Castro, con el único apoyo de Manos Limpias para imputar a la infanta Cristina

Ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado ni siquiera Diego Torres quieren que se cite a la hija del Rey.

ÁNGELA MARTIALAY

Las cartas están echadas y a partir de ahora es el turno del juez de Palma de Mallorca, José Castro. Encima de la mesa el magistrado sólo cuenta con el apoyo de una de las acusaciones populares, la ejercida por el sindicato Manos Limpias, para volver a citar en calidad de imputada a Cristina de Borbón en su juzgado.

Ni la Abogacía del Estado, ni la Fiscalía Anticorrupción ni siquiera el exsocio de Urdangarín, Diego Torres, han pedido al instructor del caso Nóos que impute de nuevo a la infanta por la actividad irregular de Aizoon, empresa de la que era copropietaria al 50 por ciento con su marido el Duque de Palma. A estos informes hay que sumar los de las defensas de Urdangarín y su esposa que obviamente se oponen a la imputación de la misma.

Éste es el resumen de lo que este martes -día en el que terminaba el plazo dado por el juez a las partes para pronunciarse sobre la imputación- ha recibido Castro en su partida judicial. Varios 'noes' al paseíllo judicial de la hija mediana del Rey por el caso Nóos.

De los informes registrados en el Juzgado Número 3 de Palma sin duda el más beligerante ha sido el emitido por el fiscal Pedro Horrach que sigue sin ver indicios contra Cristina de Borbón y Grecia.

Horrach arremete contra Castro

En su escrito, el representante de Anticorrupción llega a decir al juez que "es un principio básico del Derecho Penal que no se puede imputar a nadie por lo que es, sino por lo que ha hecho".

Horrach critica además el hecho de que José Castro haya desarrollado durante los últimos meses "una intensa actividad investigadora centrada exclusivamente en la mercantil Aizoon y en los gastos personales imputados a Doña Cristina de Borbón", sin que haya utilizado el mismo celo investigador, "en los mismos términos de intensidad", a otras mercantiles del conglomerado Nóos participadas por Ana María Tejeiro, mujer de Torres.

Además, el fiscal queire que se abra una investigación contra el responsable del sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) a efectos de que dirimir las posibles responsabilidades penales por haber acusado de falsear datos fiscales a los inspectores de la Agencia Tributaria encargados de analizar las operaciones económicas de Aizoon y sus socios.

Torres tampoco pide la imputación

Si bien la postura de Horrach era previsible, más sorprendente es la adoptada por el exsocio de Iñaki Urdangarin al frente del Instituto Nóos, Diego Torres. En o un extenso escrito recalca que no pretende "ni por asomo" la imputación de la infanta Cristina, si bien aboga por que ésta pueda dar su versión de los hechos como ha sucedido con otros encausados y pueda respetarse, de este modo, "el principio de igualdad que proclama la Constitución Española en su artículo 14".

"Sinceramente, a la desazón que seguramente acucia a la esposa de Iñaki Urdangarin debe ponerse coto y permitirle que al menos pueda dar su versión", proclama la defensa de Torres quien siempre denunció desigualdad de trato entre su esposa, Ana María Tejeiro, y Cristina de Borbón.

Con todos los informes encima de la mesa, Castro -el juez que ya se atrevió el pasado mes de mayo a imputar a la hija del Rey- debe decidir si la vuelve a citar acusada de un delito contra la Hacienda Pública y otro de blanqueo de capitales. El juez dejará pasar las fiestas y después de Reyes emitirá el auto donde decida si vuelve a imputar a Cristina de Borbón o si archiva la causa contra ella. Volverá a ser una de las decisiones más difíciles y trascendentales de su carrera profesional.

A continuación