Zarrías y Valderas 'cocinaron' la ayuda que 'cantó' Guerrero e investiga la juez Alaya

La mediación del de IU sirvió para impedir que se anulara la ayuda y conseguir que la empresa se instalara en Las Cabezas de San Juan, Sevilla.

Pedro de Tena (Sevilla)

Fue la Junta de Andalucía, con la mediación imprescindible de Gaspar Zarrías, la que concedió en 2004 una ayuda de 2,3 millones de euros a la empresa "amiga" Centro de Limpieza Industrial de Huévar, SL. La mediación de Diego Valderas se debió a impedir que se anulara la ayuda por problemas surgidos en el proceso y conseguir que la empresa se instalara finalmente en Las Cabezas de San Juan, una localidad sevillana gobernada en 2006 por Izquierda Unida con Castor Mejías Sánchez de alcalde.

De la sucesión de hechos acaecidos se desprende que la ayuda se concedió sin fundamento porque la empresa beneficiaria ni quiera tenía ubicación decidida y que fue Gaspar Zarrías quien le dio a Guerrero la indicación de que el proyecto se llevara a cabo vía partida 31 L.

Anatomía de una subvención del fondo de reptiles

En la referencia del Consejo de Gobierno de 28 de junio de 2004, la Junta anunció que "ha ratificado la concesión de una ayuda de 2,3 millones de euros, por parte del Instituto de Fomento de Andalucía -IFA-, para respaldar la puesta en marcha de la empresa Centro de Limpieza Industrial Huévar, S.L., que creará 34 puestos de trabajo indefinidos en la localidad sevillana de Lebrija". Pero inicialmente la empresa iba a localizarse en Huévar -Sevilla- y de ahí el nombre de la entidad. Sin embargo, por razones cuya justificación no se encuentra, la Junta decidió que la empresa se trasladara a la ciudad de Lebrija donde gobernaba entonces el Partido Andalucista. Según fuentes de este partido, todo fue parte de una maniobra electoral para lograr la victoria en las siguientes elecciones.

Pero la Operación Lebrija fracasó porque el dueño de una fábrica de chocolate donde iba a instalarse la lavandería industrial no llegó a un acuerdo con José Román Sánchez, dueño, con José Javier Román Diaz, de la empresa entonces situada en Mairena de Aljarafe, un pueblo del Aljarafe sevillano. El problema se especificó de una reunión del Ayuntamiento de Las Cabezas de San Juan de este modo, cuando un concejal explica que le habían inducido a recibir a un empresario "presentándole el citado empresario un proyecto de lavandería industrial, avalado por el IFA, que inicialmente iba a ser ubicado en la localidad de Huévar, con cesión gratuita del terreno. Que en Lebrija iba a instalarse una fábrica de chocolate, que fracasó, pidiéndole el IFA al empresario de referencia que se trasladara a Lebrija, al objeto de compensar el fracaso de la pretendida fábrica de chocolate. Que, tras la primera toma de contacto, efectuó las gestiones oportunas para comprobar la seriedad del proyecto que le había sido presentado. Que en su momento le prometieron que respetarían la decisión del empresario de ubicarse en otra localidad, tras fracasar el intento de dicho señor de ubicarse en Lebrija".

¿Quién urdió que el proyecto se ubicara en Las Cabezas de San Juan? Pues el director de la Unidad Territorial de Empleo y Desarrollo Tecnológico del Consorcio del Bajo Guadalquivir en Lebrija-UTEDLT-, Rafael Recio, hoy alcalde de Camas, de donde fue alcalde asimismo el imputado en el caso de los ERE y condenado en el caso Mercasevilla, Antonio Rivas que también aparece en el escenario de esta subvención. El llamó al Ayuntamiento de Las Cabezas tras el fracaso de Lebrija para salvar la situación. Por eso, el concejal socialista de Las Cabezas, Salvador Benítez Pozo en el pleno referido en el que se trató el asunto dijo: "que fue una propuesta de su grupo, que viniera al Pleno el presente asunto para su declaración de interés público y social." Esto es, la subvención otorgada era cosa del PSOE.

