francia, Túnez, Turquía, Libia, Mali, Indonesia y Siria.

A continuación