Burlas en 'La Vanguardia' ante una pregunta que "necesita un máster"

Mas habló ayer en TV3 y dejó un porrón de titulares.

Pilar Díez

El Mundo dice que se puso más chulo que un ocho. "Mas a Rajoy: No me da miedo la suspensión de la autonomía" y "no teme ir a la cárcel". Si es que le tiene cogida la medida al presidente. También dice El Mundo que "el PP negocia con Montoro impugnar el presupuesto de la secesión". Mas desternillado cayéndose de la silla. ¿Como la intervención de la autonomía si incumplo el déficit? Huy qué miedo. Pedro J., el hombre, aún les da un voto de confianza. "El PP de Cataluña está sopesando la presentación de un recurso para bloquear los presupuestos", dice con conmovedora candidez. Claro que luego admite que se trata de un "gesto político", o sea, purito paripé porque entre patatín y patatán que prospere el recurso depende de CiU y ERC. ¿Y eso Sánchez Camacho no lo sabe? Menudo ridículo. Eso sí, Pedro J. que siempre tiene una solución para todo sugiere "otros caminos legales para impedir que se consuma este desafío", por ejemplo, y vuelta la burra al trigo, "aplicar la ley de estabilidad presupuestaria que llega a la intervención de las cuentas". Eres inmune al desaliento, ¿eh Pedro?

Anson dice que, ante la pregunta, "Rajoy ha reaccionado de forma contundente y acertada, esa es la verdad". ¿Me he perdido algo? Y le cae una bronca por no haberse puesto serio hasta ahora. "La política seria consiste en prevenir, no en curar. Rajoy debió consensuar con Rubalcaba hace dos años una declaración conjunta de los dos grandes partidos para cercenar de raíz las veleidades secesionistas, negociando hasta la extenuación con la Generalitat en lugar de adoptar un posición desdeñosa o indiferente". ¡Pues claro! ¡Una declaración conjunta! ¡Cómo no lo ha pensado nadie antes! Eso hubiera dejado a Mas y Junqueras paralizados.

El País parece enfurruñado y, por segundo día consecutivo, no lleva nada en portada del asunto catalán, ni siquiera la entrevista de Mas. En páginas interiores exige a Rajoy que le haga a Mas una oferta que no pueda rechazar. "Mas pide una reunión con Rajoy en busca de una contraoferta atractiva". La cifra, por favor. También dicen que "el presidente evita comprometerse a convocar la consulta si no hay acuerdo con el gobierno". ¿Qué parte de 'la consulta se hará sí o sí' no entiende El País? Y mientras la consulta no se va a celebrar nunca ERC, que no se entera de nada, "se contradice sobre cómo escrutar las respuestas a la consulta". Pues si que empezamos bien.

ABC es hoy más que nunca la antítesis de El País y le dedica la portada enterita a Cataluña. "Aznar, ante el desafío catalán: España no se va a romper". "En una entrevista de cámara en TV3, Mas dice no temer la cárcel ni la supensión de la autonomía" ni na de na. "El independentismo catalán coquetea con los proetarras". En el editorial, Bieito Rubido le advierte a Mas contra estas "malas compañías". "De lo que tiene que preocuparse Mas es de las vinculaciones de algunos de los más conspicuos activistas de la Asamblea Nacional de Cataluña con ETA y Terra Lliure". Eso es lo que tiene Mas, que es muy selectivo con sus compañías. Juan Carlos Girauta está impregnado de espíritu navideño y lo ve todo de color de rosa. Como unas castañuelas dice que "algo bueno tiene esta crisis plural", que "entonemos un canto de esperanza" y que "no tenemos derecho a la desesperación". Que brindemos con champan -o cava, cada uno lo que quiera- que "la ofensiva secesionista está teniendo felices consecuencias no previstas". La que más feliz le hace, que "a día de hoy ya se oyen voces que denuncian el nacionalismo y sus tretas sin los rodeos de antaño (...) Los constitucionalistas hemos avanzado mucho en poco tiempo", dice. Se ve, se ve claramente. Tan positivo está Girauta que dice que "por fin quiero creer que en Madrid se ha entendido para siempre que hacer concesiones al nacionalismo se interpreta, indefectiblemente, como una señal para ir mas allá". Pues nada, nada Girauta, a disfrutar, no seré yo quién te fastidie el día. Para eso está el cascarrabias de Hermann Tertsch. "Mientras no existan generaciones de nacionalistas catalanes decididas a matar y morir por la independencia, y además suficientemente numerosas y fuertes para ganar a toda España, catalanes no independentistas incluidos, las aventuras separatistas son lo que siempre han sido: un intento general de chantaje al resto de compatriotas". Hermann, no des ideas.

La Razón cuenta que "Mas votará sí a la independencia como persona". Hombre, solo faltaba. Es que si dice que va a votar NO, no tiene España para correr. Y se agradece que vote como persona. Marhuenda cree que Mas está haciendo "equilibrios al filo de la legalidad, pero sin propiciar una inhabilitación", que "corre el riesgo de tropezar, además, con el Código Penal" y que "las leyes obligan a todos, también, y en mayor medida, al presidente de una comunidad autónoma". Y dale molinos. Que ha dicho que le importa una higa ir a la cárcel y que le inhabiliten, cómo queréis que os lo diga, ¿en chino?

Javier G. Ferrari se lo toma con menos pachorra y cree que la pregunta "tiene que hacer reaccionar al Gobierno", que "tiene la responsabilidad de frenar esta locura" y "poner coto con urgencia, antes de que la metástasis del cáncer inoculado por Mas y sus mariachis provoque una fractura insalvable, si es que no se ha producido ya". Pues yo me temo lo peor.

La Gaceta abre su portada con la subida de los pisos. "Sorprendente final de 2013" y deja para el interior el asunto catalán. "Camacho negocia impugnar los Presupuestos catalanes". Otros que se han levantado hoy con buen rollito. Kiko Méndez-Monasterio nos avisa de la que nos espera. "Será 2014 el año catalán, y sólo de pensarlo acude el bostezo permanente (...) El pretendido referéndum lo ha fiado larguísimo" y "ahora se harán interminables los meses, los envites y requiebros". No sabes cómo te entiendo, Kiko.

La Vanguardia contradice a El País. "Mas pedirá a Rajoy otra cita para que permita la consulta", pero de ofertas ni hablamos. Dolores García nos cuenta cómo se respira por allí tras la pregunta. "El alivio que ha recorrido las filas del bloque político soberanista en Cataluña ha sido tan conmovedor como el desconcierto apreciable en la reacción de Rajoy y Rubalcaba", pero que sepan que "la pregunta en sí es lo de menos" porque "para interpretar los resultados, se requeriría un máster". Uff, me quitas un peso de encima, maja, porque no era capaz de responderla y empezaba a preocuparme. Sobre todo después de saber que se le ocurrió a Mas solito, sin ayuda de nadie. Màrius Serra da una pista. "Los votos nulos podrían ser de cuatro tipos: 1) No + No, 2) No +Sí, 3) Cero + No, 4) Cero + Sí. Ah, pues no es tan difícil. 'Sí o sí' que tanto le gusta a Mas.

A continuación