'El País' y la subida de la luz: "Morirán helados bebés, ancianos, enfermos"

La prensa se hace eco del soponcio que nos dio ayer a todos los españoles con la subida de la luz.

Pilar Díez

El Mundo dice que "Soria huye hacia adelante". ¡Eh, tú! Quieto ahí hasta que no arregles esto, listo. "Asustado por la subida de la luz del 11% fruto de su política, el ministro pone bajo sospecha a las eléctricas y presiona a Competencia para anular la subasta". Pues si Soria está asustado con el pastón que cobra ni le cuento cómo está la gente en general, haciendo acopio de velas. Pedro J. le echa una regañina por despistado. "Lo primero que hay que señalar es que llama la atención que el ministro se sorprenda ahora de un sistema de subasta que opera desde hace cinco años". Resumiendo, "si la tarifa eléctrica ha subido un 63% desde 2003 es porque se adoptaron una serie de medidas equivocadas que nos han conducido a esta situación". Así que "ahora lo que urge es no trasladar esta subida a los consumidores para evitar una injusticia social". Bravo, Pedro, bravo. "Para ello, y entre otras cosas, los Presupuestos del Estado y no lo usuarios deberían hacerse cargo de las subvenciones que gravan la tarifa eléctrica por razones políticas". ¡Pedro J. for president!

Federico Jiménez Losantos habla del asunto catalán y dice que "el tiempo corre a favor de los golpistas", que "además cuentan con la financiación de los golpeados". Y cuenta la sobrada de un consejero de Mas con Inés Arrimadas "una de la figuras más brillanes de Ciudadanos" y otra de las perseguidas por la "catastassi". Puig "le pregunto el otro día, en plan chulángano, a Inés Arrimadas si se desnudaría como Rivera en las próximas elecciones. Así respetan a las mujeres y a las libertades los separatistas, agraciados ayer por Montoro con la lotería del impuesto de Patrimonio".

El Mundo mata dos pájaros de un tiro y lleva en un mismo titular los dos registros de ayer. "Ruz envía la Policía a la sede del PP y Alaya la Guardia Civil a la de UGT-A". Eso es economía de espacio, sí señor.

El País titula que "Industria quiere frenar el tarifazo por sospechas de manipulación". "El gobierno estudia anular por decreto la subasta que ha disparado el precio". Dice Prisa en el editorial que la cantidad es "a todas luces excesiva, por no decir provocadora", no confundir con provocativa. Dice que la subida "no responde a ningún criterio de mercado", que es "pura volatilidad manipulable y prueba definitiva de que hay que cambiar urgentemente el sistema de fijación de precios con criterios mas acordes con la realidad". ¿Y en eso se tarda mucho? Dicho esto se pone en plan Dickens. El subidón será una "carga insoportable para las rentas más bajas, que tendrán dificultades para pagar el recibo, y tratarán de compensarlo con frío y oscuridad". Claro que este ramalazo sensiblero se queda a la altura del betún comparado con Juan José Millás. "La electricidad lleva camino de convertirse en caviar (…) La oposición, en un acto de caridad, ha propuesto que no se cortara la luz durante los días de frío a las familias pobres. El PP, que como todo el mundo sabe convierte en un santo varón al mismísimo hombre del saco, "tras calificar la iniciativa de demagógica, ha votado que no. Quiere decirse que este invierno morirán helados bebés demagógicos y ancianos demagógicos y enfermos en general demagógicos". ¿Y columnistas demagógicos no? ¿Sabe Hollywood que se ha perdido un pedazo de guionista para sus pelis navideñas?

El País no lleva en su portada ninguno de los registros de ayer, ni al PP ni a UGT. A lo mejor cree que esta cantada la soluciona contándole a sus lectores que "la juez del caso ERE vuelve a señalar a Griñán y a Chaves".

La Razón se huele la que le va a caer al Gobierno y corre en su auxilio. "El Gobierno intenta anular el tarifazo que subiría la luz un 11%". Y al ladito, para que se vea bien: "De cada 100 euros de la factura, 42,5 pagan las subvenciones a las renovables y el déficit heredado del PSOE". La herencia, siempre la famosa herencia. Dice Marhuenda que "se trata de una subida inasumible, consecuencia de los errores estratégicos cometidos en las dos últimas legislaturas" y que "tras el agujero" hay que buscar a "los responsables de la política energética socialista". Eso, eso, hay que echar a Zapatero, elecciones ya... Uy, si ya lo echamos hace dos años, ahora gobierna Rajoy.

La Razón sí cuenta el registro en UGT. "UGT guardó una copia de seguridad de sus datos internos en una notaría días antes del registro". Pero oculta el registro del PP.

En ABC sobra la pasta y no les parece para tanto la subida de la luz, así que abren con que "Alaya imputa a Griñán y Chaves y ordena registros en sedes de UGT". Ya como asunto secundario, "Industria investiga a las eléctricas para evitar una subida de más del 10%". Bieito Rubido felicita a Soria. "Es de celebrar la premura mostrada por Industria al abrir dicha investigación para aclarar la existencia de manipulación, y en tal caso, anular una subasta que, además de ilegal, constituiría un atropello al consumidor". Dicho esto, le arrea dos sopapos. "Poco ha ayudado a la calma la escasa habilidad del minstro Soria, al anunciar que no habría nuevas subidas de la luz". Por supuesto "la nefasta herencia energética del PSOE" no puede faltar en un buen editorial de un periódico de derechas que se precie, pero hay que reconocer su honestidad al señalar que "eso no obsta para que el Gobierno y operadores deberían haber trabajado en un nuevo modelo (…) y garantizar un final diferente al cuento de nunca acabar: que pague más el usuario". Carlos Herrera vive en el mundo y además de subastas, déficit tarifario, burbujas y demás gaitas que a la gente en general se la traen al fresco, pone el dedo en la llaga. Esta subida "pone al gobierno contra la cuerdas de la indignación popular", porque sin luz, "no puede leer, ver televisión, cargar el móvil o mantener frescos sus alimentos".

ABC tampoco ha tenido a bien informar en portada del registro en Génova.

La Gaceta ya se adelantó ayer con la luz así que su portada de hoy la dedica a la "Operación Soraya. Los populares tratan de frenar una sangría electoral en Madrid y buscan un candidato con tirón. Sáenz de Santamaría ha entrado en la quiniela". Dice el editorial que la "batalla" acaba de comenzar y se ha abierto "la temporada de esparcimiento de porquería sobre el presidente de Madrid y la alcaldesa". "Los debates que se entablen de aquí a dentro de menos de un año y medio sólo se referirán a cuestiones autonómicas o municipales para cubrir el expediente, y el plato fuerte serán los ataques personales. Es la manera en que el noble pueblo español entiende la democracia". Oye, oye, no generalices.

Sí lleva en portada el registro en Génova. "La Policía entra en la sede del PP para requisar facturas de la reforma que investiga el juez Ruz". Sin embargo no dice nada del de UGT, que sucedió mucho antes. La Gaceta no es sospechosa de ser una bolchevique encubridora de la corrupción del sindicato por lo que no se me ocurre ninguna explicación.

Y el nuevo director de La Vanguardia es vidente. "Freno al tarifazo", titula. Bingo, es lo que ha pasado cuando acabo de escribir esta revista. Sí lleva lo del PP. "El juez Ruz envía a la Policía a la sede del PP a buscar facturas". Pero también engaña a sus lectores y no informa de UGT.

A continuación