El PSOE despide a su excandidata a la Alcaldía de Cádiz

Marta Meléndez, socialista y administradora de Servicios de la Alcaldía de Cádiz dará una rueda de prensa para explicar lo sucedido.

Pedro de Tena (Sevilla)

No es frecuente que el PSOE despida a uno de los suyos y menos aún, que despida a alguien con relevancia pública. Pero es lo que ha ocurrido en Cádiz. El Ente Público Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE), dependiente de la Junta de Andalucía y por tanto gobernado por el PSOE, ha formalizado el despido de Marta Meléndez, excandidata socialista a la Alcaldía de Cádiz y actual miembro del Grupo Municipal Socialista, como administradora de Servicios. El despido tuvo lugar el viernes pasado y se le atribuyó la decisión a la dirección general en la sede de la Junta. Marta Meléndez se enteró de su despido por medio de la gerente del ISE en Cádiz, en este caso la exconcejal socialista Natalia Álvarez y el director de recursos humanos.

El despido se ha producido por razones disciplinarias debido a la acumulación de "ausencias injustificadas". Meléndez se encontraba en comisión de servicio en el ISE y ahora tendrá que volver a una plaza en un instituto, con casi total seguridad en la propia capital gaditana.

La empresa quiere desvincular el despido de los enfrentamientos políticos dentro del PSOE de Cádiz, pero es conocido que Marta Meléndez tiene un enfrentamiento con la dirección local del PSOE que encabeza Francisco González. Marta Meléndez va a dar este martes una rueda de prensa para dar explicaciones sobre este asunto en el Ayuntamiento de Cádiz, convocatoria que desconocía este lunes la propia dirección del partido a nivel local.

La bronca socialista en Cádiz

Desde los tiempos de dominación del clan de Alcalá de Cádiz, amparado por Manuel Chaves, a la situación actual de despeñamiento en la provincia y en la capital, donde no puede desbancar a la popular Teófila Martínez que lleva camino de cumplir los 20 años de alcaldesa, va el cainismo instalado por la disputa Griñán-Pizarro. José Antonio Griñán, elevado a la secretaría general del PSOE andaluz por Manuel Chaves en un memorable dedazo, eliminó de la escena política en la Junta a Luis Pizarro, la mano derecha de Chaves desde hacía una década. La guerra estalló en Cádiz, que dejó de apoyar a Griñán hasta que este consiguió doblegar a los disidentes, si bien nunca completamente.

En Cádiz capital, la guerra se reactiva ahora con el despido de Marta Meléndez por "dejación de funciones", funciones que debían encargarse de los servicios complementarios a la enseñanza como los comedores escolares, el transporte escolar, las aulas matinales o las actividades extraescolares.

Hasta hace poco más de año y medio Mélendez fue la portavoz del PSOE local por lo que, sin menoscabo de que la versión de faltas al trabajo sea cierto, las razones políticas hay que tenerlas en cuenta. Desde el pasado agosto, Natalia Álvarez, quien fuera primero fiel seguidora de la despedida y más tarde se convirtiera en una de las líderes de la corriente alternativa "susanista" del PSOE de Cádiz, fue nombrada como gerente del ISE y por tanto supervisora del trabajo de Marta Meléndez.

La clave está, subraya La Voz, en que ambas dirigentes políticas pasaron de trabajar mano a mano en el partido a encabezar dos corrientes alternativas. Así, mientras Meléndez prefería mantenerse al lado de responsables como Francisco González Cabaña o Luis Pizarro bajo el bando pizarrista del clan de Alcalá, Natalia Álvarez se mostró al lado de los renovadores con nombres como Manuel Jiménez Barrios, Irene García o Susana Díaz.

La bronca llegó a más cuando la ejecutiva local encabezada por Meléndez relegó a Natalia Álvarez de uno de los primeros puestos de la lista electoral municipal al noveno por detrás de nombres nuevos como Aurelia Morales, Carmen Zurita o Mario Barrios. Meléndez restó importancia al asunto pero el encanallamiento de la batalla estaba servido porque Natalia Álvarez se pasó a la oposición susanista. Poco después,  Álvarez era nombrada gerente del ISE en Cádiz, situada por tanto como jefa profesional de Meléndez.


Una clave judicial

Puede haber incluso una clave judicial en el despido de Marta Meléndez porque la concejala está imputada en el llamado "caso ISE" que estudia la supuesta malversación de 3,6 millones de euros destinados a reformas en colegios gaditanos durante los años 2006 y 2008. La Agencia Tributaria descubrió unas irregularidades en las declaraciones de IVA y en las facturas de una empresa con sede social en Rota. Según expuso la Fiscalía, el que fuera gerente del ISE durante aquellos años, contrató obras por valor de 3.647.161,17 euros de las que no habría ejecutado presuntamente ni el 20% de los trabajos.


En julio de 2013, Marta Meléndez fue llamada a declarar como imputada después de que el gerente afirmara que tres auxiliares administrativas del ISE fueron contratadas por la empresa roteña durante varios meses, pese a que seguían trabajando para el ente público y sus nóminas fuesen facturadas al ISE, algo de lo que "se encargó Meléndez", según afirmó el gerente.

Desde la Delegación Provincial de Educación no quisieron valorar el despido de Marta Meléndez al asegurar que la decisión dependía absolutamente de la empresa pública de la Junta. Ahora, todo el Cádiz político está pendiente de lo que Meléndez exponga este martes en la rueda de prensa que ha anunciado.

A continuación