'La Gaceta', frente a todos: ¡El Rey está desnudo!

La prensa analiza hoy el encriptado mensaje de Navidad del Rey y cada uno barre para su casa.

Pilar Díez

El Mundo opta por la respuesta de Mas. "CDC responde al Rey amenazando con 'segar las cadenas con la hoz'". De tan poético ni da miedo ni nada."Queremos la Luna... queremos una Cataluña libre y gloriosa". Y yo quiero un poco de eso que toman los nacionalistas por las noches. Pedro J. cree que "Mas tomó como excusa el mensaje navideño del Rey para lanzar ayer una perorata en favor de la independencia ante la tumba de Francesc Macià". ¿Desde cuándo necesita Mas excusas para eso, Pedro? Dice que, visto lo visto, "la prudencia del Rey al medir sus expresiones sobre Cataluña fue baldía", porque los nacionalistas han respondido con un "lenguaje cargado de belicismo y de resonancias amenazadoras con esta metáfora de la hoz y los segadores". CDC hace "apología de la violencia" por lo que "ya no bastan las apelaciones al respeto". "El Rey y el gobienro deben cambiar de tono y de estrategia", aconseja Pedro J.

El País también estaba pendiente de la respuesta de Mas. "Mas reclama libertad frente a la apuesta del Rey por las reformas". "Don Juan Carlos defiende actualizar los acuerdos de convivencia y promete seguir en su puesto con 'transparencia y ejemplaridad'". Que no va a abdicar, vamos. Vio El País "un discurso intencionadamente nuevo" que a algunos, pendientes de que no se nos quemara el asado, se nos pasó por alto. El editorial dice que "el mensaje navideño del Rey era esperado con expectación" y "no ha defraudado". Hubo "un reconocimiento al sacrificio de los amplios sectores sociales que están soportando" la crisis, que se emocionaron al ver que hasta todo un rey se ha dado cuenta. También hubo, según El País, una "firme llamada al compromiso ético en los comportamientos de los dirigentes políticos (...) del que no se excluye". ¿Será que va a dejar que imputen a su hija? Y además "la constatación de que hay voces en nuestra sociedad que quieren una actualización de los acuerdos de convivencia será interpretada, sin duda, como una referencia realista a lo que sucede en Cataluña". Chico, pues a mi me parece que lo que pregona Mas todos los días es el secesionismo. No oigo 'queremos actualización de los acuerdos'. Oigo 'independencia'.

"Gobierno y PSOE aplauden la defensa de la unidad de España hecha por el Rey", titula ABC. En opinión del periódico monárquico el mensaje fue "una nueva expresión de la empatía de la Corona con la sociedad". No hay más que bajar a la calle y verlo, la empatía que tiene la peña con el Rey. "Ejemplaridad y transparencia asumió el Rey para sí mismo como una demanda de la sociedad manifestando así su sensibilidad hacia las percepciones de los ciudadanos sobre la Corona y expresándola con una sinceridad inédita en el discurso habitual de la clase política". Cierto, menuda diferencia a cuando lo dice Rajoy. No hay color. Al Rey se le ve mucho más sincero. Y con lo de Cataluña, promovió el modelo de "la Constitución, el Estado de Derecho y la voluntad de la soberanía nacional del pueblo español. La autoridad del monarca para que sea atendido su llamamiento no deriva sólo de su posición constitucional; proviene de su acervo moral e histórico como protagonista de los grandes esfuerzos colectivos que desembocaron en un pacto constitucional que ha concedido a España el más largo periodo de paz, estabilidad y progreso".

La Razón sacó la calculadora. "El Rey hizo nueve referencias a la unidad frente a una el año pasado". Para que veáis. Dice Marhuenda que "las reacciones al convincente y trascendente discurso del Rey sirvieron para trazar de nuevo la línea entre aquellos que se sitúan junto al Estado de Derecho y la concordia y aquellos que se alejan de la ley y prefieren la confrontación (...) Resulta decepcionante que los nacionalistas despacharan con ligereza el llamamiento de unidad y entendimiento del mensaje real". Estos nacionalistas, que poco receptivos son a las palabras del Rey. "Hay una mano tendida en torno a un futuro posible y próspero para todos pero los separatistas la desprecian una y otra vez y contraen con ello una responsalbidad histórica". Claro, por eso son separatistas, porque no quieren ir con todos.

"El Rey pide reformas y acuerdos políticos", dice una moderada La Vanguardia. Dice el editorial que el discurso "se refirió con claridad y tacto a los principales problemas españoles", que fue "un discurso acertado en el tono y en el contenido", porque "no es el momento de los tambores de hojalata". "Modestia, realismo, aceptación de las exigencias sociales de ejemplaridad, transparencia y apelación al esfuerzo colectivo", en resumen, que "en ese discurso cabemos todos". ¿Un cajón de sastre tal vez?

La Gaceta advierte: "Mantengan la calma, este Rey no abdicará". José Javier Esparza analiza el mensaje del Rey y no deja títere con cabeza. "El Rey ha hablado. No ha dicho nada. Al menos, nada que pueda ser tomado en serio", comienza para que nos vayamos preparando. "Su apelación a la ejemplaridad se ha parapetado tras un cómodo plural que parece desviar la atención hacia los pecados ajenos. Su invitación a permanecer juntos ha sido igualmente tan genérica que sólo los más avezados arúspices podrán ver ahí una censura al separatismo. Su mencion a las víctimas del terrrosimo -con foto sobre la mesa y palmadita en el lomo- ha sido tan paternalista que sólo puede interpretarse como un espaldarazo a la descabellada política de normalización política de la ETA. Sus palabras sobre la crisis económica han sido tan distantes que más parecen un comentario meteorológico". No crean que se conforma Esparza con esta tunda, que sigue, sigue... "Lo más político que el Rey ha dicho en su discurso navideño es que hemos de recuperar el espíritu de la transición en esa línea, ya tradicional, de nostalgia de aquellos maravillosos años". La Corona, dice "se ha querido mostrar como motor de la democracia y al mismo tiempo como simple presencia flotante, en una singular manifestación de 'política cuántica'", es decir, que "está pero no está", así que "¿para qué sirve?". "La función del Rey no es hacer de cheerleader de la casta gobernante, sino mantener al Estado unido y fuerte. No sólo es su función: es lo único que cabalmente justifica su existencia. Y si no...". Y ahí se queda, pero a buenos entendedores... Ay, Juancar, menudo repaso, la que te ha caído. El año que viene el mensaje lo va a dar tu padre, estarás pensando.

A continuación