La opacidad de la CEA, la tercera pata del negocio de los cursos de formación

Durante los sucesivos gobiernos de la Junta se han concedido continuas subvenciones finalistas a la CEA como medio de financiación indirecta.

Pedro de Tena (Sevilla)

El interés de la Junta de Andalucía, dirigida por el PSOE por controlar las relaciones sociales controlando a los agentes sociales es indudable. El alto cargo de la CEA, Antonio Carrillo, ahora imputado en el caso de las VPO, ya lo vio así hace años: "Lo que nos ha hecho a nosotros importantes es la existencia de un Gobierno autonómico, que nos da un papel de interlocución con ese Gobierno y con los sindicatos", dijo en ABC en 2004.

Los comienzos

Pero, al principio la organización de los empresarios andaluces no recibió un duro del gobierno autonómico y la CEA protestó incluso airadamente por el maltrato de los primeros gobiernos de la democracia, curiosamente de UCD.

Cuando el gobierno de Leopoldo Calvo Sotelo, decidió subvencionar con 4,8 millones de euros, 800 millones de las antiguas pesetas, a los sindicatos en 1981, la CEA reaccionó acusándolo de primar a unas fuerzas sociales frente a otras. ABC lo contó así: "Tanto el presidente -de la Confederación Empresarial Sevillana (CES), Juan Miguel Salas Tornero, como su homólogo en la CEA (Confederación Empresarial Andaluza), Manuel Martin Almendros, coinciden en acusar al Gobierno de incumplir flagrantemente compromisos adquiridos y de primar a unas fuerzas sociales en detrimento de otras. Las patronales andaluzas ven en peligro la continuidad del Acuerdo de Empleo y temen que una ola de conflictividad laboral se desencadene sobre la región.".

Es de destacar que el señor Salas Tornero, que ha sido, entre otras muchas cosas, Coordinador General de la Escuela Andaluza de Economía de la Confederación de Empresarios de Andalucía, calificara entonces la subvención a los sindicatos como algo "demencial" y de "impresentable en Europa".

También desveló que los sindicatos, en la negociación del Acuerdo Nacional de Empleo, llegaron a un acuerdo con el entonces ministro de Economía mediante el cual recibirían 14,4 millones de euros -2.400 millones de pesetas- en tres años. "Los socialistas tienen un sentido excluyente que reserva la libertad de expresión sólo para la izquierda. Le gustaría que nuestros comunicados y nuestras declaraciones pasaran por la censura previa del PSOE" clamaba entonces Salas Tornero (Revista de Aula de Letras. Humanidades y Enseñanza, "La Confederación de Empresarios de Andalucía en las elecciones andaluzas de 1982", por Cristina Bejarano González-Serna y Juan José González Delgado, Universidad de Sevilla.)

Recuérdese que el señor Salas Tornero está asimismo imputado en el caso de las VPO no terminadas por la Fundación para el Desarrollo del Sur de Europa (Fudes), una fundación de la CEA que hacía la competencia desleal a sus propios asociados de la rama de la construcción por su cualificado contacto con las Administraciones Públicas.

En puridad, fue el gobierno de UCD, no el PSOE, quien inventó la financiación de sindicatos y empresarios mediante subvenciones dirigidas no directamente a su funcionamiento sino mediante su conversión en agentes de servicios públicos, sobre todo la formación profesional.

Curiosamente, el razonamiento de Salas Tornero, bien pronto olvidado por los empresarios andaluces y tal vez por él mismo, fue: "En definitiva, se está financiando a entidades de carácter privado con fondos públicos que provienen de todos los ciudadanos y, en consecuencia, también de los empresarios, llegando al absurdo de que esta patronal esté subvencionando en parte a los sindicatos a través de este mecanismo. Esta situación no puede ser defendible dentro de la OIT."

El núcleo de poder de la CEA y la formación

Como en el caso de los sindicatos, el mecanismo esencial elegido por los sucesivos gobiernos para su financiación indirecta fue el de las subvenciones finalistas destinadas a la formación, de la cual un grupo dirigente de la CEA obtenía beneficios económicos ingentes. Téngase en cuenta que en el acuerdo tácito PSOE-CEA-UGT-CCOO, la CEA recibía el mismo dinero que los sindicatos que, al ser dos, recibían cada uno de ellos, la mitad que la CEA.

Gracias a los dineros proporcionados por esta actividad, han pasado de tener locales cuchitriles a tener instalaciones colosales, de tener escasos ordenadores a tener infraestructuras tecnológicas avanzadas, de tener escasos empleados a tener centenares de ellos.

Estos dineros parecen haber suscitado importantes vocaciones empresariales-formativas en el seno de la patronal andaluza, muy especialmente en el minúsculo grupo de personas de toda confianza de Santiago Herrero León, también imputado en el caso de las VPO no terminadas.