Es decir, el proyecto que había sido subvencionado en 2004 no logró tener sede conocida hasta 2006 puesto que se le arrebató a la localidad de Huévar sin protesta alguna de su alcalde, el socialista Rafael Moreno, pasó a Lebrija donde fracasó por desavenencias y pasó finalmente a Las Cabezas de San Juan. Pero antes de conseguir disponer de una sede con el suelo regalado por el Ayuntamiento, la Junta puso en cuarentena la ayuda a José Román y es entonces cuando el alcalde de IU de Las Cabezas de San Juan, Castor Mejías, de IU, llamó a Diego Valderas, portavoz andaluz de IU, para que mediase ante la Junta y no le quitasen la ayuda al empresario ubicándose en el pueblo. Corría el año 2005, un año después de ser concedida la subvención.

Según fuentes municipales conocedoras del proceso y que fueron testigos de los hechos, su alcalde y concejales del pueblo, pidieron a Diego Valderas en la sede de Izquierda Unida de Sevilla que lograse que el proyecto se quedase en las Cabezas de San Juan. La mediación de Valderas fue eficaz porque poco después fueron citados al despacho de Gaspar Zarrías en la que estuvieron presentes, además de los munícipes del pueblo, el propio Consejero de la Presidencia, el Delegado de la Consejería de Trabajo en la provincia de Sevilla, el ya mencionado Antonio Rivas y el delegado de la Junta de Andalucía en Sevilla, Demetrio Pérez. Se expuso el problema y Zarrías dijo que se hacía cargo del asunto. Después el proyecto llegó a Francisco Javier Guerrero que lo incluyó en la partida 31 L o fondo de reptiles.

Posteriormente, la Junta de Andalucía volvió a anunciar que se concede una subvención, como si fuese nueva, al municipio de Las Cabezas que "con una inversión de 6,8 millones de euros y 34 empleos de nueva creación, está promovido por la sociedad Centro de Limpieza Industrial Huévar. Esta empresa se dedica a prestar servicios de limpieza y lavandería industrial para los sectores sanitario, hostelero y turístico, y también tiene previsto desarrollar una oferta de alquiler para suministro, limpieza y reposición de ropa, línea de trabajo con buenas perspectivas de futuro y fuerte implantación en Estados Unidos y diversos países de la Unión Europea. La ayuda directa autorizada por el Consejo es de 2,3 millones de euros".

El Ayuntamiento lo contó de este modo según se refleja en su acta:

Posteriormente, el Ayuntamiento, vía su empresa pública UGIA, SA, compró un terreno a primeros de 2006, del que utilizó 12.000 metros útiles tras cesiones y demás trámites al consistorio, a otro empresario, según las fuentes municipales afín a la izquierda, Antonio Campanario, de Lebrija y se pudo instrumentar la operación. Actualmente, la lavandería, que fue vendida en parte a la ONCE por José Román, se llama Clintex Lavandería Industrial. En sus comienzos, la mayoría del personal contratado, sobre todo mujeres, eran simpatizantes de la izquierda del pueblo y actualmente trabajan en ella unas 50 personas en condiciones poco favorables, siendo uno de sus clientes el Servicio Andaluz de Salud en el área sanitaria de Sevilla.

Según las fuentes municipales consultadas por Libertad Digital, la ayuda fue concedida a la mediación de Valderas por dos razones: Una, se estaba empezando al fraguar el pacto PSOE-IU que daría origen al desarrollo del nuevo Estatuto de Andalucía y convenía "tener contenta" a IU y, por otro lado, era una ocasión para impulsar al PSOE en el pueblo gobernado por IU y Partido Andalucista. De hecho, el PSOE ganó por las elecciones de 2007 en Las Cabezas de San Juan por mayoría absoluta.

El "empresario amigo"

José Román Sánchez es el empresario que recibe para su empresa, Centro de Limpieza Industrial de Huévar, los 2,3 millones de euros de la Junta de Andalucía sin que podamos explicarnos la razón porque la Junta no las explica en ningún momento. Reparemos que el dinero entregado como subvención supone la mitad de la inversión total. Y así debió ser porque a los 2,3 millones de la Junta hay que añadir otro incentivo expuesto por el PP en la Comisión de Investigación del caso ERE por importe de 1.009.368,62 euros. Sumadas ambas subvenciones se obtiene un total de 3.364.456 euros, una cifra bastante aproximada a la que refería el acta municipal, aunque no se puede descartar que hubiera más dinero porque se refiere, claramente, a ayudas de "distintas administraciones"-tal vez el propio Ayuntamiento y la Diputación de Sevilla. Coincidentemente, el presidente de esta última desde septiembre de 2004 es Fernando Rodríguez Villalobos, el otro personaje destacado por el ex director general Francisco Javier Guerrero, en su "cante" a la juez Alaya.

