El TSJC, a la Generalidad: dar la gimnasia en castellano no es suficiente

El TSJC califica de "artificio de mera apariencia" el hecho de que la única materia que se imparta en castellano sea la gimnasia.

O. Moya

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha dictado cuatro nuevas resoluciones a favor del bilingüismo en las que requiere a la Consejería catalana de Educación para que proporcione de forma real y efectiva a alumnos de cuatro centros educativos una enseñanza respetuosa con el bilingüismo.

Los padres de los centros afectados ya habían conseguido en resoluciones anteriores de enero y junio del año pasado el derecho a que sus hijos disfrutaran de una educación bilingüe con el uso de ambas lenguas oficiales como lenguas vehiculares de enseñanza. Sin embargo, la Consejería hizo caso omiso, limitándose a dar en lengua española la asignatura de Educación Física en algún caso.

Ahora, el TSJC ha calificado de "artificio de mera apariencia" el hecho de que la única materia no lingüística impartida en castellano sea la gimnasia.

De cuanto se antecede, se colige que los autos dictados en esta pieza de medidas cautelares no han sido ejecutados convenientemente, para lo cual será necesario, sin perjuicio del mantenimiento del catalán como centro de gravedad del sistema, se haga efectiva en el curso y clase de las alumnas afectadas la presencia vehicular del castellano, en una proporción razonable y razonada, que no puede constituir, como es el caso, "un artificio de mera apariencia" (STS de 9 de diciembre de 2010 y 19 de mayo de 2011). Esto es lo que ocurre en este supuesto, en que sólo se utiliza el castellano como lengua vehicular en el área de Educación Física, además de la Lengua Castellana.

Las resoluciones también recuerdan a la Consejería de Educación lo establecido en numerosas ocasiones: que la atención individualizada "no es la forma de cumplimiento" de las sentencias cuando un padre solicita enseñanza bilingüe para sus hijos.

De esta manera, se dan por no cumplimentadas las medidas dictadas y establece un plazo de 30 días para que la Administración cumpla los autos judiciales. Y declara la nulidad de pleno derecho de las anteriores resoluciones de la consejera, Irene Rigau.

La Sala acuerda: 1) Declarar la nulidad de pleno derecho de la resolución dictada por la consellera d´Ensenyament de la Generalitat de Catalunya, en fecha 16 de octubre de 2013, por ser contraria a las determinaciones contenidas en los Autos de fechas 12 de junio de 2013 y 18 de septiembre de 2013, dictados en esta pieza separada.

2) Tener por no cumplimentadas debidamente las medidas cautelares acordadas en esta pieza separada (...).

3) Con la imposición de las costas devengadas en este incidente a la Administración demandada, hasta el importe máximo de 400 euros.

Estas cuatro nuevas resoluciones del TSJC vienen a sumarse a fallos anteriores por los que se establece la obligación de ejecutar inmediatamente las resoluciones y proporcionar a los escolares una educación efectivamente bilingüe.

Convivencia Cívica Catalana (CCC), entidad a través de la cual estas cuatro familias han acudido a los tribunales, considera que la utilización de la asignatura de gimnasia como materia impartida en castellano para demostrar el cumplimiento del bilingüismo en los centros es una "nueva burla de la consejera Rigau tanto a los padres como a la Justicia".

La entidad presidida por Francisco Caja recuerda que son ya más de 1.300 las familias que en Cataluña han reclamado una enseñanza bilingüe para sus hijos a la Consejería de Educación. Y anima a los padres en Cataluña a sumarse a ellas y a "esta lucha cívica por el respeto al bilingüismo en sus escuelas". Desde CCC lamentan "la obsesión del nacionalismo en Cataluña por arrinconar y excluir de las escuelas a la lengua que habla la mitad de la sociedad, oponiéndose incluso a un exiguo porcentaje del 25%".

Anteponer los derechos a las subvenciones

Además, hacen un llamamiento "a las entidades subvencionadas que defienden la inmersión monolingüe" a anteponer los derechos de los padres a "las subvenciones millonarias que reciben del gobierno catalán".

Esta misma semana, algunas de estas entidades -como Ómnium Cultural o Somescola- apoyadas por los partidos catalanes (excepto Ciudadanos y PP) se manifestaron a las puertas del TSJC para rechazar el castellano en las aulas.

A continuación