Todo comenzó con un loro

La amistad de Santiago Herrero, presidente de la CEA, y de su hermano Francisco, presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, con un grupo al que pertenecen básicamente Antonio Carrillo Alcalá, Federico Muelas y familia, Baltasar Fernández Ávila y los Haurie data de al menos de 1987. Con ellos y junto a otros empresarios y técnicos protagonizaron la rifa de un loro en la feria de Sevilla.

ABC lo contó de este modo: "La caseta donde se reúne este grupo de amigos es la de Juan Belmonte 135, y para esta Feria no se les ha ocurrido otra cosa que rifar un loro. Como suena. Un loro al que se ha sacado incluso una letra de rumba. La rifa tiene fines benéficos y los ingresos se destinarán para las obras asistenciales de la hermandad del Rocío de Triana. Los promotores de la idea son los socios de la caseta, que son dieciséis en total.

A saber, Luis Amate García, Federico, Rafael y Urbano Muela Velasco, Baltasar Fernández Ávila, Valentín Franco, Augusto Jannone, Francisco y Santiago Herrero León, Juan Antonio Rivera,Joaquín Blanco Fernández, Rafael Carrión, Gabriel Ramos, Agustín Navarro, Manolo Ramírez y Antonio Carrillo Alcalá. El ave en cuestión está tranquila en su jaula esperando saber quién será su nuevo dueño a partir del próximo lunes..."

En el seno de este minúsculo grupo de personas de toda confianza, es donde las empresas dedicadas a la formación han tomado cuerpo en los últimos años. Federico Muela, Santiago Herrero, Baltasar Fernández Ávila, Juan Salas Tornero, Antonio Carrillo Alcalá, Juan Andrés Haurie, José Luis Haurie y algún otro son el meollo de este "lobby" interno de la CEA.

Además de amigos, llegaron a ser socios de una empresa llamada SAC ESTUDIOS Y DESARROLLOS SL, en liquidación en 2002. En ella participaron el propio Santiago Herrero, Federico Muela, Antonio Carrillo Alcalá, Baltasar Fernández Ávila y José Luis Haurie Vigne.

Desde que el dinero de la formación comenzó a llegar por millones de euros a la CEA, ya siendo presidente Santiago Herrero, este grupo de amigos ha constituido las siguientes empresas que contratan preferentemente con la organización empresarial:

Federico Muela, que llegó a ser presidente de la patronal andaluza de la construcción y vocal sectorial de la CEA en la Ejecutiva de Herrero, ha erigido incluso un "campus" de formación en su organización. Personalmente, Muelas figuraba en 2010 como administrador y accionista mayoritario (60%) de la empresa GABINETE ANDALUZ DE ESTUDIOS Y ACTIVIDADES SL, una empresa que cambió su objeto social en 1998 para poder impartir cursos y en la que se asoció con Joaquín Blanco, que asimismo fue alto cargo de la CEA y con José Manuel Cárdenas y Rodríguez de Moya (cada uno con el 20%). Tras el cambio de objeto social, el nuevo era "Ampliado: el objeto a el ejercicio de actividades docentes y formativas en general y compraventa y arrendamiento de inmuebles"

Su hermano, Nicolás Muela Velasco, era el director general de la política informativa y comunicación de la CEA desde la Fundación Centro de Servicios Empresariales de Andalucía, fundación en la que estaban como patronos Santiago Herrero, José Luis Haurie y Antonio Carrillo Alcalá, entre otros. Además Muela disponía de empresa propia, Gades de Formación SL, para sus operaciones en Cádiz.

Baltasar Fernández Ávila, que fuera militante del PSOE, ex director general de Comercio de la Junta de Andalucía y ex director regional de Antena3, está casado con Charo Muela Velasco; es cuñado, pues, del anterior y tiene entre sus empresas administradas G.D.T. ASESORAMIENTO EMPRESARIAL SL, FORMACION DIGITAL SL y DESCARTES MULTIMEDIA SL

La primera, GDT, dedicada también a la formación, reconoce que entre sus clientes principales están la CEA, la Cámara de Comercio y la Junta de Andalucía. Formación Digital, SL es parte de ese grupo y tiene a la CEA y a otras organizaciones empresariales como clientes principales. Descartes Multimedia,SL es otra de las empresas del grupo con las que contrata habitualmente la CEA.

Fernández Ávila fue presidente de la Comisión Empresa y Sociedad de la Información de la CEA y portavoz del Consejo de Turismo de la CEA, entre otras cosas. Juan Salas Tornero, un nombre vinculado a los empresarios sevillanos y andaluces, fue nombrado por Santiago Herrero presidente de la Comisión de Relaciones Institucionales de la CEA y Coordinador General de la Escuela Andaluza de Economía de la Confederación de Empresarios de Andalucía. Desde que Herrero se hizo cargo de la Secretaría General de la CEA, ha fundado las siguientes empresas relacionadas con la formación:

  • CENTRO ANDALUZ DE FORMACION EMPRESARIAL SL,
  • OBSERVATORIO ECONOMICO DE ANDALUCIA SOCIEDAD LIMITADA,
  • ESTUDIOS MONSALUD
  • ESCUELA ANDALUZA DE PROSPECTIVA ECONOMICA SOCIEDAD LIMITADA.
  • Fundamental como proveedor de la CEA es HISPALIS DE FORMACION SL.