José Román Sánchez, el agraciado con esta lluvia de millones sin que se conozcan sus méritos, participa en las siguientes empresas:

CEFORGI SL

CENTRO LIMPIEZA INDUSTRIAL HUEVAR S.L-nombre antiguo-

CLINTEX LAVANDERIA INDUSTRIAL, SOCIEDAD LIMITADA

INVERSIONES ALJAROMDI SL

INVERSIONES DELSAN SL

R S AZUL UNIPRE SL

En una de ellas, CEFORGI., sl, encontramos una conexión con un importante socio del grupo Arquillo, José Luis Luque Toro, que en 2006 estaba administrado por un ex alto cargo de la Junta de Andalucía y miembro de un poderoso clan del socialismo sevillano, el clan Toscano. Se trata de Fernando Toscano.

El tráfico de coincidencias

Fernando Toscano, licenciado en Derecho por la Universidad de Granada, fue titular de la Dirección General de Economía Social desde 2000, puesto al que llegó tras ocupar, en la legislatura 1994-1996, la Dirección General de Cooperativas en la Consejería de Industria, Comercio y Turismo. Por los cargos que ha ostentado le ha correspondido asumir la presidencia de organismos como la Fundación Andaluza de Escuela de Empresas y el Consejo Andaluz de Cooperación.

Por otra parte, trabajó durante cinco años como abogado laboralista en el sindicato UGT, hasta que en 1985 ingresó en el Servicio Andaluz de Salud, donde sucesivamente fue jefe de sección, de servicio y director de la Secretaría de Contratación.

Es decir, que los Toscano se relacionan bien con la Administración andaluza. Coincidencias. Además, Fernando se relaciona bien con las empresas privadas. Vean:

TOSCANO SÁNCHEZ FERNANDO -ADMINISTRADOR-CARGO-

REGISTRO MERCANTIL DE SEVILLA

INVERSIONES ARQUILLO SOCIEDAD LIMITADA B91297648

EDIFICIO ARQUILLO SL B91317420

ARQUILLO DESARROLLOS INMOBILIARIOS SOCIEDAD LIMITADA B91562512

GESTIONES Y PROMOCIONES ARQUILLO SOCIEDAD LIMITADA B91558619

Por ejemplo, Arquillo Desarrollos Inmobiliarios SL, que tiene cien millones de pesetas de capital social, contaba con Fernando Toscano como administrador único desde julio de 2006, poco después de dejar sus cargos oficiales. Más coincidencias.

Pues bien, en la empresa Ceforgis, SL, el año en que se concedió la subvención de 2,3 millones, año 2004, aparecen como administraciones solidarios el empresario afortunado, José Román Sánchez y José Luis Luque Toro, a su vez, ligado en el mismo año al grupo Arquillos como se demuestra en la siguiente relación de cargos que ha ocupado:

B91562512 ARQUILLO DESARROLLOS INMOBILIARIOS SLConsejero: 27/06/2007

B91562512 ARQUILLO DESARROLLOS INMOBILIARIOS SLConsejero: 27/12/2006

B91400143 ARQUILLO GRUPO INMOBILIARIO SLAdm. Solid.: 15/06/2009

B91400143 ARQUILLO GRUPO INMOBILIARIO SLAdm. Solid.: 19/11/2004

B91400143 ARQUILLO GRUPO INMOBILIARIO SLAdm.Solid.: 04/04/2011

B41928953 CEFORGI SLAdm. Solid.: 30/01/2006

B41928953 CEFORGI SLAdm. Solid.: 09/01/2004

B41928953 CEFORGI SLApoderado: 14/11/2007

B41928953 CEFORGI SLApoderado: 30/01/2006

B91317420 EDIFICIO ARQUILLO SLAdm. Solid.: 29/09/2005

B91317420 GRUPO ARQUILLO SLAdm. Solid.: 04/04/2013

B91297648 INVERSIONES ARQUILLO SAAdm. Solid.: 23/05/2006

B91297648 INVERSIONES ARQUILLO SAAdm. Solid.: 13/08/2003

B91297648 INVERSIONES ARQUILLO SLAdm. Solid.: 25/05/2007

A continuación