La Policía detuvo a Cristóbal Cantos al no coincidir su versión con el resto de Invercaria

Cantos denuncia que la Policía le detuvo antes de comprobar las contradicciones con el resto de dirigentes implicados en el caso.

Pedro de Tena (Sevilla)

Pues incluso se dio un paso más en la persecución de quien denunció los tejemanejes de Invercaria, uno de los mayores escándalos de la Junta de Andalucía. Un inspector de Policía de la Udyco anunció a Cristóbal Cantos que iba a proceder a su detención porque su declaración no coincidía con la de Tomás Pérez-Sauquillo, expresidente de Invercaria, y con la de Antonio Nieto, director de Inversiones de Invercaria. Y así fue. En lugar de detener al presidente de Invercaria y al director de Inversiones por la misma razón, detuvo al analista financiero y técnico de Invercaria.

La razón fue que Cantos dijo que perdió contacto con la empresa de la diseñadora Juana Martín en 2007, pero no dijo que volvió después, por orden de Sauquillo a asesorar a la diseñadora. Sin embargo, no se tuvo en cuenta el hecho de que Invercaria ya entregó 120.000 euros a Juana Martín mucho antes de que Cristóbal Cantos fuera destinado por Invercaria a estudiar el proyecto.

El atestado recibido por el Juzgado de Instrucción número 16 de Sevilla trata de justificar que los agentes, ante las contradicciones, decidieron abrirle ficha policial (con fotografía identificativa e impresión de huellas dactilares). Según otras fuentes policiales, este es un procedimiento habitual aunque algo anómalo porque en realidad se trata no de una detención, sino de una imputación. Como la Policía no puede imputar, por ser esta una facultad judicial, se producen estas "detenciones", que, en realidad, no lo son, aunque así aparecen, como es el caso de hoy, en los medios de comunicación y ante la sociedad.

Según la versión que la Policía exhibe en el atestado y que ha llegado al diario ABC, la implicación de Cantos era total en el desarrollo del proyecto como secretario del consejo de administración y en su condición de director de promoción de la empresa de capital riesgo Invercaria, aunque su función era la de analista del proyecto. Según fuentes próximas a Cantos, el proyecto de Juana Martín era empresarialmente bueno y por ello, era recomendable. Por ejemplo, se trataba de realizar unas camisetas a un coste de 8 euros que podrían venderse en los mercados seleccionados a más de 20 veces su precio de coste.

La detención se produjo por supuesta malversación de caudales públicos, delito societario y falsedad documental que son los delitos que, en opinión de la Policía Nacional, se pudieron estar cometiendo en la gestión de la empresa de la modista cordobesa. Recuérdese que la participación de Cantos en la empresa fue por orden de la presidencia de Invercaria y que el ahora imputado no tenía poder sobre dinero alguno de la empresa pública. Cantos cesó en su papel de Consejero en la sociedad en 2007 y volvió a asesorar a la modista andaluza en 2009, a petición del ex presidente Sauquillo.

Cantos fue puesto inmediatamente en libertad aunque los responsables de la investigación creen que de esta forma se garantiza que, dada su implicación en éste y otros elementos del caso Invercaria, no se produzca una sustracción a la actuación de la Justicia.

La Policía justifica la detención de Cantos porque sus contradicciones con los altos cargos de Invercaria obedecen a un intento deliberado de ocultación del "fraude que se está investigando". De hecho, es el único supuesto autor de los hechos que testificó en dos ocasiones con lectura de derechos y asistencia letrada. Tras ser detenido, sus abogados propusieron la aportación de nuevos documentos que podrían esclarecer la causa.

Gracias a a esta detención, se produjo la imputación judicial de Cantos, aplaudida por la cúpula imputada de Invercaria.

Causas de la detención

Según ABC, la detención se produjo porque en su primera declaración, Cantos dijo estar fuera del proyecto desde 2007 (la empresa se crea en 2006). Posteriormente, el testimonio de otros, entre ellos el de Juana Martín como principal responsable de la gestión de la sociedad conjunta llevó a su arresto. La diseñadora dijo, por ejemplo, que era una de las tres personas con las que contactaba cuando necesitaba dinero para la sociedad mercantil.

En segundo lugar, Cantos omitió cualquier referencia a un viaje a Marruecos, pagado por Invercaria, para deslocalizar la producción y hacerla más barata. Un testimonio que obra en un atestado dice que una prenda que tenía un coste de ocho euros se podía vender a 250 euros en España. La instalación en Marruecos no llegó a fructificar porque la diseñadora cordobesa se quejó del bajísimo nivel de calidad de las prendas que llegaban desde el Norte de África.

Por último, la Policía justificó la detención del exdirecto porque hubo entregas directas de fondos a la diseñadora no contempladas en expedientes de Invercaria.

Libertad Digital ha podido saber que todas las gestiones realizadas por Cristóbal Cantos en Invercaria, en esta y en otras empresas, eran, como es natural, ordenadas por la presidencia y la dirección de Invercaria.

A continuación