Aprovechando su experiencia, también su hijo ha organizado las bases de otro negocio parecido desde sus empresas ESEMSA ASESORES, MASEL ASESORES, PREVISA ASESORES con su padre, y ya en solitario o con su hermana o con su esposa(hija de la ex presidenta del PSOE andaluz, Amparo Rubiales), INIX CONSULTORES SOCIEDAD LIMITADA, Y-ZETA SEVILLA SL. RUBSA(Rubiales-Salas) MATERIAL DIDACTICO Y DOCENTE, SOCIEDAD LIMITADA, SALTO EVENTOS SOCIEDAD LIMITADA, CENTRO ANDALUZ DE BIOTECNOLOGIA SOCIEDAD LIMITADA, ESCUELA ANDALUZA DE BIOTECNOLOGIA SOCIEDAD LIMITADA y ALCEDO CONSULTORES SOCIEDAD LIMITADA.

"Anarquista de derechas" es su frase autobiográfica preferida. De hecho, siempre trató de mantener buenas relaciones con el PSOE tras unos primeros tiempos de tensión. Como prueba de que sigue en la misma estrategia, su Fundación Nao Victoria contaba entre sus patronos con los socialistas Rafael Escuredo, José Rodríguez de la Borbolla, Fernando Rodríguez Villalobos, Jesús Bores y, cómo no, con los hermanos Francisco y Santiago Herrero León y Antonio Carrillo Alcalá.

El propio Santiago Herrero fundó la empresa HEVISA CONSULTORÍA Y GESTIÓN con su esposa y sus hijos. José Luis Haurie Vigne, que además fue tesorero de la CEA que presidía Herrero, dio origen a la empresa EIROS SERVICIOS EMPRESARIALES SL como una de sus plataformas. Además, tiene a COMUNICACION Y FOMENTO DE CTIVIDADES ECONOMICAS EN ANDALUCIA SA y ESCUELAS FRANCESAS SAL.

Antonio Carrillo Alcalá, secretario general de la CEA, ha organizado su actividad en esta faceta a través de la empresa ALDEOL, SL, cuyo objeto social es la elaboración de estudios, informes y proyectos de todas clases, dentro de las ramas de la economía y de la empresa. Cuatro de estos amigos, Herrero, Haurie, Carrillo y Fernández.

El poder de este grupo dentro de la CEA era percibido con asombro pero, dada la verticalidad y la falta de participación de los socios, era imposible de combatir. Su connivencia con el PSOE llegó a tales extremos que Herrero sostenía a varios socialistas de renombree en algunas de las Comisiones internas de la CEA.Por ejemplo, Antonio Pascual Acosta, ex consejero de Chaves, que llegó a presidir la de Relaciones con la Universidad e Investigación y Jerónimo Páez, hombre próximo al PSOE y relacionado con proyectos sobre la cultura islámica, que preside la de Cultura.

Estos datos, que fueron publicados por Libertad Digital hace tres años, son hoy recogidos, muy en general, por El País, que dice: "Un grupo de directivos y exdirectivos de la CEA se han beneficiado al facturar a la institución desde sus empresas por los cursos de formación. Desde los años 80 Federico Muela, su cuñado Baltasar Fernández y Juan Salas Tornero, amigos del presidente Santiago Herrero han gestionado los cursos para trabajadores y parados que contaban con fondos públicos. Eso sí, parte de la cuantía para la formación profesional procede de las cuotas anuales que aportan tanto las empresas (0,6%) y los trabajadores (0,1%) a la Seguridad Social."

Y sigue: "Una mesa de contratación decidía la adjudicación de los cursos a los empresarios, pero las evaluaciones nunca trascendieron. "No es un mercado transparente. En algunos casos ha sido un inconveniente, pero puedo entender el agravio comparativo por parte de otras empresas", admite Fernández, ex director general de Comercio en la Junta entre 1983 y 1985.

En los años de bonanza el grupo GDT, pujante en la enseñanza por Internet, contó con 110 trabajadores (hoy reducidos a 30) y sucursales en Chile, Colombia, México y Brasil. Muela rememora los inicios de su cuñado como empresario tras su etapa como alto cargo socialista: "Baltasar no tenía nada y a Santiago le hacían falta empresas para la formación. Le dijo que no encontraba empresas que hiciera formación. Y así empezó".

A continuación